Marea de color y ritmo en la ciudad turística

Por Enrique Toste | Reportaje gráfico: Moisés Pérez

Alegría, colorido y armonía. Con un retraso de 15 minutos, el Gran Coso Apoteosis del Carnaval Internacional de Puerto de la Cruz partió en la tarde ayer sábado desde la avenida de Colón hasta el Paseo Luis Lavaggi en un auténtico ambiente de fiesta.

Un año más la afluencia de espectadores fue masiva: más de 35.000 personas llegadas de diferentes puntos de la Isla -además del público turista- disfrutaron de varias horas de diversión a ritmo de batucada y música a raudales.

Murgas, comparsas y grupos coreográficos, tanto de la propia ciudad como de otros municipios del norte de Tenerife, fueron los protagonistas principales en un desfile que, junto a los espontáneos que se entremezclaron con los coches y las carrozas engalanadas, conformaron una gran marea de color, fantasía y ritmo que pone el broche de oro a dos semanas repletas de actos carnavaleros.

Las damas de honor y las reinas del Carnaval del Cómic de Puerto de la Cruz, además de la carroza de la comitiva alemana de las ciudades de Neuus y Vechta, recibieron los aplausos y los vítores de los presentes.

Como dato a reseñar, los germanos pudieron vivir una agradable jornada en la que el sol fue el gran protagonista, con un termómetro que alcanzó los 24 grados de temperatura.

La originalidad fue la tónica predominante durante los cerca de cuatro kilómetros de duración del desfile, donde se pudo ver a numerosas mascaritas caracterizadas con unos disfraces que levantaron al público de sus asientos. Desde los más básicos hasta los más llamativos. Policías, espantapájaros o médicos, cualquier motivo fue bueno para desfilar por unas calles portuenses a rebosar de turistas.

Expectación amplia

Durante los diferentes tramos de la cabalgata, residentes, visitantes y locales se apostaban en las sillas colocadas a ambos lados de la vía central para sacar fotos o grabar los originales disfraces.

Por su parte, en la tribuna de autoridades se localizaron diferentes dirigentes del Consistorio local, encabezados por Marcos Brito, alcalde de Puerto de la Cruz, que en esta ocasión no se animó a disfrazarse.

Sin duda, los asiduos visitantes a la ciudad turística comprobaron los atributos de un Carnaval que por algo tiene la etiqueta de interés internacional.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.