Juan Ramón Tosco: “Hemos superado cuarenta mil piedras en el camino”

JORGE MARTÍNEZ | Santa Cruz de Tenerife

Con más de 25 años de Carnaval a sus espaldas, Juan Ramón Tosco recuerda a la perfección la primera vez que participó en el concurso de murgas. Fue de la mano de su hermano, el recordado Compiche (Jesús Tosco), a mediados de la década de los ochenta y en la plaza de Toros de la capital tinerfeña, a las once de la mañana. Formó entonces parte de Los Sofocados en una cita que “se vivía de forma diferente que ahora, entre compañeros, sin mirar mucho los premios”. Para el concurso de 2014 y en la dirección de la debutante Los Troyanos, Tosco se muestra ilusionado y deseoso de disfrutar de las actuaciones, para poner así la guinda a un proceso que no ha sido nada fácil.

-¿Cómo es la experiencia de crear una murga desde cero?

“La verdad es que no ha sido sencillo, ya que sumado a las dificultades propias de formar un proyecto nuevo, hemos tenido que mudarnos a Santa Cruz tras el verano, dado que formaciones noveles de fuera de la capital, salvo si ganas el concurso del Norte, no pueden participar. Esto supuso que por los costes de desplazamiento muchos de los componentes que teníamos tuvieran que dar marcha atrás, y hemos seguido formándonos con gente nueva”.

-Y no ha sido la única dificultad….

“Por desgracia no. Los ensayos se han visto condicionados por no contar con un local. Ahora mismo nos estamos reuniendo en Los Gladiolos y La Salud, lo que agradezco enormemente a Nauzet por ofrecernos el lugar de ensayo de Los Desinquietos. También ensayamos en Barranco Las Lajas y así vamos saltando de local en local. Los fines de semana lo hacemos en la calle, nos reunimos en un polideportivo y aprovechamos un ratito. Esperemos que pronto el concejal de fiestas, Fernando Ballesteros, con el que ya hemos hablado del tema, nos facilite una sede y tenerla acondicionada para nosotros”.

-¿Cómo recibió la noticia de la mudanza obligada hasta la capital para participar en el concurso de murgas?

“Esta fiesta la hace el pueblo y pienso que no se le debe cerrar la puerta del Carnaval a nadie. Esa medida no va conmigo. Cierto que hay unas bases y no se puede meter a cuarenta murgas en el concurso, pero yo no sería quién para impedir participar a nadie”.

-Ante tantas adversidades, Los Troyanos han tenido que mantenerse fuertes y unidos. ¿Quién le acompaña en esta aventura?

“Los componentes han realizado un esfuerzo muy grande para entre todos superar las dificultades. Mi compañero de batalla ha sido el presidente Nacho García, que ha estado conmigo siempre, en lo bueno y en lo malo. Me gustaría destacar a nuestros montadores musicales Moisés y Zeki, sin ellos hubiera sido imposible sonar como lo hacemos. Los letristas son David García y Fito Sosa”

-Una murga nueva tiene que tener algo para contagiar a la gente. ¿Qué se va a encontrar el público cuando suban al escenario?

“En primer lugar, un grupo con muchas ganas y mucha ilusión. Nuestro estilo de letras es interactivo y muy irónico y con un apartado, para mí esencial, que es la crítica. Es verdad que no estamos en el concurso de hace años donde la carga crítica era muy alta, así que buscaremos el equilibrio”.

-¿Qué espera del concurso de este año?

“En las dos últimas finales, el pescado se ha vendido en las fases. Para este concurso espero que las murgas que se lo merezcan tengan su premio, y no miren las actuaciones teniendo en cuenta el nombre de la formación”.

-Este es el primer año en el concurso de la murga Los Troyanos, que se compone en su mayoría de gente que ha pertenecido a otras murgas. ¿Es ambicioso en cuanto a los resultados?

“Nosotros hemos tenido que enfrentarnos a cuarenta mil piedras en el camino hasta llegar aquí. Lo importante para nosotros es hacer un buen papel, con un disfraz bonito y con colorido. Ser afinados y que se nos entienda bien, y esperamos que no nos afecten los nervios el día del concurso. Lo que está claro es que la murga trabajada va a llegar porque desde septiembre ensayamos los cinco días de la semana. En definitiva, buscamos que a la gente le guste lo que hacemos y el próximo año dar otro pasito hacia arriba”.

-Como santacrucero, ¿que opinión le merece el actual Carnaval chicharrero?

“Desde 1985 hasta el 2000 el Carnaval en la calle era impresionante. Familias enteras podían disfrutar de la celebración. Con la entrada en el nuevo siglo ha perdido fuerza aunque en los últimos años, gracias al Carnaval de día, lo que es una idea fantástica, se vuelve a disfrutar como antes. Si miramos hacia la noche no me gusta tanto. En cuanto al concurso de murgas, la expectación no baja, todo el mundo quiere una noche diferente y de vacilón”.

-Es hablar de murgas y le noto visiblemente apasionado, disfrutando de cada palabra. ¿Qué tiene este mundo que le tiene tan enganchado?

“Es una forma de tener un grupo de amigos, donde todos participemos y se respire compañerismo. La palabra murga para mí es crítica, humor, diversión, pintarte la cara y sentir los nervios detrás del escenario antes de que la presentadora te nombre para actuar. Es difícil explicarlo con palabras. Hay que vivirlo desde pequeño, llevarlo en la sangre”.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.