Ilusión y esfuerzo por bandera

Cathaysa Expósito Masqlocas

Cathaysa Expósito, directora de la murga femenina Masqlocas. / JAVIER GANIVET

JORGE MARTÍNEZ | Santa Cruz de Tenerife

A falta de 12 días para que llegue su actuación en la segunda fase del concurso de murgas adultas, Masqlocas se encuentran entre ensayos y la confección de disfraces. La formación santacrucera, que participará este año por primera vez, es un proyecto que sale a la luz tras muchísimos años de rondar por las cabezas de las chicas de la murga infantil Mamelones.

Dirigido por Cathaysa Expósito, el grupo se construye desde el equilibrio que aportan componentes salidas de formaciones infantiles como la citada Mamelones, de la que Cathy fue directora durante nueve años, Rebeldes y Bambas. A ellas, se les unen antiguas componentes de Clónicas, Criticonas y Marchilongas. En total, sesenta y seis componentes bajo el montaje musical de Xerach Casanovas, director de Mamelucos, quien está ayudado por Melanie Brito. Las letras corren a cargo de Antonio Jánez Jiménez y Carolina Khoury es la representante.

“La idea de crear una murga nueva existe entre las chicas que salen de Mamelones desde que yo tengo uso de razón, la verdad. No sabría decir un motivo concreto por el cual sea este el año en el que salimos. Simplemente, muchas de nosotras queríamos seguir todas juntas y reencontrarnos con las antiguas componentes de Mamelones, volver todas a estar unidas en filas”, explica la directora.

Pero comenzar un proyecto de esta naturaleza desde cero no es nada fácil, y más aún si hasta el mes de septiembre el grupo no conoce si participará en el concurso. Pese a ello, desde el primer día en el que las integrantes de Masqlocas se pusieron manos a la obra, se aferraron a la ilusión propia que tienen por la Fiesta de la Máscara, incluso ensayando sin saber si iban a tener lugar sobre el escenario. “Al principio no sabíamos si íbamos a salir a concurso o simplemente participar del Carnaval, pero seguimos con el objetivo claro de no parar de ensayar. Aunque el cupo estaba cerrado, seguimos ensayando sin descanso, lo que agradezco a todas las compañeras. Si no se podía concursar no pasaba nada-explica-. Cuando me dieron la noticia de que estábamos dentro avisé a todas las que componen la murga y a más de una se les salieron las lágrimas. Fue una gran noticia”.

Y es que una de las características de esta formación es la pasión con la que vive Don Carnal, algo que refleja su directora a la perfección. “Empecé en esto con cinco añitos y esta etapa que finalizo en Mamelones es lo mejor que me ha pasado en la vida. Desde que termina el Carnaval ya estoy pensando en el del próximo año y ahora mismo estoy muy contenta con todas las compañeras”. Para Cathy, la celebración nocturna en la calle “ha ido a menos”. “No es lo que era hace unos años y por eso algunas ni salimos de noche. Yo soy más de Carnaval de día, de murgas, cabalgata y coso”.

Estas chicas no tienen miedo y van a por todas. Cathaysa admite que “la dirección ha sido algo más difícil que en Mamelones, pero en general el grupo está muy contento de cómo están yendo las cosas”. Y no le falta razón, porque quien ha tenido la posibilidad de escuchar a quien acompañará a la murga adulta masculina Los Troyanos como únicas noveles en el concurso de 2014 admite que suenan muy bien y que apuntan a premio. Cathaysa se marca como objetivo “hacerlo lo mejor posible y comenzar a construir el camino para en los próximos años estar en la final”. “Mentiría si dijese que vamos a participar, se trata de un concurso y queremos gustar a la gente y conseguir el mejor puesto”. Para ello, la joven directora defiende que “da igual el nombre que tengas y si eres masculina o femenina. El premio debe ser para quien mejor lo haga, y por supuesto sin desprestigiar a las chicas”.

Sin duda será una de las actuaciones más esperadas el 10 de febrero, en una fase donde coincidirán con unos Bambones que defienden el primer premio de interpretación. Ante la pregunta de qué veremos sobre el escenario, Cathaysa lo tiene claro:“Somos una formación diferente al resto, sobre todo respecto a cómo sonamos”.


Ingenio sumado al 20% de la subvención

Tras el “no” inicial del concejal de Fiestas Fernando Ballesteros, la llegada del nuevo gerente Juan José Herrera favoreció que los grupos abrieran las puertas del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife a las formaciones noveles. Masqlocas, como murga debutante, tuvo que conformarse con el 20% de la subvención, por lo que las santacruceras se vieron obligadas a recurrir a la imaginación y el esfuerzo personal para estar sobre el escenario. “Tuvimos que poner una cuota de murga nada accesible, hicimos varias fiestas, participamos con un quiosco en la Noche en Blanco de Santa Cruz y luego nos volcamos en la confección del disfraz. La costurera hace una parte, y el trabajo de gorros, botas y accesorias lo trabajamos las componentes de la murga, donde cada una se ha implicado muchísimo”, explica Carolina Khoury, representante de la formación que tras unos años fuera de escena, vuelve a participar del concuso. “Pese a que la crisis se nota, nosotras queremos hacer un buen papel para que se nos tenga en cuenta y el próximo año no ser una murga del montón. El primer año cuesta y mucho, pero queremos hacer un buen papel y conseguir así dejar a la gente con ganas de escucharnos en el concurso del próximo año”, aseguran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.