Jesús Pérez: “Los coreógrafos somos los grandes olvidados del Carnaval”

Jesús Pérez de la Rosa de Los Tabajaras

Jesús Pérez de la Rosa, durante un ensayo de Los Tabajaras. | SERGIO MÉNDEZ

JORGE MARTÍNEZ | Santa Cruz de Tenerife

Desde niño su atención solo la despertaba el ritmo que marcaban las comparsas por las calles del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife, y con 17 años pasó a formar parte de Danzarines Canarios. Pese a no convencer del todo al director, Jesús era un adolescente delgado y bajito, tras el casting la coreógrafa no lo pensó y le dio la oportunidad. A partir de ahí conserva relación directa con las comparsas, sumando como director 10 años, seis de ellos en Los Tabajaras, una agrupación que celebra en este Carnaval las treinta participaciones en concurso.

-Tras tantos años participando en la Fiesta de la Máscara, ¿cómo explicaría qué aportan las comparsas a esta celebración?

“Ritmo, movimiento, energía y color. A cualquier evento que se hace fuera de Canarias para promocionar el Carnaval, quienes vamos somos las comparsas y eso indica que somos pieza clave de la fiesta. Canadá siempre hace una feria para promocionar un país y cuando fue España llamaron a Los Tabajaras y actuamos durante más de veinte días y la gente quedaba encantada”.

-¿Este reconocimiento que reciben las comparsas en el exterior también existe en la Isla?

“Antiguamente, para la gente de Tenerife éramos el atractivo del Carnaval y los chicharreros se volcaban con nosotros. En la actualidad no es así, pero creo que la causa de ello es que nuestro concurso no se promociona lo suficiente, y parte de culpa también la tienen los medios de comunicación. El Carnaval también es comparsas, rondallas y agrupaciones musicales. El concurso de estas últimas es gratis y el público ocupa solo una cuarta parte del espacio destinado para ellos, lo que es muy triste. Que nuestro Concurso de Comparsas no sea televisado está claro que influye en todo esto”.

-Ante esta realidad que dibuja, ¿qué lugar ocupan los coreógrafos?

“Durante muchos años no han contado con nosotros a la hora de preparar el concurso, hemos sido los olvidados del Carnaval. Por ello, hemos dado un paso al frente y formamos una especie de asociación entre todos los coreógrafos para que hicieran caso a exigencias tan necesarias para nuestro espectáculo como las medidas del escenario. En esta ocasión las cosas han cambiado, se nos tiene más en cuenta. Tendremos un espacio para actuar más ancho y menos largo. También nos favorece que exista una semana de diferencia entre nuestro concurso y la final de murgas, lo que hace que tengamos una hora para ensayar en el Recinto Ferial y no treinta minutos como anteriormente”.

-Los años hacen que Don Carnal y sus concursos evolucionen. ¿Qué diferencias encuentra entre sus primeras participaciones y estos últimos años?

“Los primeros concursos eran en la plaza de toros y no existían tantos premios. Una comparsa ganaba y luego estaba el de Ritmo y Armonía. Con el paso de los años el nivel sobre el escenario ha ido creciendo y desde hace poco tiempo el concurso de Ritmo y Armonía ha ganado en repercusión gracias a la idea de que participen en él las reinas y damas del Carnaval. Yo personalmente prefiero el Concurso de Comparsas , porque te hace despertar la creatividad mucho más. En la calle, el contacto directo con la gente se agradece muchísimo también. En cuanto a los bailes, años atrás eran muy robóticos y hoy en día existen movimientos más atractivos y una mayor disciplina”.

-¿Cómo ha sido el proceso creativo de la coreografía para el concurso de este año?

“Lleva detrás muchísimo trabajo. En mayo te reúnes con la directiva y conoces el diseño del disfraz. A partir de ahí es necesario hablar con el director musical y el director de voces, con los que tengo muy buena sintonía. De una lista de hasta cien canciones, seleccionamos unas 15 para hacer la pieza para el concurso. Todo este proceso, sabiendo que no tenemos una economía favorable, pero contamos con la suerte de poseer un equipo de mano de obra muy bueno. Para que todo esto vaya por el buen camino es necesario que la comunicación sea constante”.

-Y en este momento donde, como menciona, la economía no es como la de concursos anteriores, ¿qué fórmulas aparecen para conseguir una actuación de calidad?

“Nuestro objetivo es que sobre el escenario no se note, y para ello aumentamos los esfuerzos. Hemos tenido que pensar nuevas estrategias para generar ingresos. Vender lotería de Navidad o aportar regalos para sorteos. Hace unos años yo fui de los que dio el paso de bajarme el sueldo, junto a los músicos, porque somos conscientes de la situación”.

-¿Cuál es la mayor dificultad a la que hace frente en cada Carnaval?

“Tengo a mi cargo alrededor de 25 personas. Es complicado en ocasiones poner en común tantas ideas diferentes. Sin embargo, el mayor obstáculo siempre es el tema de conseguir el espacio necesario para ensayar. Desde agosto hemos pedido un lugar con las medidas necesarias y hace dos semanas nos han dado el Pancho Camurria. Ahora estamos encantados, y yo personalmente contento con el nivel que hemos conseguido. Si mostramos ante el público lo que vi del grupo esta semana, estaré satisfecho”.

-¿Qué ofrecerá la comparsa Los Tabajaras en su actuación del concurso de este Carnaval 2014?

“La fantasía será brasileña y se descubrirá en nuestra presentación. La gente podrá disfrutar de un primer bloque brasileño y el segundo tropical. En el intermedio habrá sorpresa”.

-¿Es ambicioso en cuanto a resultados de cara al concurso del día?

“Como le digo a mis colegas coreógrafos, nosotros nos llevamos muy bien fuera del escenario pero encima de él voy a machacarlos. Luego puedes estar de acuerdo o no con el veredicto de jurado. Yo siempre he dicho que para mí lo que dicen nueve personas del jurado no es lo mismo que lo que oyes de trescientas o cuatrocientas en la calle. El año pasado la gente alucinó con nuestro disfraz en la calle. Este año hemos cambiado los jurados, el del Concurso no será el mismo que el de Ritmo y Armonía”.

-¿Qué diferencias encuentra entre este Carnaval y el que usted disfrutaba en la calle?

“En mi época era de los que no faltaba a la cita de salir todos los días. Ahora mismo me limito al lunes de Carnaval, y a veces ni eso. Antes era todo mucho más familiar y el ambiente más abierto al vacilón. El Carnaval de día es una gran idea, donde te ves a familias enteras disfrutar de la esencia de la fiesta. Recuerdo amanecer en la plaza de España tranquilamente, ahora me voy a las tres de la mañana por lo que pueda pasar”.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.