Primi Rodríguez: “Antes de arrastrarme por los escenarios, me iré”

JORGE MARTÍNEZ | Santa Cruz de Tenerife

Su primera aparición como director en el Concurso de Murgas fue en 1989, en un escenario que estrenaba ubicación en la plaza de España. Mucho antes, Primi Rodríguez había crecido fijándose en el maestro Enrique, José Antonio el Flaco y Toño Ramírez el Chocolate, a los que no tener en concurso junto a él este año le da “un poco de morriña”. En el Carnaval de 2014 cumple los treinta años como componente de Bambones, veinticinco de ellos como director.

-¿Cómo recuerda el momento en el que dio el paso para ser director de Bambones?

“El director que teníamos no iba a poder estar con nosotros por compromisos y me decidí porque creía que podía llevar bien la murga. No era algo que tenía pensado antes, simplemente se dio la ocasión. No eran buenos años para nosotros y el apoyo que me dieron los componentes fue fundamental. A partir de ahí sigo de director porque los que han pasado por la murga me han dejado”.

-Veinticinco años como director en una murga tiene su desgaste, ¿cuánto queda de Primi al frente de Bambones?

“Tiene desgaste para mí y para quienes me aguantan. Si esto te gusta es un hobby. Lo que sí tengo claro es que antes de que me echen me iré. Espero darme cuenta de ello cuando llegue el momento y no estar arrastrándome por los escenarios. Entonces daré un paso al lado y me dedicaré a otras funciones dentro de la propia murga”.

Primitivo Jesús Rodríguez,

Primitivo Jesús Rodríguez, director de Los Bambones. | JAVIER GANIVET

-Siendo testigo directo de los últimos treinta años de concurso, ¿cómo ve la evolución?

“Con el paso de los años hay muchísima más repercusión gracias a que es televisado, la emisión en las radios, páginas de periódico dedicadas a él y a la aparición de las redes sociales. Todo esto hace que haya una mayor competitividad entre las murgas, que han mejorado mucho con el tiempo”.

-¿Cuál cree que ha sido el motivo de esta repercusión?

“Todos los concursos han tenido su momento. En los setenta las rondallas, a principio de los ochenta las comparsas y en los noventa las murgas. Quizás es por el gran salto que dieron en calidad vocal. También es verdad que en tiempo de dictadura y transición no se podían decir cosas tan claras como las que decimos ahora”.

-¿Qué opinión le merece que nuevas formaciones participen del concurso, como Los Troyanos y Masqlocas este año?

“Me parece bien, aunque siempre hay que tener presente la calidad y el número de componentes. Al principio es complicado para ellas, pero esas dificultades ya las vivimos nosotros. Pienso que lo que cuesta al principio luego se valora más, y las nuevas formaciones tienen la ilusión para tapar las dificultades”.

-Desde su punto de vista, ¿cómo ha cumplido años el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife en la calle?

“Lo importante es que el Carnaval sigue vivo y la gente sale a la calle a disfrutarlo. Para mí, el mejor fue el de cuando era joven, pero el joven de ahora te dirá que el mejor es el suyo. Siempre miramos para el pasado con añoranza, pero simplemente creo que la fiesta ha cambiado lo que ha cambiado la sociedad. Este año el Carnaval es mucho después de la Navidad y la gente tiene más ganas e ilusión”.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.