Trapaseros impone su ley y Risilocas sorprende

La murga realejera, ganadora del certamen anterior, no falló ante su numeroso público en la noche del martes. | MOISÉS PÉREZ

La murga realejera, ganadora del certamen anterior, no falló ante su numeroso público en la noche del martes. | MOISÉS PÉREZ

LUIS F. FEBLES | La Orotava

Casi 365 días sin pintarse la cara, colocarse el tocado y afinar las voces es mucho tiempo. Más en una isla donde el Carnaval hace olvidar por momentos una dura realidad que es puesta en evidencia al subirse a las tablas. Y al fin llegó la hora. El pasado martes la plaza del Quinto Centenario de La Orotava acogió una de las citas más esperadas, marcada a fuego en el calendario físico y emocional de los amantes de la mascarada: la XXII edición del Concurso de Murgas del Norte. Seis grupos dieron lo mejor de meses de ensayos ante cerca de 500 personas que vencieron a un frío polar que por momentos congeló hasta el humor.

El señorío de Trapaseros abrió una velada en la que Juan Carlos López demostró que sabe marcar el tempo y coordinar a una milicia de divertidos “dictadores”. Sin exceso de alardes y al son de los vítores del respetable, lanzaron un primer tema que cronometró las desdichas y las tropelías de unos políticos que siguen incrementando su mala fama. Para su segundo tema, demostraron la incapacidad del Gobierno para frenar la emigración de jóvenes por la felonía nacional. Sin sorpresa. Son el candidato principal.

Desde Tacoronte, Ni masculino ni masculona criticaron el pacto en el municipio y la crisis política en una localidad donde gobierna CC en minoría. Los nervios pasaron factura, aunque la ilusión y las ganas de agradar acudieron a la cita. Desafinados y con falta de armonización. Pueden mejorar.

Pizzicatos hicieron gala de su condición de anfitriones. Con aires de chirigota y tomando como referencia su ironía poética, pusieron el humor en un canto a la impunidad de nuestros políticos: aunque robes, “sigo siendo presunto”. Divertidísima su canción Escuela de idiomas y correcto tratamiento de asuntos de ámbito local.

Ni pa tanto ni pa tan poco realizó una correcta actuación con una esmerada medición del papel de la mujer luchadora. Tal y como rezó su tema, Cómo ha cambiado el juego, el concurso también permuta.

Murga mixta, sinónimo de apreciar la destreza a la hora de coordinar voces. Archicuerpos trajo el rock and roll desde Los Realejos. Repertorio contra las prospecciones petrolíferas y el drama de los desahucios. Con su segundo tema dejaron claro que es difícil encontrar una solución; el Tribunal europeo es una farsa.

Original puesta en escena de la murga Risilocas. | M. P.

Original puesta en escena de la murga Risilocas. | M. P.

Hubo que esperar, pero valió la pena. La sorpresa de la noche está empadronada en Icod de los Vinos, es femenina y lleva el nombre de Risilocas. Con una fantasía transgresora y defendiendo el primer tema Cuarto Mileno, las chicas de Luisi Hernández propinaron una bofetada inteligente a los políticos de turno. Ingeniosa crítica a la monarquía, intentaron aclarar los misterios que asolan a la comarca, con atención al caso del Mariposario de Icod o las pasmosas inundaciones en el centro neurálgico de Puerto de la Cruz.
Para cerrar, vestidas de gitanas chatarreras, con voces agudas pero sin chillar, denunciaron los negocios ilegales de más de uno, con la presencia de la Guardia Civil en el escenario. Quieren y pueden estar en la final.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.