La venta de disfraces de Carnaval esquiva la crisis

JORGE MARTÍNEZ | Santa Cruz de Tenerife

Las ventas en Carolan han superado las del año pasado. | JAVIER GANIVET

Las ventas en Carolan han superado las del año pasado. | JAVIER GANIVET

Sin disfraces no hay Carnaval. En la Fiesta de la máscara de 2014, las ventas de las ropas y artículos referidos a Don Carnal han aguantado la difícil situación económica que viven muchas familias tinerfeñas. Incluso, en algunos establecimientos han aumentado las ventas respecto al año pasado. “La verdad es que la gente se ha animado bastante más con respecto al año pasado. Ahora mismo la tienda ya está desangelada. Ha habido bastante movimiento”, explica Carlota Coello, responsable de Carolan, tienda que cumple 25 años y se ha convertido en referente en la venta de artículos de Carnaval.

Por su parte, responsables de la sección de las carnestolendas en El Kilo, punto de referencia histórico para la compra de telas en estas fechas, afirman que “este año quizás se ha notado un mínimo bajón en las ventas”. “Pero hemos vendido bastante bien, sobre todo disfraces de dibujos animados para niños como puede ser el de Spiderman o Blancanieves. Eso sí, también hemos vendido telas. Queda gente que viene y las compra, al igual que se hace con plumas o piedras. Eso no se debe perder. Darle vueltas a la cabeza para tener un disfraz único. Esa es la verdadera esencia del carnaval chicharrero”.

En cuanto a la competencia a la que tienen que hacer frente las tiendas especializadas en disfraces de la Isla, los almacenes chinos, Coello entiende que “los artículos que se pueden encontrar en ese tipo de tienda son de menor calidad”. “Nosotros tenemos uno justo delante, y los clientes nos dicen que van a buscar pero acaban volviendo. Nosotros entendemos la situación económica por la que pasan algunas personas. Por eso tenemos una oferta de productos que va desde precios accesibles hasta disfraces de gama alta con precios mayores por la calidad de sus complementos. Otro aspecto es la salud y la verdad que la gente no se la juega en esos almacenes a la hora de comprar pinturas o maquillajes”, apunta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.