Pita-Pitos, a lo grande

Los ganadores de interpretación del año pasado, dirigidos por Óliver Yáñez López, llevaron la fantasía No sería una gran fiesta de cumpleaños si no traemos el payaso, diseñada por Lito Díaz/ SERGIO MÉNDEZ

Los ganadores de interpretación del año pasado, dirigidos por Óliver Yáñez López, llevaron la fantasía No sería una gran fiesta de cumpleaños si no traemos el payaso, diseñada por Lito Díaz/ SERGIO MÉNDEZ

MARTA PLASENCIA |Santa Cruz de Tenerife

Un año más son los más pequeños los que inauguran el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife, pero en esta primera fase se echó en falta el humor. La noche del jueves no se escucharon muchas risas en el Recinto Ferial pero sí mucha crítica.

Los ganadores de la edición de 2014, los Pita-Pitos, se subieron al escenario con claras intenciones de revalidar el título con buenas voces, melodías y letra. Otras murgas destacadas fueron Los Bambas; Los Sofocados y Triqui Traquitos.

Estos últimos fueron los primeros en subir al escenario. Abrieron la primera fase de murgas con el tema Los marquesitos, con el que hablaban de las desigualdades de los niños en Canarias y que mientras ellos son unos privilegiados, hay compañeros que pasan dificultades. Con el segundo tema, Wert decide que entremos en la universidad, estuvieron más acertados. Comparaban cómo es la vida de los universitarios en España y en Estados Unidos. Se lanzaron a cantar el Gaudeamus y también la mítica canción de tunas Clavelito.

Los siguientes fueron Los Carricitos. En el primer tema planearon un futuro ideal, donde todo lo que falla ahora en la sociedad funciona. Los políticos solucionan los problemas, la Policía te ayuda y te habla con educación, hay seguros para todos, incluso para el alcalde, aunque “solo paga la mitad” por su estatura; para terminar pidiendo que el concejal de Fiestas se fuera. En el segundo tema, ¿Y por qué?, se planteaban por qué existe la desigualdad e injusticias y dieron un palo al resto de murgas que les criticaron por pedir ayuda a otra de Las Palmas. “Las nuestras no nos quisieron ayudar”.

Los Bambas empezaron divertidos para acabar criticando, como hicieron prácticamente todas las murgas, las desigualdades sociales. “Yo solo quiero crecer en un buen ambiente; los niños son iguales y quiero que me enseñen a respetar y no me digan con quien puedo jugar”. Con su segundo tema estuvieron mejor, con mucho humor haciendo que eran adivinos, con una letra ingeniosa y haciendo que el público participara.

Los Pita-Pitos llegaron y fueron sorprendidos por su afición, que les cantó por su 20 aniversario. Con los sentimientos a flor de piel, los chicos no defraudaron y, tras repartir unos carteles a público y periodistas con las palabras “Mejorar” y “Derribar”, iban enumerando lugares en Santa Cruz y preguntando qué debían hacer. Musicalmente estuvieron inmejorables, sin duda la mejor canción de la noche. El más difícil todavía: entregar mi proyecto de tecnología era el segundo tema, donde la mitad se disfrazaron de marionetas manejadas por los otros compañeros. Apostaron porque se enseñara cultura canaria en las escuelas y criticaron que no se les permita innovar debido a las normas de seguridad.

Los Sofocados, siguientes en actuar, defendieron bien sus temas, con mejor dicción el primero que el segundo. En La realidad de los sueños presentaron un viaje en sueños a otros países donde los niños sufren con trabajos forzados, hambre, guerras, para demostrarse a sí mismos que son unos privilegiados y no deberían quejarse tanto. En la segunda canción, Los artistas callejeros, compararon a políticos con mimos, malabaristas y payasos, “que sacan a todos una sonrisa”. También dieron caña al concejal Ballesteros por las incidencias del año pasado, cuando los familiares no pudieron entrar a verlos cantar por el aforo.

Los Lenguas Largas destacaron con su primer tema, Los cromos repetidos, donde sacaban sitios de Santa Cruz que les gustaban como El Reloj de Flores o La Concepción pero también otros que querrían cambiar, como el cartel del Carnaval, luciéndose con una retahíla de todo lo que le falta para que represente a las fiestas. Igual que tampoco quieren el cromo de los niños que no tienen qué desayunar. Se quejaron, en el segundo tema, de las limitaciones por seguridad, y que “ya ni confeti podemos echar”.

Los últimos de la noche fueron los Raviscuditos, directos desde Tacoronte. Les hicieron un merecido homenaje a sus vecinos Berta y Antonio, la pareja desahuciada a finales de verano, con su primer tema titulado 102, en el que destacaron el apoyo de los tacoronteros. “El 102 es solo un ejemplo de lo que pasa en Canarias (…) si para los padres es duro que les echen de casa, imagínense para los pequeños”. En su segunda canción critican a las murgas infantiles que se creen adultas: “aunque tengan buenas letras y 60 componentes, yo también me esfuerzo”.
Esta noche será la tercera fase, donde se conocerán las murgas ganadoras de esta edición.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.