Zeta-Zetas, con buena letra

MARTA PLASCENCIA | Santa Cruz de Tenerife

Lo más destacable de una noche larga (actuaron ni más ni menos que nueve murgas y el espectáculo acabó a las tres de la mañana), aburrida y sin muchos alardes de humor, fue la murga Zeta-Zetas, que se apropió del escenario con dos temas con buena letra, más que dignos para estar en la final el viernes. Fue muy celebrado el primero de ellos, Producto Interior, una canción que reflexionaba la poca valoración de nuestros productos canarios. “Si ni nosotros consumimos lo de aquí, ¿cómo vamos a superar la crisis? (…) ¿a lo nuestro que le den?” , se preguntaban. Como siempre, muy superiores en la calidad y potencia de voz, dicción y fuerza encima de las tablas. Terminaron a ritmo de chácaras y con una gran bandera de siete estrellas verdes en el escenario. Con su segundo tema, Mi juguete preferido, se disfrazaron de androides para criticar el control de la sociedad. “Cuidado, que toco un botón y te dejo callado”. “Ya estoy cansado de ser un monigote que han manipulado” para terminar con un grito de libertad, “somos más y nos callarán”. Impecables en la coreografía.

Diablos Locos, si bien no llegaron al nivel de los Zetas, no decepcionaron al público que se vino arriba con el pasacalle, como siempre. Con su primer tema, Rajazo, no dejaron títere con cabeza. “Paulino Rivero, ya son 30 años, no recuerdo nada que haya hecho de provecho”; a Nacho González lo llamaron hijo de papá, y sacaron punta a todos los dirigentes del Ayuntamiento de Santa Cruz. “Si alguno se ha ofendido pues se jode y se aguantan porque este es mi trabajo” y si no, al juzgado. Con El resucitado se disfrazaron de Franco para relatar cómo había cambiado España desde que murió. “Ya no conozco este país, ganó el Atleti de Madrid”. Le dieron a la UD Las Palmas y Rajoy. Buena selección de melodías y siempre correctos en afinación. Ya sea porque cuando salieron a cantar ya eran las 02.25 de la madrugada o porque dejaron sus mejores temas para el final, los Triqui-Traques estuvieron discretos la noche del lunes. No terminaron de levantar al poco público que quedaba ya por el Recinto Ferial. Su segundo tema, una oda a la calvicie, no estuvo para nada a la altura. No enganchó interés a pesar de que intentaba ser gracioso. Mejor estuvieron con su primer tema, en el que defendieron a Antonio y Berta, los vecinos desahuciados del 102 en Tacoronte; criticaron a un par de políticos “cagados” y ya está.

Lo más decepcionante de la noche, sin duda, fue Los Chinchosos. Tras todos los problemas que tuvieron este año para poder subirse al escenario, incluida la marcha de algunos componentes y que el segundo tema lo prepararan a una semana del comienzo del concurso, encima fueron descalificados al superar su tiempo de actuación. De todas formas, sus temas no estuvieron a la altura.

Rebotados, los primeros en actuar anoche, subieron en su presentación a Antonio y Berta, los vecinos desalojados del 102 en Tacoronte. Con su primer tema, Tsunami Social, repasaron todos los movimientos sociales de los últimos años como la Marea Verde de educación, la Marea Blanca de sanidad. “Políticos, entérate estamos ya cansados de tanta corrupción”. “Los manifestantes quieren un cambio de sociedad”. Rebotados fueron de menos a más y acabaron con a capela su segunda canción, Esclavos del siglo XXI, en la que hablaron de la reforma laboral, la UD Las Palmas y defendieron a la infancia.

Los segundos fueron Fusionados, que se estrenaron con bastante dignidad en cuanto a voces. No tanto en las letras. Con su primer tema dieron caña al bipartidismo y compararon a los periodistas con los políticos. “Esos periodistas que dan incluso la vida (…) Mientras otros se venden por una subvención”. Con el segundo tema se perdieron un poco, hablando del chollo de ser chófer oficial.

Tras con Tras fue la primera murga femenina en actuar en el concurso, celebrando su 20 aniversario. En Empresarias criticaron las malas prácticas de los jefes que abusan del trabajador ayudados por la reforma laboral del PP. Con Archienemigas un repaso general a la situación en Canarias y España.

Lenguatrapos empezaron titubeantes para poco a poco ir imprimiendo fuerza en su primer tema, Los simulacros, criticando los recursos mal utilizados del Gobierno canario, Repsol. Tocaron la polémica de Bodegas Insulares y le cantaron a José Joaquín Bethencourt “comprando vino peninsular, fuera por golfo”. Parecía que con el segundo tema iban a mejorar, pero perdieron el hilo con Las modelos de Lenguatrapos. Comenzó como un tema de humor no muy inspirado, “vino un periodista para preguntarnos por el petróleo, no sé, es negro, huele mal, si se hace un agujero, pues se tapa, y si no,…la paz en el mundo”, para terminar criticando a Soria, a los surferos que no quieren la escollera de San Andrés y a la UD.

Los Trabas estuvieron a al altura de la noche, es decir, regulares. La primera canción no estuvo mal. Nos enseñaban sus tatuajes para ir hablando de Paulino, Soria, Zerolo y el mamotreto. Su segundo tema, El ruso, no consiguió generar interés, tal vez porque la letra era demasiado difusa. Eran empresarios rusos que invertían en Canarias. “Compraré San Andrés, la calle de La Noria” y “sobornaré a los políticos”.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.