China quiere la industria española