Canarias, atrapada en la Red