¿Nuevo pelotazo urbanístico en Güímar? Asaga denuncia un perjuicio del sector agrario en este municipio

Barranco de Güímar. /EP

Barranco de Güímar. /EP

La Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (ASAGA Canarias ASAJA) teme que el municipio de Güímar se convierta en el nuevo pelotazo urbanístico de la Isla ante el rechazo de su Ayuntamiento a que el suelo minero
de la comarca, que abarca cuatro millones de metros cuadrados, sea calificado como rústico medioambiental tal y como insiste el Cabildo Insular de Tenerife y, según se recoge en un artículo del Diario de Avisos del pasado domingo titulado, “¿Papas o turistas, qué queremos en los barrancos?”. Se entiende que con la postura de su alcaldesa, Luisa Castro, se está “despreciando” la viabilidad de los terrenos para los cultivos y explotaciones ganaderas existentes y la generación de otros nuevos, la diversificación económica de la isla y la creación de puestos de trabajo vinculados con la agricultura y la ganadería, sin olvidar el papel de “abastecedoras de alimentos” que desempeñan estas dos actividades.

En opinión de la presidenta de ASAGA Canarias ASAJA, Ángela Delgado, “esta organización profesional agraria considera que el desarrollo turístico del municipio y por ende, el de la isla y el de Canarias en su conjunto, no es incompatible con el sector agrario y además hay que fomentar su complementariedad, siempre que se haga en los términos legales. Así lo hemos querido expresar con nuestra participación en el desarrollo del texto de la Ley del Suelo de Canarias en la que se especifican los usos turísticos a los que se puede acoger un suelo de carácter rústico, motivo por el que rechazamos este proyecto excluyente de la corporación local”.

Cabe recordar que la Ley del Suelo de Canarias, una vez entre en vigor, abre la posibilidad al desarrollo en suelo rústico de actividades turísticas y de restauración con productos de origen canario obtenidos en la explotación lo que
supondría una renta complementaria para los productores. ASAGA Canarias ASAJA, como defensora de los valores y la identidad del sector agrario, sostiene que la calificación del suelo minero del municipio de Güímar en rústico medioambiental es una opción igualmente válida que la de turístico. Por ese motivo, la presidenta de esta organización profesional invita a la alcaldesa del municipio a un encuentro con el objetivo de acercar posturas para que valore las posibilidades de la actividad agraria como una oportunidad de crecimiento y emprendimiento. “Aspiramos a que el modelo de desarrollo de la isla y de Canarias en su extensión sea un modelo sostenible en el que tenga cabida la diversificación económica y esto significa apostar, además de por el turismo, por la actividad agraria.

Focalizar nuestro crecimiento como territorio en una única dirección, centrándonos continuamente en la explotación
urbanística y obviando otras oportunidades de emprendimiento que pueden surgir de la agricultura y la ganadería, frena nuestra evolución socioeconómica y nos aboca a un futuro que se aleja bastante de lo que Europa quiere para una región ultraperiférica como esta”, subraya Delgado.

Publicado el por María Fresno en Sin categoría ¿Qué opinas?

Añadir comentario