Mito o corrupto

El exministro de Economía y Hacienda, Rodrigo Rato, cobró de organismos canarios, como de otros tantos, cerca de 150.000 euros por dar conferencias a lo largo de todo el territorio nacional. A Canarias vino a hablar de los retos del sistema financiero y por una charla de un poco más de 50 minutos cobró 50.000 euros. No es el único que gana dinero dando conferencias sobre un tema que domina. Lo hace el juez Baltasar Garzón, Alberto Ruíz Gallardón, Bill Clinton, lo hará ahora Obama e incluso economistas y psicólogos de reconocido prestigio. Es evidente que el peso del ponente influye a la hora de determinar el coste de la conferencia. Dependiendo de quién es el ponente podemos hablar de charlas de 250 euros a conferencias de 60.000, como es el caso. La diferencia es que, en el caso de Rato, nos llama atención, no sólo porque no declaró a Hacienda lo que ganaba dando esas charlas, sino porque está siendo juzgado por corrupción. Seguro que a más de uno (entre los que me incluyo) se les habrá quedado cara de tontos al ver como el que ayer era un mito y el sucesor de José María Aznar en la Presidencia del Gobierno de Canarias, hoy es un corrupto. Como aquel que nos habló del sistema financiero español, lo utilizó para su propio beneficio. La decepción, al menos en mi caso que acudí a esa conferencia, fue grande. No hay medida. Y tampoco sé si es éticamente reprochable que organismos como la Sociedad de Desarrollo de Tenerife, la Cámara de Comercio de Las Palmas de Gran Canaria o Caja Canarias se gastaran dinero en pagar al que en aquel entonces era un mito. Ellos también le creyeron.

Publicado el por María Fresno en Sin categoría ¿Qué opinas?

Añadir comentario