El absurdo de nuestro sistema fiscal

reaf_impuestos_propios_cuadroHay dos posibles justificaciones para aplicar un impuesto. La primera es incentivar un determinado comportamiento. Por ejemplo, en los impuestos al tabaco, la intención es reducir el consumo de este producto. Y algo parecido se usa como excusa con los impuestos verdes. La segunda está más clara y no sujeta a controversia: recaudar fondos para el erario público. Más allá de alguna excepción como el Impuesto de Patrimonio, que durante años estaba bonificado al 100% pero obligaba a presentar declaración por temas de control, no tendría mucho sentido tener vigente un tributo que no allegue ingresos para Hacienda. Pero viendo lo que se recauda y la complejidad que imponen sobre el contribuyente, se intuye una realidad absurda: nos gastamos más en cobrar algunos impuestos que lo que recaudamos en su aplicación. LibreMercado publica un interesante artículo sobre el sistema impositivo español y el absurdo de algunas tasas. El caso más flagante es el del Impuesto de Sucesiones.

Publicado el por María Fresno en Sin categoría ¿Qué opinas?

Añadir comentario