El crecimiento del PIB de Canarias se estabilizará alrededor del 2,9% en los próximos dos años.

BBVA Research calcula que la economía de Canarias afianzará su recuperación con tasas del 2,9 y 2,8% en los años 2016 y 2017 respectivamente, lo que supondría cerca de un 0,5% por encima de su media y se enlazarían cuatro años consecutivos de crecimiento económico. Así lo han asegurado Miguel Cardoso, Economista Jefe para España, y Javier Llinares, director territorial de BBVA en Canarias, en la presentación del informe Situación  Canarias correspondiente al primer semestre de 2016. Este escenario contempla la creación neta de 68.000 empleos en dicho bienio y reducir la tasa de paro hasta el 24,8% a finales de 2017. Los datos de actividad del cierre de 2015 e inicios de 2016 reflejan que la creación de empleo y el crecimiento de la demanda interna mantienen su dinamismo. A pesar de ello, Canarias afronta un grado elevado de incertidumbre con un cúmulo de riesgos atípicos que podría ralentizar la recuperación.

El Grupo BBVA obtuvo, entre enero y marzo de 2017, un resultado atribuido de 1.199 millones de euros, un 69% superior al del mismo periodo de 2016 (+79,2% en términos constantes) y el más alto de los últimos siete trimestres. El resultado atribuido trimestral creció en todas las áreas de negocio en términos interanuales. La buena evolución de los ingresos, la moderación de los gastos de explotación y la reducción de los saneamientos son los principales factores que explican el crecimiento.

El informe Situación Canarias destaca que la economía del archipiélago creció a un ritmo del 2,8% el año anterior; un incremento que implica un diferencial negativo de cuatro décimas frente al conjunto de España después de cinco años creciendo por encima del promedio nacional. Con un aumento del empleo superior al 3% se evidencia una caída de la productividad media del trabajo frente al suave ascenso observado en España. La recuperación se prolonga y en el primer trimestre de 2016 el PIB canario podría estar creciendo a tasas cercanas al 0,8% trimestral. Este crecimiento se estabilizará en torno al 2,9% en 2016 y el 2,8% en 2017, apoyado en factores tanto externos como internos. Entre los primeros destaca una nueva caída de los precios del petróleo, que podría aportar cerca de dos puntos porcentuales al crecimiento en el archipiélago. La reducción de los costes de transporte para turistas y bienes, la mejora de la renta disponible de los hogares y el aumento de los márgenes empresariales serán sus principales beneficios para Canarias.

Asimismo, la aceleración de la actividad en la UEM y la depreciación del euro frente a la libra esterlina contribuirán a la llegada de turistas en el próximo bienio. Entre los factores internos destaca la solidez que muestra la demanda doméstica, que se apoya en el avance de la renta disponible de las familias, en unas condiciones de financiación favorables y en el aumento del gasto primario del Gobierno de Canarias.

68.000 empleos entre 2016 y 2017
En 2015 el número de afiliados a la Seguridad Social se incrementó a tasas anuales del 3,9%. Un crecimiento inédito desde 2005, que situó a Canarias como la cuarta región con mayor aumento del empleo en el año 2015. Los datos conocidos del presente ejercicio revelan una nueva aceleración del mercado laboral, con un crecimiento de la afiliación próximo al 1% respecto al último trimestre del año anterior. En el escenario de BBVA Research podrían crearse 68.000 puestos de trabajo en el bienio 2016-2017, y al final de este período, el nivel de empleo se situaría ya sólo un
3% por debajo del máximo alcanzado antes de la crisis. El cumplimiento de las metas de déficit autonómico será una ventaja relativa para Canarias.

Durante el año 2015, la recuperación de los ingresos le ha servido al Gobierno de Canarias para impulsar el gasto al tiempo que se cumplían los objetivos fijados. Los ingresos de la comunidad crecieron por encima del 5,3%, mientras que el gasto aumentó un 2,7% a lo largo del año anterior. El resultado es que Canarias registró un déficit del 0,5% del Producto Interior Bruto regional, el menor déficit de cualquier gobierno autonómico y por debajo del 0,7% del objetivo de estabilidad presupuestaria. La situación saneada de sus cuentas permitirá que la política fiscal autonómica no se convierta en un lastre para la recuperación durante los próximos años, situando a esta comunidad en una posición de ventaja relativa frente aquellas que aún mantienen un desequilibrio importante en sus cuentas.

El turismo continúa como soporte, aunque en 2015 redujo su dinamismo
En 2015 el sector turístico canario volvió a evolucionar favorablemente, apoyado tanto en el turismo extranjero como en el nacional, aunque los principales indicadores muestran un crecimiento inferior al observado en años precedentes y al del promedio español. Con todo, se registraron cifras récord en el sector y el gasto turístico de los extranjeros rozó los 13.000 millones de euros, un 2,8% más que en el ejercicio anterior, favorecido por la mayor afluencia de turistas con rentas elevadas. Por su parte, el turismo nacional registró un crecimiento del 6,1% hasta alcanzar los 1,6 millones de visitantes, impulsado por la recuperación de la demanda interna española.

Retos de la economía canaria
En la actualidad, Canarias enfrenta el reto de mantener un crecimiento tendencial del turismo tras registrar durante tres años consecutivos cifras récord de afluencia de visitantes. Y a largo plazo, tiene la necesidad de realizar un  esfuerzo adicional que permita acabar con la brecha estructural que mantiene, en términos de empleo, productividad y renta, con España y las demás economías avanzadas.

En el archipiélago y según los datos registrados en 2015, el 19,9% de los jóvenes entre 16 y 24 años ni estudiaba ni trabajaba y tampoco había recibido cursos de formación en las últimas cuatro semanas. Por ello, la capacidad que demuestren las autoridades mediante el diseño de políticas activas de empleo resulta imprescindible para el incrementar el crecimiento potencial de la región, tanto a medio como largo plazo. Asimismo, establecer un entorno regulatorio propicio para el crecimiento del tamaño empresarial y la internacionalización de la economía quue serán determinantes para el incremento de la productividad y de la renta per cápita.

Publicado el por María Fresno en Sin categoría ¿Qué opinas?

Añadir comentario