Las Islas crearán 60.000 empleos y crecen por encima del PIB nacional

De izquierda a derecha, David Conde, director territorial de BBVA; Miguel Cardoso, economista jefe de la entidad, y José Manuel Martín, director regional. A. Gutiérrez

Perspectivas ilusionantes para este bienio 2017-2018. La economía canaria está de enhorabuena y continúa su recuperación con una previsión de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) del 3,5% para este año y del 2,8% para 2018, por encima del nacional. En España, se revisa la previsión del crecimiento del PIB al 3,0% para 2017 y el 2,7% para 2018.
El informe Situación Canarias, elaborado por BBVA Research, estima que, en estos dos años, gracias a una coyuntura económica positiva, se podrían crear en el Archipiélago cerca de 60.000 empleos y reducirse la tasa de paro hasta el 21,5% a finales del próximo año.

Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research, explicó el informe junto con David Conde, director territorial de la entidad, y José Manuel Martín, director regional, después de haber presentado sus conclusiones al consejero de Economía, Pedro Ortega, y la consejera de Hacienda, Rosa Dávila, quienes mostraron su satisfacción por los positivos datos.


Cardoso señaló que el “vigor del crecimiento canario” se explica por varios factores. En primer lugar, por el buen comportamiento del consumo, sobre todo del privado. El gasto en las Islas creció el 3,6%, seis décimas por encima de la media de España, debido a la demanda embalsada (el consumo aplazado), a una política monetaria expansiva y a un precio del petróleo relativamente bajo.

En segundo lugar, se justifica por la recuperación del sector inmobiliario, tanto en afiliación como en visados, precios y ventas. Además, los residentes extranjeros están apoyando la recuperación de la demanda, y suponen casi el 40% de la compra de viviendas. Todo ello, a pesar de la reducción de la exportación de bienes, “que no está teniendo un impacto significativo”. Lo que sí está afectando de manera positiva y sigue siendo clave para la economía canaria es el turismo, que en los últimos cinco años ha crecido alrededor del 35%. 2016 volvió a ser un año récord para el turismo canario, con más de 13,4 millones de visitantes. Sin embargo, Miguel Cardoso explicó que gran parte de este crecimiento es “temporal”, puesto que se debe a las tensiones geopolíticas externas que, por el momento, “no parecen estar teniendo un impacto negativo”.

Así, el reto para los próximos años es “fidelizar” a esos turistas y acompañar la “aceleración de los precios” de una oferta de mayor valor, “ya que, si no, se corre el riesgo de perder competitividad”. Cardoso calcula que el efecto de los conflictos en países competidores ha sido diferente en las dos provincias Canarias. Mientras que en Las Palmas casi el 70% del crecimiento de las pernoctaciones entre 2010 y 2016 se explica por esos conflictos, en Tenerife, sin embargo, ese impacto es de de algo más del 30%. Esta diferente afección entre una y otra provincia puede deberse a que en Las Palmas prima el mercado alemán, un turista muy aficionado a visitar los destinos más afectados por estos conflictos, como Túnez o Egipto. De momento, el efecto brexit (la salida del Reino Unido de la Unión Europea) no está teniendo consecuencias negativas en las Islas, aunque Cardoso señaló que esto no significa que, a medio plazo, pueda haberlas, “ya que la exposición de Canarias al Reino Unido es mayor que la media española”. Además, Miguel Cardoso puntualizó que todo este crecimiento se obtuvo “a pesar” de continuar con el esfuerzo de reducción del déficit autonómico: “Y es que el cumplimiento de los criterios de estabilidad y las cuentas saneadas van a permitir más flexibilidad a la comunidad autónoma para acompañar la recuperación”.

Hacia adelante

De esta forma, hacia adelante queda un “contexto global positivo” para el Archipiélago, basado en el precio bajo del petróleo, bajos tipos de interés y unas tensiones geopolíticas “que siguen beneficiando a destinos como Canarias”. No obstante, existen algunos riesgos que las Islas deben seguir teniendo en cuenta. Además del ya mencionado brexit,

Cardoso citó la elevada dependencia de los precios del petróleo (un alza sería muy negativa para Canarias); el repunte de la inflación, que puede perjudicar al consumidor y al empleo, y la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que puede afectar al acceso al empleo de ciertos colectivos. Cardoso indicó que los salarios tendrán que subir, “en unas empresas más que en otras, pero en los próximos dos años ese crecimiento tendrá que ir asociado al crecimiento de la productividad, que en el caso de Canarias está siendo negativo”. En opinión del economista jefe de la entidad bancaria, apostar por el sector turístico como lo está haciendo Canarias “no es malo”, aunque señaló que la diversificación es “deseable”, pero a largo plazo. “La diversificación puede ser un objetivo para Canarias en un plazo de 10 a 20 años si se empiezan desde ahora a plantar las semillas”.

Temporalidad y paro

Cardoso reconoció que esta recuperación aún no es percibida por los ciudadanos y señaló que eso se debe a que aún hay un 24% de personas que no tienen empleo y un tercio de los contratos son temporales. “Esta situación provoca vulnerabilidad en los hogares, ya que se limita la toma de decisiones al no tener un empleo estable y genera un efecto negativo en el capital humano de las empresas, pues estas no invierten en formar a aquellos trabajadores que son temporales”. Para corregir esta situación, no solo basta con buenas perspectivas económicas. Cardoso indica que hay que invertir más en formación. “No puede ser que, por ejemplo, Austria, que tiene el 8% de paro, invierta en formación lo mismo que nosotros, con el 24%”. Al mismo tiempo, destacó que la gestión de los recursos de empleo “tiene que ser eficaz y que los cursos de formación vayan más acorde con lo que demanda el mercado laboral”.

Asimismo, apostó por mejorar la regulación comercial, porque “un monopolio destruye la cantidad producida y el empleo”. “Nos quejamos de que nuestro tejido productivo es de pymes, pero cuando queremos crecer se ponen impedimentos y regulaciones y normativas que lo impiden”.

Factores de riesgo, tanto internos como externos, que pueden perjudicar

La revisión de las previsiones al alza se apoya en los buenos datos del arranque de año y en que algunos de los riesgos más directos no se están materializando. Con todo, los riesgos persisten, tanto a nivel externo como interno. En el extranjero destacan las incertidumbres geopolíticas, con las dudas en torno a la política comercial de EE.UU. y el impacto que posibles medidas proteccionistas puedan tener en la recuperación del comercio global. Además, hay dudas sobre las negociaciones para la salida de Reino Unido de la UE, tras la activación del artículo 50 del Tratado de Lisboa, y los resultados de la futura cita electoral en Alemania, o la retirada de los estímulos monetarios por parte del BCE. En lo referente al turismo, factores como el encarecimiento del precio del petróleo o el agotamiento del impulso favorable del turismo extranjero “prestado por otros destinos”, como consecuencia de tensiones geopolíticas, pueden influir en la evolución del turismo en los próximos trimestres. Además, la debilidad de la libra esterlina y la gestión del brexit podrían afectar al turismo británico que llega a Canarias, aunque todavía no se percibe ninguna afección.

Publicado el por María Fresno en Sin categoría ¿Qué opinas?

Añadir comentario