primero de mayo

Manifestación simbólica

La manifestación del pasado Primero de Mayo por los derechos de los trabajadores ha pasado a un segundo plano. Lejos queda aquella convocatoria que reunía a más de 10.000 personas por las calles de Santa Cruz reivindicado un empleo estable. No sé si el hartazgo de la ciudadanía por la corrupción política y empresarial o la desconfianza en las organizaciones sindicales ha provocado que la sociedad se distancie de este tipo de reivindicaciones. El pasado lunes había más gente paseando por el Parque García Sanabria y viendo a los Gorgoritos que en la manifestación. Y esto es peligroso. Dijo el responsable del sindicato de funcionarios CSIF que le resultaba “penoso” que la gente no apoye a los sindicatos que han llevado la lucha obrera siempre adelante, al tiempo que recordó que Canarias cuenta con 102.000 hogares con todos sus miembros en paro. Tiene razón Gustavo Villalobos al decir esto, pero se olvida de que durante todo el proceso de esta sangrante crisis muchos trabajadores vieron como sus derechos no eran defendidos como debieran. El descrédito que sufre la política también ha alcanzado a los sindicatos y de la misma manera que los políticos tienen que renovar ideas, las organizaciones sindicales también. El líder de UGT en Canarias, Gustavo Santana, amenazó estos días, incluso, con una huelga general. La última fue un auténtico fracaso para los sindicatos. Ahora no es el momento. Espero que con la escasa participación que tuvo esta manifestación a los sindicatos no se les ocurra volver a convocar otro paro general, porque los ciudadanos, que están empezando a recuperar el empleo, no creo que estén por labor de perder un día de trabajo por nada. Lo que está claro, es que la manifestación del Primero de Mayo se ha convertido en una protesta más simbólica que otra cosa o, lo que es peor, una protesta solo de los sindicatos, no de todos los trabajadores.

Publicado el por María Fresno en Sin categoría ¿Qué opinas?