Steve Jobs

La impresionante sede de Apple de 70 hectáreas

Apple informó ayer de que comenzará a trasladar a sus empleados a la nueva sede de la compañía, un campus de 70 hectáreas denominado Apple Park y con capacidad para más de 12.000 personas, a partir del próximo mes de abril. En una nota, la firma de la manzada ha precisado que el traslado de todos los empleados se completará en un plazo de seis meses y que la contrucción de los edificios y las zonas verdes del recinto continuará durante los meses de verano. La nueva sede, ubicada en el Valle de Santa Clara, en el Estado de California, fue concebida por Steve Jobs y cuenta con un edificio central en forma de anillo de anillo que ocupa 26 hectáreas y cuenta con los paneles de vídrio más grandes del mundo.

Según explica la compañía, su nueva sede funcionará exclusivamente con energías renovables –cuenta con placas solares con una capacidad de 17 megavatios en el tejado– y no necesitará calefacción ni aire acondicionado durante nueve meses del año al contar con ventilación natural. Además, incorporará más de 9.000 árboles autóctonos resistentes a la sequía. Apple, en homenaje a Steve Jobs, otorgará el nombre de su fundador al nuevo auditorio del Apple Park, que tendrá una capacidad de mil butacas y se inaugurará a finales de año.

“La visión que Steve tenía de Apple estaba adelantada a su tiempo. Su intención era que el Apple Park se convirtiera en el centro de la innovación para las generaciones futuras”, comentó al respecro el consejero delegado de Apple, Tim Cook, quien subrayó que la compañía ha conseguido construir uno de los edificios con mejor rendimiento energético del mundo.

El Apple Park tendrá un centro para visitantes con una Apple Store y una cafetería abierta al público, un gimnasio de 9.290 metros cuadrados para los empleados, instalaciones de I+D y el Steve Jobs Theater. Las zonas verdes dispondrán de 3,2 kilómetros de caminos para pasear y correr, árboles frutales, praderas y un estanque en el centro del edificio principal.

 

Publicado el por María Fresno en Sin categoría ¿Qué opinas?