“UNO PUEDE IRSE PERO NO HACERSE”

Pensaba que mis comienzos en esto de ser bloguera iban a ser más fáciles… y saben por qué…? porque desde que recuerdo tengo esta mala costumbre, la de escribir. La de relatar aquellas cosas que veo, que siento, o a veces hasta las que me cuentan para que sirvan a tal efecto, de cuento. Y claro, con eso de que a veces escribo más de lo que incluso en ocasiones hablo por los codos pues estaba bastante confiada.

Si yo escribo hasta debajo del agua!!!

Retomando el inicio de mis palabras: pensaba que iba a ser más fácil y quería que mi primera entrada tuviera alguna temática especial. Y claro, ahí me perdí… Por falta de temas…?! para nada, hay tanto donde elegir que me quedé sin saber por cual empezar!!!!

Cuando recibí la invitación de este periódico para estrenarme con ellos en este del mundo del blog confieso que por unos días no salí de mi asombro. Y es que por más que participo en las redes sociales (como casi todo hijo de vecino)  y… opino por aquí, comento por allá, debato en el otro lado y rebato hasta perder la noción del tiempo… aún así pensaba que mis opiniones/comentario/debates y rebates se iban a quedar ahí y poco más.

Y bueno, que decir…?! pues puede que este sea ese “poco más” y sinceramente no sé hasta donde podrá llegar pero… aquí estoy, ya decidida a comenzar.

No tengo un tema especial, ni siquiera es original pero llevo unos días escuchando alabanzas y elogios sobre cierta publicidad y si guardo silencio un minuto más… de hoy no pasa que se me corte la digestión. Así que lo voy a decir…

El anuncio de Campofrío es UNA PORQUERÍA. Sí, lo repito… UNA PORQUERÍA!!!! y que quede bien claro que no estoy en contra de la navidad ni de las buenas intenciones de las personas que quieren ayudar por estas fechas (aunque todo esto tiene muchos matices…).

De lo que estoy en contra es de que por medio de una “gran” marca (lo de gran le queda grande, la verdad…) se pretenda (aparte de vendernos sus productos y eso es lo único “licito” que les voy a permitir…) LAVARNOS EL CEREBRO CON LA MARCA SPAÑISTÁN… y es que hay que ser demasiado MOÑAS, ÑOÑAS, COÑAS y beberse todas las CAÑAS del Mundo para no darse cuenta que nos quieren así de conformistas, de acostumbrados, de abotargados, de alelados, de “ni fríos-ni calientes”, de tontainas, de zoquetes, de simplistas pensando que a pesar de todo está bien reírse de uno mismo, en su defecto de la crisis, en plan “a mal tiempo buena cara”.

Y que no, que tampoco estoy en contra de la risa ni del buen humor, que a mí la Chus me encanta, sabedlo. Ni tampoco estoy en contra de ser positiv@ a pesar de la que está cayendo. Ni de la auto-critica por más que sí denuncio que aquí es completamente autocomplaciente.

Lo que me repatea es que nos tomen por tont@s y nos LAVEN EL CEREBRO SUBLIMINALMENTE con eso de “que buenos somos los españolitos”, “que bien vivimos en nuestro país con nuestras costumbres, defectos, defecaciones y tal”… y por si fuera poco eso de “UNO PUEDE IRSE PERO NO HACERSE”, es decir, vete ahora pa’que no seas una carga, búscate la vida, de paso nos mandas divisas y luego cuando ya seas un hombre/una mujer de provecho regresa que eres Español, no de donde te han matado el hambre.

Ya está dicho. Buenas noches.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *