Archivo por meses: Enero 2014

“El cliente siempre tiene la razón!!!” ;)

Llegan las rebajas Coca Cola… o mejor dicho, llega el anuncio menos esperado de todos. Uno que no trae chispa y mucho menos la alegría a la vida… Uno que habla de reestructuración en las plantillas, de recolocaciones, despidos y de cierre de fábricas.

En que se traduce todo esto…? En un ERE que cuando ha saltado a los medios ha informado de 1253 puestos afectados donde 481 trabajadores serán (supuestamente…) recolocados pero los 772 restantes ya se sabe que irán (como vulgarmente se dice…) “de patitas a la calle”. Esta empresa cierra en pleno y satisfactorio rendimiento cuatro de sus once fábricas en España: Alicante, Colloto (Asturias), Palma de Mallorca y Fuenlabrada (Madrid).

No es el primer ERE (y desafortunadamente tampoco será el último) que asola y amenaza las vidas de muchas familias. Pero sí es un ERE (bajo mi punto de vista…) diferente a otros y esto lo digo basándome tan solo en el hecho de que esta empresa fabrica la bebida más famosa del Mundo. Alguien lo duda…? Y no digo la más consumida, que también podría ser. Digo la más famosa porque incluso hasta los pocos que no la consumen sin embargo sí tienen en sus mentes referencias o reminiscencias de la misma.

Coca Cola ha traspasado fronteras. Ha inundado los comercios. Ha creado (o al menos lo ha pretendido…) una filosofía de vida. También se ha colado en nuestros hogares alguna vez como mínimo y en los hogares de la gran mayoría lo ha conseguido cientos o incluso miles de veces… Yo me confieso. Me encanta esa bebida. No lo puedo evitar!! Pero no voy a permitir que me engulla cual tonto que no sabe pensar. Porque sí Coca Cola con todo su “parafernalia” y merchandising es comparable a Goliat… deberíamos darnos cuenta de que en cada uno de nosotros se esconde un David.

Desde el pasado miércoles 22 (día que saltó la noticia a las calle) los propios trabajadores han lanzado una campaña boicot al consumo de los productos que produce esta marca.
Hoy viernes 31 de enero a las 07:00 de la mañana tras varias reuniones fallidas y paros temporales se empieza la huelga indefinida en la planta de Fuenlabrada. El lunes será en Alicante. Los trabajadores realizaran diferentes acciones para manifestar su desacuerdo con el ERE y por supuesto pedir que sea retirado y no se cierren las fábricas ni haya pérdidas de puestos de trabajo. Y siguen insistiendo en el boicot a los productos.

Como escribí renglones arriba… Este ERE sí puede ser diferente a otros. Este ERE puede que  esté cargado de una simbología mucho más poderosa que tres o cuatro Goliats juntos…

Yo te pregunto… tú eres David…?

productos coca cola

Porque “SEMOS ASÍN”…

 

Yo me parto y me mondo con ciertos debates/comentarios que he  visto en la red este día de hoy. Criticas por aquí y abucheos por allá porque algunos han puesto en sus perfiles de Face, Wasap, etc, un cartelito de color amarillo en protesta por los abusos políticos y tal…

Y que sí, que es verdad, que poner una fotito o un color cualquiera (en este caso amarillo) no va a hacer que nuestra enmarañada y corrupta casta política deje de cometer las tropelías que están haciendo, ni el elenco del gobierno se va poner colorado siquiera y por supuesto nadie va a dimitir, etc, etc, etc… pero es que tampoco los lazos rosas devuelven la vida a las personas que han muerto de cáncer, ni los de color malva/violeta evitan la violencia de género, ni el rojo acabó con el SIDA… Estoy diciendo algo que no sea cierto…???

Ahora bien… nadie protesta si en mi perfil pongo uno de esos lazos rosa, malvas o rojos, al contrario, puede ser que tal vez me traten con más respeto e incluso lleguen a pensar que soy una persona comprometida, solidaria aunque nadie me conozca de nada… Entonces… por qué tanto lío/revuelo, y además… por qué tantas risas y burlas hacia las personas que se han puesto el cartelito amarillo…???

Porque “SEMOS ASÍN”…  Sí, así somos. Cómo somos…?? Te lo responderé luego.

Que sí, que yo también lo pienso, que lo que hay que hacer es implicarse en el cambio que todos queremos, pero implicarse de verdad y asumiendo sus consecuencias.

Para cada una de todas las protestas que diariamente salen de nuestra boca hay colectivos implicados tratando de visibilizarlas y no se queden en eso, en meras protestas.

Un ejemplo:

Nos impusieron en Madrid la obligación de pagar un euro por cada receta. No es que yo no quiera contribuir a la recuperación del país… es que lo que no quiero es que me roben, señores!!!! Como iba yo a pagar un euro de más por cada receta si ya cada mes aporto lo que se corresponde a la Seguridad Social..?!?!?!  Pues eso, me enteré bien del asunto y cuando tuve que ir a comprar medicinas me negué a pagar ese euro de más y rellené con santa paciencia las hojas que le solicite a la dependienta farmacéutica para tal efecto. Sí, tenía consecuencias (o eso decían). Se supone que esos documentos llegarían a la Conserjería de Sanidad y al tener constancia de tus datos te podían poner una sanción administrativa que resultaría en pagar un recargo del 20% de la cantidad demandada, es decir, el euro que yo no quería pagar se podía llegar a convertir en 1’20€.

Dicho así no parece una gran protesta, sigo.

Muchas personas (sobre todo los mayores) pagaron ese € de más porque se acojonaban al tener que dejar constancia de sus datos privados. Otros con tal de no rellenar nada y no perder tiempo (eran tres hojas si no recuerdo mal) entregaban la monedita aunque salieran berreando de la farmacia. También estaban los que pensaban que al final les acabaría llegado la sanción y a la larga les saldría la cuenta peor, con lo que pagaban incluso pensando que ya de entrada se ahorraban 20 céntimos… Y bueno, como no, también pagaban el € aquellos que se pasan la vida resignados  (los que yo llamo sin sangre, sin memoria, sin voz…) y por esa resignación tragan todo lo que se venga encima y callan sin más.

Hablaba antes de esos colectivos que tratan de visibilizar nuestras protestas. Pues bien, además de no pagar yo ese € de más…  participé en acciones informativas con otros compañeros donde se paraba a la gente de la calle explicándoles que significa aquel asalto y como podían evitarlo, entregué folletos con la información necesaria, pegué carteles, alenté a todo el que pude contándole mi experiencia y por supuesto no me cansé de denunciar  el tasazo del euro por receta en cualquier lugar que pudiera hacerlo.

Resultado…??? Gracias a las personas que no se dejaron acobardar por tener que entregar sus datos,  gracias a los que “perdieron” su tiempo en las farmacias rellenando aquellas tres hojas, gracias a los que prefirieron arriesgar a que les llegara la sanción a pasar por el aro,  gracias a los que sí tuvieron sangre, memoria y voz, gracias a todos los que participaron en las múltiples y diferentes movilizaciones  y acciones ya fueran en el propio barrio o en la ciudad… GRACIAS  a tod@s ell@s es que finalmente se logró la lucha y el Tribunal Constitucional suspendió esta canallada.

Ósea, hizo falta mucho más que poner un cartelito en nuestro perfil de Face, de Twitter, de Wasap en rechazo al tasazo, está claro, pero tampoco hizo daño ponerlo, y si servía (así lo quiero ver yo…) para que nos diéramos cuenta al mirarnos unos a otros que éramos muchos los que pensábamos lo mismo y esa constancia ayudó a otros cuantos a concienciarse con la protesta y a sumarse a las acciones.

A lo que voy… que en Spañistán  “SEMOS ASÍN”… somos burlones, amigos de señalar con el dedo y de criticar sin conocer al vecino, y digo esto por los chascarrillos y demás “comentarios”  a favor o en contra del amarillo…

Yo no he puesto el cartelito, no me hace falta pues de sobra llevo ya a cuestas el San Benito de todas mis protestas en las calles y también en las redes, pero tampoco me disgusta, ni crítico, ni rechazo abrir el Face o el Wasap y ver todo inundado de amarillo…

Ahora bien, constructivamente sí diré:

Te prefiero consciente y no abotargado, te prefiero salvaje y no acostumbrado, te prefiero piel con piel y no sólo tecleando.

Te prefiero con sangre, te prefiero con memoria, te prefiero con voz y si hace falta hasta gritando.

Te prefiero en la calle, te prefiero en la mani, te prefiero con una pancarta o con el puño en alto.

“Ojalá hubiera aprendido a reír tanto como tu”

tota foto_n

Quise despedir el 2013 pero a pesar de que fue un año con mucho por reseñar no pude hacerlo, no tuve tiempo. Luego pensé “no pasa nada, escribiré sobre la entrada del 2014 y tal vez sea mejor”… pero igual,  se me pasó  el tiempo, el arroz y hasta las ganas.

Mi primera entrada de este nuevo año no será para despedir al viejo ni para darle la bienvenida al nuevo. Sobre ambas perspectivas cada cual ya escribió y reflexionó suficiente.

Mi primera entrada este año será para una persona.

Recuerdo la primera vez que la vi. Vestía pantalón y jersey,  (rollo informal)  y tenía el pelo moreno, corto y rizado. En su cara el punto de interés se centraba en su mirada. Una mirada intensa al tiempo que divertida y curiosa.

He de confesar que al principio dudé si era hombre o mujer pues además de tener unas formas “rectas”, no estar maquillada, ni llevar falda … sus andares eran,  como decirlo, eran… desgarbados..?  Sí, su caminar era desgarbado tirando a macarrilla pasota…  jajajja…  Sí, creo que esa sería una forma correcta de describir su forma de caminar, y si no lo es… por favor que me corrija alguno de mis compañeros.

Entró al aula, dio los buenos días, se dirigió a la mesa, se situó por delante de ella, así en plan indolente: medio culo sentado sobre el mobiliario, piernas cruzadas hacia delante y las palmas de la mano apoyadas sobre la madera.

-Me llamo Tota. Bueno, mi nombre es Victoria pero todo el mundo me llama Tota.

Puede ser que tal vez las manos no las apoyara sobre la mesa y en realidad las cruzara junto a sus brazos sobre el pecho, hace ya muchos años de esto pero lo mismo me da porque tanto un gesto como el otro eran propios de ella. Igual que la risa, se reía mucho con casi todo… que no de todo. Porque no es lo mismo reírse de las cosas que reírte con las cosas.  Ni tampoco es lo mismo reírte de las personas que reírte con las personas.  De las únicas personas que ella decía que había que reírse eran… de uno mismo. Porque se aprendía mucho.

Pocas veces la vi seria y no quiere decir eso que no fuera una persona seria, porque lo era, simplemente que valoraba tanto la vida que precisamente por  eso sonreía a todas horas.  Y entre risa y risa nos  enseñaba la teoría de los libros y la realidad de la vida contada en primera persona.

Tuvo una mente abierta, siempre dispuesta a escuchar y a reflexionar sobre cualquier tema. Cercana, solidaria, reivindicativa y luchadora nos hablaba de tú a tú porque para ella éramos algo más que sus alumnos, éramos sus compañeros en la vida. Nos hacía pensar por nosotros mismos, nos instaba a descubrir las cosas con sus vértices buenos y malos,  y también a ser responsables, honestos, consecuentes.  Y todo (como dije antes) sin dejar de reír, sin dejar de creer, sin dejar de vivir… porque ninguna cosa era contradictoria con la otra y ella apostaba siempre por la risa, apostaba siempre por la vida.

Anécdotas sobre ella  hay muchas, no me corresponde a mi contar las ajenas, desde aquí lanzo la invitación por si algún alumno suyo quiere mencionar lo que le apetezca.  Yo por mi parte voy a contar la última anécdota que compartí con ella.

Posteé algo en el grupo del Faceboock del colegio y cometí una falta ortográfica de esas garrafales que dices “tierra trágame”… y cuando me di cuenta me puse ROOOOOOOOJA de vergüenza… jajajajajajaja… El caso es que rápidamente  (disculpándome especialmente con ella) escribí entre bromas algo así como que yo no tenía perdón e iba a tener que escribir doscientas veces la corrección de mi error para que no me volviera a pasar… y saben que…? Respondió que escribir bien estaba bien, pero lo importante era que el mensaje llegara, ya que muchas veces eso era lo que de verdad fallaba y no como estaban escritas las palabras…

Humana, Tota siempre fue muy humana. Fue profesora en colegios públicos y defendía este derecho como un pilar básico al que no podíamos renunciar jamás. Creía en la igualdad de oportunidades y  de condiciones entre todas las personas.

Todo esto (y mucho más) lo sabemos bien aquell@s que fuimos alumn@s suyos, y much@s tenemos la convicción de que sin su mirada intensa, divertida y curiosa hoy no seriamos las personas que somos.

Le tocó marcharse cuando nadie lo esperaba, pronto, demasiado pronto. Y estos días la hemos recordado de muchas maneras pero tod@s hemos coincidido en lo mismo. En su risa.

Grasias por todo profe, ojalá uviera aprendido a reír tanto como tu! Te hecharé de menos.”