Archivo por meses: Mayo 2014

“A veces llegan cartas con sabor amargo…”

A veces llegan cartas con sabor amargo, con sabor a lágrimas… decía una vieja canción.

No sé si quienes  me leen la recuerdan o la han oído alguna vez, por las dudas aclaro que tiene otra parte más alegre donde habla de cosas bonitas. Menos mal, todo no iba a ser malo!

Estos días me han llegado cartas con sabor a mentira, con sabor a estafa y además con olor a podrido. Pero no soy la única, a ustedes también.  Eso es, ya lo han adivinado!! Hablo de la propaganda electoral, hablo de esos listados con nombres que (si nadie lo evita) nos han de representar en el Parlamento Europeo y en la Presidencia de la Comisión Europea!!

Yo hasta hace unos años ni me preocupaba cuando llegaban las elecciones fueran las que fueran: Autonómicas, generales, europeas… “- Para qué, para qué votar…?”…me preguntaba con gran hastío e ignorancia. Hastío porque gobernase quien gobernase todo parecía ir siempre mal y en el fondo (pensaba yo y escuchaba por doquier…) tanta culpa tenía el partido saliente como el partido entrante y viceversa. Ignorancia porque mi cerebro estaba colapsado de clichés tales como:

– Yo no entiendo de eso, no he estudiado para política…

– Ya tengo muchos problemas en mi vida como para preocuparme de estas cosas…

– Los políticos son ellos, que se las arreglen que para eso ganan buenos sueldos y roban otro poco…

– Lo que yo diga o piense no va a llegar a ningún lado. Solo soy un ama de casa, una dependienta…

Y así, cliché tras cliché (aún hay muchos más…) llegué al convencimiento de que la política era una cosa lejana, complicada, extraña. Hecha solo para personas muy listas e inteligentes. Pero que incluso entre los listos e inteligentes…se colaba siempre unos cuantos mentirosos y ladrones.  En todas las cestas… Ya se sabe… no?

Y así fue que pasé muchos años sin saber que política era lo que se vivía cada día en la calle, en cada casa, en cada puesto de trabajo, y que en ella participábamos tod@s queriendo o sin querer, ya que girar la cabeza para otro lado no evitaba que las decisiones tomadas por otros no afectasen tu vida sí o sí.

Pensando estas cosas creo que es fácil de adivinar que en  algunas ocasiones no voté. Y en otras cuando lo hice fue más por intuición que por convicción. Aquello no era lo mío… lo mío era trabajar, pagar el alquiler, tratar de llegar a fin de mes, no meterme en problemas, sacar a mis hijas adelante, lograr que fueran buenas personas…

“A veces llegan cartas con sabor amargo, con sabor a lágrimas…” dice esa vieja canción. Y yo digo que las cartas que estos días han llegado con sabor a estafa, a mentiras y olor a podredumbre… ya no me las trago, ya no me las creo y ya tampoco me las endosan porque no miro más hacia el otro lado. Ahora miro de frente al futuro que quiero para mi, para mis hijas y para quienes me rodean sean conocidos o no. Porque en este Mundo tod@s tenemos derecho a una vida digna con un futuro mucho más digno aún.

En las plazas del 15M aprendí que la palabra política no era tabú ni estaba maldita. Aprendí que la política no era algo reservado solo para unos cuantos y que se ejercía de abajo hacia arriba y no de arriba hacia abajo como todo este tiempo nos han obligado a tragar.  Aprendí que:  “política es hasta una barra de pan”.  Aprendí que mi voz era válida, y la tuya, y la del otro. Y que la de todos juntos llegaría a donde quisiéramos como un gran altavoz. Aprendí que los derechos se defienden. Cuando fui consciente de esto último sentí vergüenza, muchísima  vergüenza por haberme dejado robar tanto tiempo la voz, dejarme llevar  y ni siquiera haberme dado cuenta…

Hoy me siento más libre que nunca, y más dueña de mi misma que de los calcetines que llevo puestos. Y lo bonito de todo esto es que hay mucha más gente que siente lo mismo que yo y están trabajando muy duro para hacer que esta nueva actitud cambie las reglas del juego.

No será fácil, de hecho no lo está siendo. Pero si hay algo en lo que creo es en la honestidad y en la perseverancia de las personas que quieren/queremos (me incluyo) cambiar el sistema donde unos pocos tienen todo y unos muchos no tenemos nada. Y que conste que esto que digo no es envidia ni nada parecido, ojo!! Es simple sentido común porque todos debemos tener todo!!!

Llegan las Europeas y mucha gente no irá a votar.

– Unos porque han dejado de creer en esas personas mal llamadas políticas  (los políticos deben hacer “el bien”, no “el mal”) y optan por el trillado “todos son iguales”.

– Otros porque en su ideología está que votar significa reconocer que les entregas el poder a esos de arriba y por ende dejarse arrastrar a un sistema que en realidad hay que destruir, no perpetuar. *Ojo, que esto es muy matizable.

– Y ya por último quedaría un grupo de personas que carece de/la (o ni siquiera busca) información sobre que hacer o como participar en estos momentos de duda, de no tener claro para que sirve su voto ni a quien dárselo, y por ello se quedan en casa.

Yo no pretendo desde aquí decirle a nadie a quien tiene que votar.  Cada uno sabrá. Pero sí sé que yo voy a votar. Porque pasé del descreimiento, de la apatía y de la desinformación consentida e inoculada…  a tener ilusión para volver a votar de nuevo.

A mí este sistema actual tampoco me gusta, tampoco me representa, pero de momento es el único que tenemos y estoy convencida que para cambiarlo hay que actuar desde dentro sin dejar de pisar la calle, que es donde está el pulso verdadero de la vida.  Por eso voy a confiar en mis fuerzas y en las fuerzas de las personas que me rodean, las que desde abajo han sacado un programa electoral consensuado por gente de la calle, por dependientas y amas de casa, por taxistas y camareros, por médicos y enfermeras, por maestros y jubilados, por estudiantes y secretarias, por abogados y panaderos, por albañiles y cineastas… y por tantas y tantas gentes de otras diferentes profesiones, edades e idiosincrasias.

Algunas personas que tienen dudas me han preguntado que opción es la mejor…y yo no quiero dar siglas, no quiero que otros me “acusen” de convencer a nadie. Solo voy a responderles que miren a su alrededor, que se fijen donde ha habido un antes y un después. Que analicen donde está actualmente participando la gente de la calle, esa gente que va a las manifestaciones,  que para desahucios,  que ocupa bancos y son sacadas a rastras por la policía que obedece ordenes (de donde vienen esas órdenes..??). Me gustaría que quienes me preguntan se fijen en esa gente que no para de pedir y exigir justicia y democracia directa y participativa para tod@s, donde también estás incluido tu, que me lees…

Han nacido partidos políticos que no tienen dinero para enviar cartas a tu casa, (ni lo quieren). Pero tú tienes ojos para ver, oídos para escuchar y boca para hablar. Yo (de momento) no me he afiliado a ninguno, cierto, pero si persigo el mismo objetivo y por ello los acompaño en el camino.  Mi voto no será para la gente que quiere que gane su grupo. Mi voto será para el grupo que quiere que gane la gente.

El domingo 25 nuestro ALTAVOZ puede empezar a hacer caer los poderes financieros, esos que desde Europa nos han impuesto unas políticas completamente equivocadas, no te quedes en casa.

Salud, compañer@s.

 

“Tres años, y seguimos en las calles!!!”

Una semana después del “rumor”, al salir del metro, cuando ascendía del subsuelo al cielo… me quedé maravillada mirando la Puerta del Sol. Había nacido el 15M.”…

Esta es la frase con la que finalicé mi presentación como autora de este blog … y esta es la misma frase con la que quería comenzar a escribir hoy 15 de mayo del 2014. Con vuestro permiso voy a continuarla…

… Había nacido el 15M… y yo… por incrédula, por apática y por ser una de esas personas que pensaban que nada ni nadie cambiaría “las reglas del juego”… me había perdido ese momento. Lo bueno es que aún no era tarde para mí y por fortuna much@s no habían sido tan incrédulas ni apáticas. Delante de mis ojos parecían hormiguitas trabajando por doquier!!!

Al lado de la oruga de Sol un chico repartía folios en blanco mientras una chica pegaba sobre la cristalera los que la gente le iba entregando. Esos folios ya no estaban en blanco y como si de un pozo de los deseos se tratase podía leerse todo tipo de peticiones, preguntas, reivindicaciones, protestas, propuestas…

Otr@s llevaban cartones hacia el centro de la plaza. Donde con cuerdas y palos altos se elevaban varios toldos que daban sombra a las gentes que se reunían debajo. Unas estaban sentadas en el suelo formando grupos de debate donde se recogían las quejas de la calle, otros pintaban carteles, pancartas, algunos trabajaban en la estructura que días más adelante llegó a convertirse en una casi perfecta mini-ciudad con sus calles, casetas de campaña, lugares de trabajo y espacio comunes: servicios, cocina, biblioteca, guardería, etc…

Y así entre asamblea y asamblea nos convertimos en “Los Indignados”, para otros “los perroflautas”.

Han pasado tres años y no me corresponde a mí hablar en nombre del 15M (eso que vaya por delante). En todo caso solo puedo hablar por mí misma y contar mis reflexiones en base a las experiencias que he vivido como miembro de este movimiento. Mucho (y de todo) se ha dicho en este tiempo (no hay más que tirar de hemeroteca). Y hoy que estamos de cumpleaños no podía ser de otra manera. Pues bien… más claro el agua. Por más que nos han “matado”, tratado de desprestigiar, manipular y absorber… el 15M sigue vivo y en la calle, continuando con su espíritu pacífico y solidario que no quiere decir manso y atontado. Capisci…??

A mi propio “buzón personal” han llegado muchas preguntas, algunas con forma crítica, por ejemplo:   – “Que es y que quiere el 15M…?”

Y saben que..? Qué mientras unos cuantos buscaban la respuesta más apropiada (además de buscar también la manera de meternos entre rejas)… el 15M se convirtió en el hilo conductor que ha facilitado volver a relacionarnos los unos con los otros para concienciarnos de la realidad existente.  Y a las personas nos ha vuelto más personas, enseñándonos  a tocar tierra, poner freno y luchar todas juntas unidas y hacia adelante. Seguimos en la calle, en las plazas y en donde haga falta. Aprendiendo cada día a desaprender los vicios del sistema para volver a aprender a usar y exigir una verdadera democracia donde todas las personas sean libres y dignamente tratadas.

Seguimos en las calles.

PD: Gracias a todas y cada una de las personas que ha hecho posible el 15M. FELICIDADES, COMPAS!

“Con el fútbol hemos topado, amigo Sancho…” ;)

Viernes 2 de mayo, tarde de paseo por Madrid. Risas, alegría, visita al huerto-jardín de la casa de Lope de Vega. Foto aquí, foto allá, parada obligada para las cañas. Tapas escasas (todo hay que decirlo) pero la cerveza es buena, baja sola y nos quita la sed, así que seguimos callejeando la ciudad mientras el Sol se pone en Sol tras un recién restaurado Tío Pepe.

La charla es amena, la compañía es divertida y excelente.  🙂

–          ¿Cenamos algo…?

Y al poco estábamos los cuatro escudriñando la carta de una sidrería por Fuencarral.  (Los cuatro éramos una pareja amiga, mi chico y yo).  Sepia a la plancha, chorizo a la sidra, patatas bravas. De postre dulce de leche con flan y tarta de queso con arándanos… y regando todas estas exquisiteces una deliciosa botella de sidra natural, natural de la propia casa. Humm…

Todo maravilloso, a que sí…? Pues ahora viene lo mejor!!  Estábamos terminando de cenar cuando el tema de moda salió. Había aparecido durante el paseo, pero como tod@s coincidimos en la exageración del precio reventa de las entradas para la final Champions Real Madrid–Atlético… así se quedó y poco más se dijo, la verdad. Pero ahora, en aquel momento, sentados a la mesa y con el estómago calentito… los corazones henchidos de orgullo merengue salieron a jugar…  Que si deberíamos ganar, que si pin, que si pan… Que nos lo merecemos, que si tal, que si cual… Y, yo que no tengo nada en contra del fútbol pero sí tengo mucho en contra del circo mediático… tras un par de intervenciones y escuchar respuestas del tipo…

a)      No se pueden negar los puestos de trabajo que El fútbol genera…

b)      Bastantes problemas tenemos que soportar, también hay que distraerse…

c)       Pues díselo a los del Formula 1, a los actores, etc.  Muchos de ellos también ganan millones…

d)      A lo mejor tú crees tener una moral superior por decir ahora lo de esos niños pero seguro que no te acuerdas de ellos cada minuto de tu vida… Haces demagogia.

…la lié y no me pude callar.

Borregos, sois unos borregos. Sois borregos no porque os guste el fútbol, sois borregos porque permitís que el cerebro se os alinee de tal manera que ya muy pocos se preguntan dónde está el límite entre el deporte y el negocio, y estamos aquí hablando sobre aficiones que justifican (en general) sin rubor alguno las cantidades exorbitantes pagadas a sus jugadores favoritos, mientras que en otros lugares hay niños, o mejor dicho, familias enteras que no tienen nada que llevarse a la boca y les falta de todo, tan solo porque la gran mayoría de esa afición no se para a pensar en la obscenidad del tema.

Sois borregos porque cerráis los ojos y tomáis por costumbre repetir el mismo patrón en cada  Liga, Champions, Copa, Euro-copa, Mundiales o encuentros varios que para mí a estas alturas son todos igual. Os gritáis unos a otros, os insultáis, faltáis el respeto a vosotros mismos, a madres, hermanas, sin más. Para luego volver a repetirlo en el próximo encuentro, en el que, seamos honestos, a mayor rivalidad… mayores los insultos serán. Desde cuando “el no saber controlarse, la poca educación y la ordinariez” es diversión…? A mí me enseñaron que el deporte era respeto tanto dentro como fuera del campo.

Sois borregos porque seguís defendiendo lo indefendible. Lo he dicho,  mi reproche no va contra el deporte, contra ningún tipo de deporte. Mi enojo es para con la sociedad que debería despertar y dar la espalda a este y otros tipos de manipulación al que estamos siendo sometidos. Nadie (tenga la profesión que tenga) debería recibir más dinero del que en realidad le hace falta para vivir si eso significa que a otro le va a faltar. Mucho grito contra este sistema, que no nos vale, que no nos representa, pero es que “esto” también forma parte del sistema. Llamamos corruptos a banqueros, empresarios, a los políticos que nos han engañado llevándose sobres y sobresueldos, y sin embargo aceptamos con “normalidad” las transacciones millonarias que se hacen a la luz del día frente a nuestras narices cada vez que un equipo puja y contrata “X” jugador, “X” piloto, etc. Y pregunto yo… que esto suceda  no es otro tipo de corrupción peor aún…? La de la propia sociedad que consiente y aprueba estas cosas…??

Tú, tú que me acusaste de demagoga (por mucho que yo te quiera) eres otro borrego. Eres otro borrego porque trataste de buscar un punto débil en mi discurso con la sola intención de tranquilizar tu conciencia… ¿?…  Yo creía que no te hacía falta.

No, claro que no me acuerdo cada minuto de mi vida de esos niños que en otro lugar pasan miserias. Tampoco me acuerdo cada minuto de mi vida que tengo fecha de caducidad y me voy a morir aunque yo no quiera morirme, y sin embargo esa es una realidad impepinable.

No me acuerdo todo el tiempo de estas cosas, pero si las pienso. La última no tiene solución por más que yo se la busque ni por mucho que otros me ayuden. Pero la primera sí. Se puede repartir lo mucho que tienen unos para que los que no tienen nada tengan posibilidad de vivir una vida digna, la que todos deberíamos tener, ni más ni menos. Esto no será posible mañana, ni pasado, porque desgraciadamente no estamos educados ni concienciados para ello, es lo que tiene el capitalismo, el individualismo. Yo prefiero decir “el egoísmo”. Pero tal vez si podrá ser posible cuando pase un tiempo. El tiempo que nos hace falta para educar y concienciar tanto a las viejas como a las nuevas generaciones que están ahí observando, escuchando, leyendo.

PD: Evidentemente La iglesia no salió indemne en este debate, pero ese ya es otro capitulo para otra entrada de este blog.  😉