Archivo de la categoría: CrÍtica Social

“A veces llegan cartas con sabor amargo…”

A veces llegan cartas con sabor amargo, con sabor a lágrimas… decía una vieja canción.

No sé si quienes  me leen la recuerdan o la han oído alguna vez, por las dudas aclaro que tiene otra parte más alegre donde habla de cosas bonitas. Menos mal, todo no iba a ser malo!

Estos días me han llegado cartas con sabor a mentira, con sabor a estafa y además con olor a podrido. Pero no soy la única, a ustedes también.  Eso es, ya lo han adivinado!! Hablo de la propaganda electoral, hablo de esos listados con nombres que (si nadie lo evita) nos han de representar en el Parlamento Europeo y en la Presidencia de la Comisión Europea!!

Yo hasta hace unos años ni me preocupaba cuando llegaban las elecciones fueran las que fueran: Autonómicas, generales, europeas… “- Para qué, para qué votar…?”…me preguntaba con gran hastío e ignorancia. Hastío porque gobernase quien gobernase todo parecía ir siempre mal y en el fondo (pensaba yo y escuchaba por doquier…) tanta culpa tenía el partido saliente como el partido entrante y viceversa. Ignorancia porque mi cerebro estaba colapsado de clichés tales como:

– Yo no entiendo de eso, no he estudiado para política…

– Ya tengo muchos problemas en mi vida como para preocuparme de estas cosas…

– Los políticos son ellos, que se las arreglen que para eso ganan buenos sueldos y roban otro poco…

– Lo que yo diga o piense no va a llegar a ningún lado. Solo soy un ama de casa, una dependienta…

Y así, cliché tras cliché (aún hay muchos más…) llegué al convencimiento de que la política era una cosa lejana, complicada, extraña. Hecha solo para personas muy listas e inteligentes. Pero que incluso entre los listos e inteligentes…se colaba siempre unos cuantos mentirosos y ladrones.  En todas las cestas… Ya se sabe… no?

Y así fue que pasé muchos años sin saber que política era lo que se vivía cada día en la calle, en cada casa, en cada puesto de trabajo, y que en ella participábamos tod@s queriendo o sin querer, ya que girar la cabeza para otro lado no evitaba que las decisiones tomadas por otros no afectasen tu vida sí o sí.

Pensando estas cosas creo que es fácil de adivinar que en  algunas ocasiones no voté. Y en otras cuando lo hice fue más por intuición que por convicción. Aquello no era lo mío… lo mío era trabajar, pagar el alquiler, tratar de llegar a fin de mes, no meterme en problemas, sacar a mis hijas adelante, lograr que fueran buenas personas…

“A veces llegan cartas con sabor amargo, con sabor a lágrimas…” dice esa vieja canción. Y yo digo que las cartas que estos días han llegado con sabor a estafa, a mentiras y olor a podredumbre… ya no me las trago, ya no me las creo y ya tampoco me las endosan porque no miro más hacia el otro lado. Ahora miro de frente al futuro que quiero para mi, para mis hijas y para quienes me rodean sean conocidos o no. Porque en este Mundo tod@s tenemos derecho a una vida digna con un futuro mucho más digno aún.

En las plazas del 15M aprendí que la palabra política no era tabú ni estaba maldita. Aprendí que la política no era algo reservado solo para unos cuantos y que se ejercía de abajo hacia arriba y no de arriba hacia abajo como todo este tiempo nos han obligado a tragar.  Aprendí que:  “política es hasta una barra de pan”.  Aprendí que mi voz era válida, y la tuya, y la del otro. Y que la de todos juntos llegaría a donde quisiéramos como un gran altavoz. Aprendí que los derechos se defienden. Cuando fui consciente de esto último sentí vergüenza, muchísima  vergüenza por haberme dejado robar tanto tiempo la voz, dejarme llevar  y ni siquiera haberme dado cuenta…

Hoy me siento más libre que nunca, y más dueña de mi misma que de los calcetines que llevo puestos. Y lo bonito de todo esto es que hay mucha más gente que siente lo mismo que yo y están trabajando muy duro para hacer que esta nueva actitud cambie las reglas del juego.

No será fácil, de hecho no lo está siendo. Pero si hay algo en lo que creo es en la honestidad y en la perseverancia de las personas que quieren/queremos (me incluyo) cambiar el sistema donde unos pocos tienen todo y unos muchos no tenemos nada. Y que conste que esto que digo no es envidia ni nada parecido, ojo!! Es simple sentido común porque todos debemos tener todo!!!

Llegan las Europeas y mucha gente no irá a votar.

– Unos porque han dejado de creer en esas personas mal llamadas políticas  (los políticos deben hacer “el bien”, no “el mal”) y optan por el trillado “todos son iguales”.

– Otros porque en su ideología está que votar significa reconocer que les entregas el poder a esos de arriba y por ende dejarse arrastrar a un sistema que en realidad hay que destruir, no perpetuar. *Ojo, que esto es muy matizable.

– Y ya por último quedaría un grupo de personas que carece de/la (o ni siquiera busca) información sobre que hacer o como participar en estos momentos de duda, de no tener claro para que sirve su voto ni a quien dárselo, y por ello se quedan en casa.

Yo no pretendo desde aquí decirle a nadie a quien tiene que votar.  Cada uno sabrá. Pero sí sé que yo voy a votar. Porque pasé del descreimiento, de la apatía y de la desinformación consentida e inoculada…  a tener ilusión para volver a votar de nuevo.

A mí este sistema actual tampoco me gusta, tampoco me representa, pero de momento es el único que tenemos y estoy convencida que para cambiarlo hay que actuar desde dentro sin dejar de pisar la calle, que es donde está el pulso verdadero de la vida.  Por eso voy a confiar en mis fuerzas y en las fuerzas de las personas que me rodean, las que desde abajo han sacado un programa electoral consensuado por gente de la calle, por dependientas y amas de casa, por taxistas y camareros, por médicos y enfermeras, por maestros y jubilados, por estudiantes y secretarias, por abogados y panaderos, por albañiles y cineastas… y por tantas y tantas gentes de otras diferentes profesiones, edades e idiosincrasias.

Algunas personas que tienen dudas me han preguntado que opción es la mejor…y yo no quiero dar siglas, no quiero que otros me “acusen” de convencer a nadie. Solo voy a responderles que miren a su alrededor, que se fijen donde ha habido un antes y un después. Que analicen donde está actualmente participando la gente de la calle, esa gente que va a las manifestaciones,  que para desahucios,  que ocupa bancos y son sacadas a rastras por la policía que obedece ordenes (de donde vienen esas órdenes..??). Me gustaría que quienes me preguntan se fijen en esa gente que no para de pedir y exigir justicia y democracia directa y participativa para tod@s, donde también estás incluido tu, que me lees…

Han nacido partidos políticos que no tienen dinero para enviar cartas a tu casa, (ni lo quieren). Pero tú tienes ojos para ver, oídos para escuchar y boca para hablar. Yo (de momento) no me he afiliado a ninguno, cierto, pero si persigo el mismo objetivo y por ello los acompaño en el camino.  Mi voto no será para la gente que quiere que gane su grupo. Mi voto será para el grupo que quiere que gane la gente.

El domingo 25 nuestro ALTAVOZ puede empezar a hacer caer los poderes financieros, esos que desde Europa nos han impuesto unas políticas completamente equivocadas, no te quedes en casa.

Salud, compañer@s.

 

“Tres años, y seguimos en las calles!!!”

Una semana después del “rumor”, al salir del metro, cuando ascendía del subsuelo al cielo… me quedé maravillada mirando la Puerta del Sol. Había nacido el 15M.”…

Esta es la frase con la que finalicé mi presentación como autora de este blog … y esta es la misma frase con la que quería comenzar a escribir hoy 15 de mayo del 2014. Con vuestro permiso voy a continuarla…

… Había nacido el 15M… y yo… por incrédula, por apática y por ser una de esas personas que pensaban que nada ni nadie cambiaría “las reglas del juego”… me había perdido ese momento. Lo bueno es que aún no era tarde para mí y por fortuna much@s no habían sido tan incrédulas ni apáticas. Delante de mis ojos parecían hormiguitas trabajando por doquier!!!

Al lado de la oruga de Sol un chico repartía folios en blanco mientras una chica pegaba sobre la cristalera los que la gente le iba entregando. Esos folios ya no estaban en blanco y como si de un pozo de los deseos se tratase podía leerse todo tipo de peticiones, preguntas, reivindicaciones, protestas, propuestas…

Otr@s llevaban cartones hacia el centro de la plaza. Donde con cuerdas y palos altos se elevaban varios toldos que daban sombra a las gentes que se reunían debajo. Unas estaban sentadas en el suelo formando grupos de debate donde se recogían las quejas de la calle, otros pintaban carteles, pancartas, algunos trabajaban en la estructura que días más adelante llegó a convertirse en una casi perfecta mini-ciudad con sus calles, casetas de campaña, lugares de trabajo y espacio comunes: servicios, cocina, biblioteca, guardería, etc…

Y así entre asamblea y asamblea nos convertimos en “Los Indignados”, para otros “los perroflautas”.

Han pasado tres años y no me corresponde a mí hablar en nombre del 15M (eso que vaya por delante). En todo caso solo puedo hablar por mí misma y contar mis reflexiones en base a las experiencias que he vivido como miembro de este movimiento. Mucho (y de todo) se ha dicho en este tiempo (no hay más que tirar de hemeroteca). Y hoy que estamos de cumpleaños no podía ser de otra manera. Pues bien… más claro el agua. Por más que nos han “matado”, tratado de desprestigiar, manipular y absorber… el 15M sigue vivo y en la calle, continuando con su espíritu pacífico y solidario que no quiere decir manso y atontado. Capisci…??

A mi propio “buzón personal” han llegado muchas preguntas, algunas con forma crítica, por ejemplo:   – “Que es y que quiere el 15M…?”

Y saben que..? Qué mientras unos cuantos buscaban la respuesta más apropiada (además de buscar también la manera de meternos entre rejas)… el 15M se convirtió en el hilo conductor que ha facilitado volver a relacionarnos los unos con los otros para concienciarnos de la realidad existente.  Y a las personas nos ha vuelto más personas, enseñándonos  a tocar tierra, poner freno y luchar todas juntas unidas y hacia adelante. Seguimos en la calle, en las plazas y en donde haga falta. Aprendiendo cada día a desaprender los vicios del sistema para volver a aprender a usar y exigir una verdadera democracia donde todas las personas sean libres y dignamente tratadas.

Seguimos en las calles.

PD: Gracias a todas y cada una de las personas que ha hecho posible el 15M. FELICIDADES, COMPAS!

“Con el fútbol hemos topado, amigo Sancho…” ;)

Viernes 2 de mayo, tarde de paseo por Madrid. Risas, alegría, visita al huerto-jardín de la casa de Lope de Vega. Foto aquí, foto allá, parada obligada para las cañas. Tapas escasas (todo hay que decirlo) pero la cerveza es buena, baja sola y nos quita la sed, así que seguimos callejeando la ciudad mientras el Sol se pone en Sol tras un recién restaurado Tío Pepe.

La charla es amena, la compañía es divertida y excelente.  🙂

–          ¿Cenamos algo…?

Y al poco estábamos los cuatro escudriñando la carta de una sidrería por Fuencarral.  (Los cuatro éramos una pareja amiga, mi chico y yo).  Sepia a la plancha, chorizo a la sidra, patatas bravas. De postre dulce de leche con flan y tarta de queso con arándanos… y regando todas estas exquisiteces una deliciosa botella de sidra natural, natural de la propia casa. Humm…

Todo maravilloso, a que sí…? Pues ahora viene lo mejor!!  Estábamos terminando de cenar cuando el tema de moda salió. Había aparecido durante el paseo, pero como tod@s coincidimos en la exageración del precio reventa de las entradas para la final Champions Real Madrid–Atlético… así se quedó y poco más se dijo, la verdad. Pero ahora, en aquel momento, sentados a la mesa y con el estómago calentito… los corazones henchidos de orgullo merengue salieron a jugar…  Que si deberíamos ganar, que si pin, que si pan… Que nos lo merecemos, que si tal, que si cual… Y, yo que no tengo nada en contra del fútbol pero sí tengo mucho en contra del circo mediático… tras un par de intervenciones y escuchar respuestas del tipo…

a)      No se pueden negar los puestos de trabajo que El fútbol genera…

b)      Bastantes problemas tenemos que soportar, también hay que distraerse…

c)       Pues díselo a los del Formula 1, a los actores, etc.  Muchos de ellos también ganan millones…

d)      A lo mejor tú crees tener una moral superior por decir ahora lo de esos niños pero seguro que no te acuerdas de ellos cada minuto de tu vida… Haces demagogia.

…la lié y no me pude callar.

Borregos, sois unos borregos. Sois borregos no porque os guste el fútbol, sois borregos porque permitís que el cerebro se os alinee de tal manera que ya muy pocos se preguntan dónde está el límite entre el deporte y el negocio, y estamos aquí hablando sobre aficiones que justifican (en general) sin rubor alguno las cantidades exorbitantes pagadas a sus jugadores favoritos, mientras que en otros lugares hay niños, o mejor dicho, familias enteras que no tienen nada que llevarse a la boca y les falta de todo, tan solo porque la gran mayoría de esa afición no se para a pensar en la obscenidad del tema.

Sois borregos porque cerráis los ojos y tomáis por costumbre repetir el mismo patrón en cada  Liga, Champions, Copa, Euro-copa, Mundiales o encuentros varios que para mí a estas alturas son todos igual. Os gritáis unos a otros, os insultáis, faltáis el respeto a vosotros mismos, a madres, hermanas, sin más. Para luego volver a repetirlo en el próximo encuentro, en el que, seamos honestos, a mayor rivalidad… mayores los insultos serán. Desde cuando “el no saber controlarse, la poca educación y la ordinariez” es diversión…? A mí me enseñaron que el deporte era respeto tanto dentro como fuera del campo.

Sois borregos porque seguís defendiendo lo indefendible. Lo he dicho,  mi reproche no va contra el deporte, contra ningún tipo de deporte. Mi enojo es para con la sociedad que debería despertar y dar la espalda a este y otros tipos de manipulación al que estamos siendo sometidos. Nadie (tenga la profesión que tenga) debería recibir más dinero del que en realidad le hace falta para vivir si eso significa que a otro le va a faltar. Mucho grito contra este sistema, que no nos vale, que no nos representa, pero es que “esto” también forma parte del sistema. Llamamos corruptos a banqueros, empresarios, a los políticos que nos han engañado llevándose sobres y sobresueldos, y sin embargo aceptamos con “normalidad” las transacciones millonarias que se hacen a la luz del día frente a nuestras narices cada vez que un equipo puja y contrata “X” jugador, “X” piloto, etc. Y pregunto yo… que esto suceda  no es otro tipo de corrupción peor aún…? La de la propia sociedad que consiente y aprueba estas cosas…??

Tú, tú que me acusaste de demagoga (por mucho que yo te quiera) eres otro borrego. Eres otro borrego porque trataste de buscar un punto débil en mi discurso con la sola intención de tranquilizar tu conciencia… ¿?…  Yo creía que no te hacía falta.

No, claro que no me acuerdo cada minuto de mi vida de esos niños que en otro lugar pasan miserias. Tampoco me acuerdo cada minuto de mi vida que tengo fecha de caducidad y me voy a morir aunque yo no quiera morirme, y sin embargo esa es una realidad impepinable.

No me acuerdo todo el tiempo de estas cosas, pero si las pienso. La última no tiene solución por más que yo se la busque ni por mucho que otros me ayuden. Pero la primera sí. Se puede repartir lo mucho que tienen unos para que los que no tienen nada tengan posibilidad de vivir una vida digna, la que todos deberíamos tener, ni más ni menos. Esto no será posible mañana, ni pasado, porque desgraciadamente no estamos educados ni concienciados para ello, es lo que tiene el capitalismo, el individualismo. Yo prefiero decir “el egoísmo”. Pero tal vez si podrá ser posible cuando pase un tiempo. El tiempo que nos hace falta para educar y concienciar tanto a las viejas como a las nuevas generaciones que están ahí observando, escuchando, leyendo.

PD: Evidentemente La iglesia no salió indemne en este debate, pero ese ya es otro capitulo para otra entrada de este blog.  😉

 

 

22M, MARCHAS DE LA DIGNIDAD!!

Cualquier cosa que pueda decir a estas horas ya está casi fuera de plazo.. me refiero a fuera de plazo para avisaros. Aunque ya se sabe.. “nunca es tarde si la dicha es buena!”… 😉

Las Marchas de la Dignidad han llegado a Madrid y he estado tan ocupada (junto a otr@s muchos compas) que ni siquiera he entrado a publicar una mínima nota por aquí. Error grande por mi parte, si señor, porque por más que mi voz sea diminuta y enana entre este Mundo tan gigante…tenía que haber venido a contaros eso que justo ahora mismo se está coreando en las calles…”SÍ, SÍ, SÍ, LAS MARCHAS DE LA DIGNIDAD YA ESTÁN AQUÍ!!!”…

Los medios han silenciado (en especial los grandes medios y ya me gustaría pensar que no ha sido a propósito pero creo que me equivocaría de lleno…) una delicatessen digna de cualquier mesa, pero bueno, no pasa nada, ya se sabe que donde comen dos comen tres, y así suma y sigue, especialmente en la casa de los españoles que últimamente hemos tenido que hacer más milagros que “aquel” con el reparto de los panes y los peces.

Dándole vueltas al asunto tal vez tengan razón…es decir… La noticia no es que existan estas marchas, la noticia es que el pueblo RECUPERE de una vez ya su DIGNIDAD y les demostremos que NO TENEMOS MIEDO.

Pues bien…no queda mucho más que decir, en breve tengo que salir corriendo para alcanzar la manifestación, así que me despido con un:

“Maríaaaaaaaa, Tomásssss, Petriiiii, Juannnnn… muchach@sssssss, sacad la sarten del fuego y salid a la calle, que la DIGNIDAD llegó y tenemos que ir tod@s con ella!!!” 😉

MANIFIESTO Y LEMAS DE LAS MARCHAS DE LA DIGNIDAD:

NO AL PAGO DE LA DEUDA
NI UN RECORTE MÁS
FUERA LOS GOBIERNOS DE LA TROIKA
PAN, TRABAJO Y TECHO PARA TODOS Y TODAS

En 2014 nos encontramos ante una situación extremadamente difícil, una situación límite, de emergencia social, que nos convoca a dar una respuesta colectiva y masiva de la clase trabajadora, la ciudadanía y los pueblos.
Millones de trabajadores y trabajadoras se encuentran sin empleo. Tener unas manos para trabajar; tener una carrera terminada; disponer de tu capacidad tanto manual como intelectual y no encontrar un trabajo digno es humillante. Se está desperdiciando el talento colectivo de una sociedad, hipotecando indefinidamente su futuro. Los trabajadores y trabajadoras no se merecen este atropello a nuestra dignidad colectiva.
Cientos de miles de familias han perdido su casa. No hay nada más inhumano que desalojar a una familia de su hogar, solo para alimentar la voracidad insaciable de unos banqueros sin escrúpulos. Banqueros a los que los estados siervos de la Troika alimentan a costa de empobrecer aún más a la clase trabajadora y a las personas más indefensas.
Mientras, la patronal, aprovechando el drama del paro masivo, aprieta las tuercas a la baja de los salarios y de las condiciones de trabajo a las personas que aún tienen un empleo. Trabajadores y trabajadoras que, ante la difícil situación, no pueden ni siquiera cuestionar su papel de meros explotados/as por el capital. El sistema intenta obligarnos a mostrar agradecimiento a los empresarios, convertidos por el sistema en benefactores de la sociedad. Es hora de repartir el trabajo y la riqueza, y que las personas trabajadoras puedan sentirse dueñas de su futuro.
Nuestra juventud no tiene posibilidad de forjar un proyecto de vida digno con las actuales políticas y se ve abocada a buscarse la vida en el extranjero como antes hicieron nuestros padres y abuelos.
Decimos no a un sistema patriarcal que nos arrastra a épocas del pasado, quitándonos el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, negándonos la capacidad para decidir sobre si queremos o no ser madres, provocando la vuelta a los hogares para dedicarnos a la crianza.
Estamos sufriendo las políticas ejecutadas por el gobierno del PP al dictado de la Troika (Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo y Comisión Europea), consistentes en el robo de derechos y el empobrecimiento generalizado de la mayoría social. Estas políticas que se fundamentan en el pago de una Deuda ilegítima que no han contraído los ciudadanos y ciudadanas, son producto de la especulación bancaria y los excesos de los distintos gobiernos.
Privatizan lo rentable mientras nos recortan el presupuesto en salud, educación, dependencia, transportes públicos, agua, energía, comunicaciones, servicios sociales, etc.., lo que redunda negativamente en nuestros derechos ciudadanos. Se ríen de nuestros mayores que sufren una enorme pérdida de su poder adquisitivo, mientras ven como sus ahorros de toda la vida están secuestrados por la estafa bancaria de las preferentes y otros productos financieros delictivos.
El gobierno del PSOE, con el apoyo del PP, modificó el artículo 135 de la Constitución para que se priorice el pago de la deuda frente a los derechos y necesidades de las personas. Lo justificaron diciendo que habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades y que había que ser austeros y, por tanto, era imperativo recortar el déficit. Sin embargo, no ha habido ningún recorte a la hora de inyectar decenas de miles de millones de euros para salvar a los bancos y especuladores.
Están aprovechando la crisis para recortar derechos. Estas políticas de recortes están causando sufrimiento, pobreza, hambre e incluso muertes y todo para que la banca y los poderes económicos sigan teniendo grandes beneficios a costa de nuestras vidas.
Porque nos han robado la libertad. Al capitalismo le sobran las libertades y los derechos de la mayoría social. Es un sistema que busca exclusivamente el beneficio privado de unos pocos y que nos lleva inexorablemente a una catástrofe medioambiental y social de alcance incalculable.
Para la mayoría social esta crisis-estafa está significando un gigantesco drama humano. Sin embargo, para una insignificante minoría supone un gran negocio. Y cuando se protesta, siempre obtenemos la misma respuesta: la represión y criminalización del sindicalismo de clase y de los movimientos sociales. Es un sistema que necesita la represión para mantenerse y que debe ser superado con la lucha en la calle.
La descomposición del régimen surgido de la Constitución del 78 se hace evidente debido a los mismos elementos presentes en su nacimiento, el cual tuvo lugar en contra del pueblo, está corroído por la corrupción y no tiene ninguna legitimidad. Los derechos y libertades nos han sido robados para favorecer los intereses de una minoría y asegurar sus beneficios, los mismos que nos han llevado a este estado de excepción social, a base de desmantelar la educación y la sanidad públicas, de reducir drásticamente las pensiones de nuestros mayores, de apoderarse de nuestras viviendas y de cerrar empresas, y despedir a miles de trabajadoras y trabajadores.
Los distintos Gobiernos se sitúan fuera de la legalidad, convierten en negocio los derechos que tanto costaron conquistar y sustentan la corrupción, un hecho generalizado pero no independiente del sistema económico, que forma parte de la estructura misma de esta sociedad y es indispensable para su desarrollo. Tanto los corruptores como los que se dejan corromper forman parte de este sistema injusto de producción y distribución de la riqueza.
Llamamos a los pueblos a que ejerzan su soberanía, alzando su voz de abajo arriba, democráticamente, para construir un proceso constituyente que garantice realmente las libertades democráticas, el derecho a decidir y los derechos fundamentales de las personas.
Desde la MARCHA DE LA DIGNIDAD 22M, consideramos que es importante articular una movilización unitaria, masiva y contundente contra las políticas que atentan contra los derechos humanos y la justicia social.
Una movilización contra el pago de la deuda, por el empleo digno, por la renta básica, por los derechos sociales, por las libertades democráticas, contra los recortes, la represión y la corrupción, por una sociedad de hombres y mujeres libres, una movilización contra un sistema, un régimen y unos gobiernos que nos agreden y no nos representan.
Exigimos, por tanto, que se vayan. Que se vaya el Gobierno del PP y, también, todos los gobiernos que recortan derechos sociales básicos, todos los gobiernos que colaboran con las políticas de la Troika.
Por eso hacemos un llamamiento a llenar de dignidad y rebeldía la capital del Estado español, Madrid, el 22 de Marzo. Ese día llegaremos columnas de todas las latitudes de la Península a Madrid y convocamos a los madrileños y madrileñas a salir a la calle e incorporarse a esa gran movilización de la mayoría social.

PAN, TRABAJO Y TECHO
A LA CALLE!!, QUE YA ES HORA

“El cliente siempre tiene la razón!!!” ;)

Llegan las rebajas Coca Cola… o mejor dicho, llega el anuncio menos esperado de todos. Uno que no trae chispa y mucho menos la alegría a la vida… Uno que habla de reestructuración en las plantillas, de recolocaciones, despidos y de cierre de fábricas.

En que se traduce todo esto…? En un ERE que cuando ha saltado a los medios ha informado de 1253 puestos afectados donde 481 trabajadores serán (supuestamente…) recolocados pero los 772 restantes ya se sabe que irán (como vulgarmente se dice…) “de patitas a la calle”. Esta empresa cierra en pleno y satisfactorio rendimiento cuatro de sus once fábricas en España: Alicante, Colloto (Asturias), Palma de Mallorca y Fuenlabrada (Madrid).

No es el primer ERE (y desafortunadamente tampoco será el último) que asola y amenaza las vidas de muchas familias. Pero sí es un ERE (bajo mi punto de vista…) diferente a otros y esto lo digo basándome tan solo en el hecho de que esta empresa fabrica la bebida más famosa del Mundo. Alguien lo duda…? Y no digo la más consumida, que también podría ser. Digo la más famosa porque incluso hasta los pocos que no la consumen sin embargo sí tienen en sus mentes referencias o reminiscencias de la misma.

Coca Cola ha traspasado fronteras. Ha inundado los comercios. Ha creado (o al menos lo ha pretendido…) una filosofía de vida. También se ha colado en nuestros hogares alguna vez como mínimo y en los hogares de la gran mayoría lo ha conseguido cientos o incluso miles de veces… Yo me confieso. Me encanta esa bebida. No lo puedo evitar!! Pero no voy a permitir que me engulla cual tonto que no sabe pensar. Porque sí Coca Cola con todo su “parafernalia” y merchandising es comparable a Goliat… deberíamos darnos cuenta de que en cada uno de nosotros se esconde un David.

Desde el pasado miércoles 22 (día que saltó la noticia a las calle) los propios trabajadores han lanzado una campaña boicot al consumo de los productos que produce esta marca.
Hoy viernes 31 de enero a las 07:00 de la mañana tras varias reuniones fallidas y paros temporales se empieza la huelga indefinida en la planta de Fuenlabrada. El lunes será en Alicante. Los trabajadores realizaran diferentes acciones para manifestar su desacuerdo con el ERE y por supuesto pedir que sea retirado y no se cierren las fábricas ni haya pérdidas de puestos de trabajo. Y siguen insistiendo en el boicot a los productos.

Como escribí renglones arriba… Este ERE sí puede ser diferente a otros. Este ERE puede que  esté cargado de una simbología mucho más poderosa que tres o cuatro Goliats juntos…

Yo te pregunto… tú eres David…?

productos coca cola

Porque “SEMOS ASÍN”…

 

Yo me parto y me mondo con ciertos debates/comentarios que he  visto en la red este día de hoy. Criticas por aquí y abucheos por allá porque algunos han puesto en sus perfiles de Face, Wasap, etc, un cartelito de color amarillo en protesta por los abusos políticos y tal…

Y que sí, que es verdad, que poner una fotito o un color cualquiera (en este caso amarillo) no va a hacer que nuestra enmarañada y corrupta casta política deje de cometer las tropelías que están haciendo, ni el elenco del gobierno se va poner colorado siquiera y por supuesto nadie va a dimitir, etc, etc, etc… pero es que tampoco los lazos rosas devuelven la vida a las personas que han muerto de cáncer, ni los de color malva/violeta evitan la violencia de género, ni el rojo acabó con el SIDA… Estoy diciendo algo que no sea cierto…???

Ahora bien… nadie protesta si en mi perfil pongo uno de esos lazos rosa, malvas o rojos, al contrario, puede ser que tal vez me traten con más respeto e incluso lleguen a pensar que soy una persona comprometida, solidaria aunque nadie me conozca de nada… Entonces… por qué tanto lío/revuelo, y además… por qué tantas risas y burlas hacia las personas que se han puesto el cartelito amarillo…???

Porque “SEMOS ASÍN”…  Sí, así somos. Cómo somos…?? Te lo responderé luego.

Que sí, que yo también lo pienso, que lo que hay que hacer es implicarse en el cambio que todos queremos, pero implicarse de verdad y asumiendo sus consecuencias.

Para cada una de todas las protestas que diariamente salen de nuestra boca hay colectivos implicados tratando de visibilizarlas y no se queden en eso, en meras protestas.

Un ejemplo:

Nos impusieron en Madrid la obligación de pagar un euro por cada receta. No es que yo no quiera contribuir a la recuperación del país… es que lo que no quiero es que me roben, señores!!!! Como iba yo a pagar un euro de más por cada receta si ya cada mes aporto lo que se corresponde a la Seguridad Social..?!?!?!  Pues eso, me enteré bien del asunto y cuando tuve que ir a comprar medicinas me negué a pagar ese euro de más y rellené con santa paciencia las hojas que le solicite a la dependienta farmacéutica para tal efecto. Sí, tenía consecuencias (o eso decían). Se supone que esos documentos llegarían a la Conserjería de Sanidad y al tener constancia de tus datos te podían poner una sanción administrativa que resultaría en pagar un recargo del 20% de la cantidad demandada, es decir, el euro que yo no quería pagar se podía llegar a convertir en 1’20€.

Dicho así no parece una gran protesta, sigo.

Muchas personas (sobre todo los mayores) pagaron ese € de más porque se acojonaban al tener que dejar constancia de sus datos privados. Otros con tal de no rellenar nada y no perder tiempo (eran tres hojas si no recuerdo mal) entregaban la monedita aunque salieran berreando de la farmacia. También estaban los que pensaban que al final les acabaría llegado la sanción y a la larga les saldría la cuenta peor, con lo que pagaban incluso pensando que ya de entrada se ahorraban 20 céntimos… Y bueno, como no, también pagaban el € aquellos que se pasan la vida resignados  (los que yo llamo sin sangre, sin memoria, sin voz…) y por esa resignación tragan todo lo que se venga encima y callan sin más.

Hablaba antes de esos colectivos que tratan de visibilizar nuestras protestas. Pues bien, además de no pagar yo ese € de más…  participé en acciones informativas con otros compañeros donde se paraba a la gente de la calle explicándoles que significa aquel asalto y como podían evitarlo, entregué folletos con la información necesaria, pegué carteles, alenté a todo el que pude contándole mi experiencia y por supuesto no me cansé de denunciar  el tasazo del euro por receta en cualquier lugar que pudiera hacerlo.

Resultado…??? Gracias a las personas que no se dejaron acobardar por tener que entregar sus datos,  gracias a los que “perdieron” su tiempo en las farmacias rellenando aquellas tres hojas, gracias a los que prefirieron arriesgar a que les llegara la sanción a pasar por el aro,  gracias a los que sí tuvieron sangre, memoria y voz, gracias a todos los que participaron en las múltiples y diferentes movilizaciones  y acciones ya fueran en el propio barrio o en la ciudad… GRACIAS  a tod@s ell@s es que finalmente se logró la lucha y el Tribunal Constitucional suspendió esta canallada.

Ósea, hizo falta mucho más que poner un cartelito en nuestro perfil de Face, de Twitter, de Wasap en rechazo al tasazo, está claro, pero tampoco hizo daño ponerlo, y si servía (así lo quiero ver yo…) para que nos diéramos cuenta al mirarnos unos a otros que éramos muchos los que pensábamos lo mismo y esa constancia ayudó a otros cuantos a concienciarse con la protesta y a sumarse a las acciones.

A lo que voy… que en Spañistán  “SEMOS ASÍN”… somos burlones, amigos de señalar con el dedo y de criticar sin conocer al vecino, y digo esto por los chascarrillos y demás “comentarios”  a favor o en contra del amarillo…

Yo no he puesto el cartelito, no me hace falta pues de sobra llevo ya a cuestas el San Benito de todas mis protestas en las calles y también en las redes, pero tampoco me disgusta, ni crítico, ni rechazo abrir el Face o el Wasap y ver todo inundado de amarillo…

Ahora bien, constructivamente sí diré:

Te prefiero consciente y no abotargado, te prefiero salvaje y no acostumbrado, te prefiero piel con piel y no sólo tecleando.

Te prefiero con sangre, te prefiero con memoria, te prefiero con voz y si hace falta hasta gritando.

Te prefiero en la calle, te prefiero en la mani, te prefiero con una pancarta o con el puño en alto.

Felices fiestas a tod@s, sí, pero sin perder el norte.

Me encantaría poder desear “FELICES FIESTAS” y que todo el mundo sin diferencia se sintiese reconfortado al leer o al escuchar estas palabras.

Pero no, no es ni será así. Hay mucha gente que lo está pasando mal (siempre hay quien esté peor que uno mismo) y aunque en el fondo de su corazón los que me conocen sabrán que mi deseo es sincero y nada hipócrita… probablemente muchos y muchas me sonreirán con amargura, y pensarán o me responderán con uno de esos chascarrillos sabor agridulce porque sus fuerzas están gastadas, porque sus ánimos no son los que eran y porque el camino que queda por delante se hace (como poco) incierto, muy incierto.

De niña, cuando empecé a darme cuenta que esto de la navidad era un virus de alegría contagiosa que se repetía una vez al año deseaba con gran ilusión que llegasen esas fechas, y no porque en mi casa las fiestas fueran fastuosas ni abundantes en cuanto a comida y otros menesteres sino porque deseaba que por una vez todo se cumpliera de verdad.

Recuerdo el habitual comentario malhumorado e irónico de mi padre diciendo que todo era un montaje consumista (él simplificaba diciendo que todo era una mierda…) y a mi madre por otro lado respondiendo con una exclamación “-Jesús, hombre, no seas así, son las fiestas…!”.

Desde mi extraordinaria inocencia (muyyyy extraordinaria) yo miraba a uno, miraba a otro, luego miraba a mis hermanos (todos más pequeños que yo) y deseaba con mucha fuerza que ese año en mi casa se hicieran realidad las películas de la TV, los escaparates de las tiendas y todos esos buenos deseos que escuchaba de boca en boca cuando estaba en el medio de ciertas conversaciones…

Pero no, año tras año el deseo no se cumplía, por los motivos que fueran en mi casa no había árbol de navidad como el de Central Park (ni siquiera en la huerta…), ni portal de Belén por más que las muñecas de Famosa fueran todas en fila india, ni tampoco había mesa con mantel de hilo blanco ni platos de brillos dorados. La comida siempre fue sencilla (un día más salvo por el agregado de los turrones y las peladillas) y los camellos de los reyes magos no sé por qué extraña razón descargaban siempre los regalos más esperados en la vivienda de alguna vecina solidaria.

En casa: bragas, calcetines y el chándal que me vestiría gran parte del año.

No me quejo. Hoy sé que recibí mucho. Menos que otros niños pero más que otros cuantos.

Pero luego, cuando fui más grande y supe cómo iba todo… dejé de pedir deseos y juré cual Escarlata O’Hara que nunca nadie me quitaría la ilusión de las navidades, es decir… me la fabricaría yo misma!! Juré que nunca dejaría de poner árbol de navidad, que a mis futuros hijos les llevaría a ver a Papa Noel. Que sus cartas de los Reyes Magos tendrían como premio lo más esperado y que la comida esos días sería más abundante, más deliciosa y además toda ella puesta sobre una preciosa vajilla (sueño de toda mujer hacendosa…)…

Los años pasaron y la vida me enseñó muchas cosas. Por ejemplo que nunca debes jurar aquello que no podrás cumplir, más que nada aquellas cosas que no dependen sólo de ti… jajjaja …(aquí mi risa es un tanto singular…) y en especial que mi padre tenía razón a pesar de que mi madre le llamara la atención en cuanto a su vocabulario… jajjajajjaja…(aquí mi risa es una carcajada…).

No voy a ser yo quien demonice las fiestas navideñas pues ya lo hacen otr@s much@s (a los que no les faltan razones) y tampoco quiero caer en los típicos tópicos que tod@s ya conocemos. Pero si voy a demonizar a esa cultura (mal llamada cultura…), a esos medios, a esa propaganda, a esa partida de impresentables (mi padre diría aquí otra “palabra” más sincera…) que se encargan de inculcar, de motivar, de incrustar el consumismo en el cerebro de muchas personas.

Decir “consumismo” es igual que hablar solo de la punta del Iceberg que se oculta bajo el mar y por ello hasta aquí voy a dejar el tema por hoy. Se me ha hecho demasiado larga esta entrada del blog y no quiero aburriros excesivamente…

Por si alguien lo duda… yo no digo no a la navidad, tampoco digo que no las celebraciones y mucho menos digo que no a las ilusiones en especial a las de los niñ@s… pero si digo que no a la manipulación de los sentimientos y de la realidad que nos rodea.

No se puede ser feliz del todo ni en esta época del año ni en ninguna otra cuando miras a tu alrededor y ves tantas necesidades sin cubrir… y no hablo de caprichos. Hablo de NECESIDADES. Necesidades tan básicas como lo son la vivienda, un trabajo, pero trabajo digno (entiéndase: ni precario, ni de esclavos), la sanidad universal y de calidad para TODAS las personas, el acceso a los estudios que se ha vuelto prohibitivo para aquellos que no tengan una clase social alta (mal llamada clase social alta, yo pensaba que “tener clase” era otra cosa…) o una cuenta bancaria repoblada de ceros a la derecha…

No, no se puede ser feliz ni en esta época del año ni ninguna otra viendo como vemos día sí y otro también la continua caída de los derechos que tanto costó a nuestros abuelos y padres GANAR para nosotr@s. No, no se puede permitir que toda esa lucha que se cobró la libertad, la sangre y la vida de much@s personas que lucharon por sus derechos, LOS TUYOS, y los míos haya caído actualmente en el olvido o peor aún… en el sillón de la comodidad o la cobardía de aquellos que prefieren mirar hacia otro lado…

Bueno, a lo que iba cuando empecé a escribir y es que me pierdo en mis propias reflexiones… es que hay tanto que reflexionar, os habéis dado cuenta…? verdad…??

Felices fiestas a tod@s, sí, pero sin perder el norte.

“UNO PUEDE IRSE PERO NO HACERSE”

Pensaba que mis comienzos en esto de ser bloguera iban a ser más fáciles… y saben por qué…? porque desde que recuerdo tengo esta mala costumbre, la de escribir. La de relatar aquellas cosas que veo, que siento, o a veces hasta las que me cuentan para que sirvan a tal efecto, de cuento. Y claro, con eso de que a veces escribo más de lo que incluso en ocasiones hablo por los codos pues estaba bastante confiada.

Si yo escribo hasta debajo del agua!!!

Retomando el inicio de mis palabras: pensaba que iba a ser más fácil y quería que mi primera entrada tuviera alguna temática especial. Y claro, ahí me perdí… Por falta de temas…?! para nada, hay tanto donde elegir que me quedé sin saber por cual empezar!!!!

Cuando recibí la invitación de este periódico para estrenarme con ellos en este del mundo del blog confieso que por unos días no salí de mi asombro. Y es que por más que participo en las redes sociales (como casi todo hijo de vecino)  y… opino por aquí, comento por allá, debato en el otro lado y rebato hasta perder la noción del tiempo… aún así pensaba que mis opiniones/comentario/debates y rebates se iban a quedar ahí y poco más.

Y bueno, que decir…?! pues puede que este sea ese “poco más” y sinceramente no sé hasta donde podrá llegar pero… aquí estoy, ya decidida a comenzar.

No tengo un tema especial, ni siquiera es original pero llevo unos días escuchando alabanzas y elogios sobre cierta publicidad y si guardo silencio un minuto más… de hoy no pasa que se me corte la digestión. Así que lo voy a decir…

El anuncio de Campofrío es UNA PORQUERÍA. Sí, lo repito… UNA PORQUERÍA!!!! y que quede bien claro que no estoy en contra de la navidad ni de las buenas intenciones de las personas que quieren ayudar por estas fechas (aunque todo esto tiene muchos matices…).

De lo que estoy en contra es de que por medio de una “gran” marca (lo de gran le queda grande, la verdad…) se pretenda (aparte de vendernos sus productos y eso es lo único “licito” que les voy a permitir…) LAVARNOS EL CEREBRO CON LA MARCA SPAÑISTÁN… y es que hay que ser demasiado MOÑAS, ÑOÑAS, COÑAS y beberse todas las CAÑAS del Mundo para no darse cuenta que nos quieren así de conformistas, de acostumbrados, de abotargados, de alelados, de “ni fríos-ni calientes”, de tontainas, de zoquetes, de simplistas pensando que a pesar de todo está bien reírse de uno mismo, en su defecto de la crisis, en plan “a mal tiempo buena cara”.

Y que no, que tampoco estoy en contra de la risa ni del buen humor, que a mí la Chus me encanta, sabedlo. Ni tampoco estoy en contra de ser positiv@ a pesar de la que está cayendo. Ni de la auto-critica por más que sí denuncio que aquí es completamente autocomplaciente.

Lo que me repatea es que nos tomen por tont@s y nos LAVEN EL CEREBRO SUBLIMINALMENTE con eso de “que buenos somos los españolitos”, “que bien vivimos en nuestro país con nuestras costumbres, defectos, defecaciones y tal”… y por si fuera poco eso de “UNO PUEDE IRSE PERO NO HACERSE”, es decir, vete ahora pa’que no seas una carga, búscate la vida, de paso nos mandas divisas y luego cuando ya seas un hombre/una mujer de provecho regresa que eres Español, no de donde te han matado el hambre.

Ya está dicho. Buenas noches.