Jubilados hasta los dientes

Cine de evasión y vehículo concebido para el más puro divertimento, RED, siglas que responden a Retired Extremely Dangerous (en la lengua cervantina: Red de Espías Desactivados), resulta, puestos a contextualizar, una película más que “oportuna” en estos tiempos que padecemos de reflexión pensionista.

Basada en la novela gráfica del mismo nombre, con la que al parecer no guarda fidelidad eterna -lo habitual en estos casos-, trata de un grupo de ex agentes de la CIA en plena jubilación que vuelven a las andadas cuando desde “arriba” se ordena que asesinen a varios de ellos.

Acción multiplicada por diez, esta auténtica parodia del subgénero conspiranoico y de espías de toda la vida tiene como principal y prácticamente único reclamo a un puñado de actores consagrados, que van desde el propio Bruce Willis (se confirma: carroza pero en buena forma), protagonista cuasi absoluto de esta cinta firmada por el alemán Robert Schwentke, hasta Morgan Freeman, John Malkovich y Helen Mirren; y se completa con solventes intérpretes como Karl Urban y la atractiva Mary-Louise Parker, musa de la marihuana en la serie Weeds.

Para resumir RED en clave culinaria, podríamos poner en un bol una gran porción de Cowboys del Espacio, varios trozos de las sagas Misión Imposible, Bourne y James Bond, y una pizca (muy pequeña, a ser posible) de Cocoon. Batirlo todo y al gusto. Entretenida. Para pasar un buen rato frente a la pantalla sin más pretensiones y olvidarnos de la agobiante cotidianidad…

Publicado el por Fran Domínguez en Cine, Críticas ¿Qué opinas?

Añadir comentario