El dios y su martillo

Chris Hemsworth (Thor) y Anthony Hopkins (Odin)

Chris Hemsworth (Thor) y Anthony Hopkins (Odin)

Thor supone otro botón de muestra del inagotable material que los cómics están proporcionando al cine y antesala de otros proyectos más ambicioso de la factoría Marvel.

El filme, que toma el nombre del conocido dios nórdico convertido en superhéroe, resulta a grandes rasgos entretenida, en especial su primera parte, que nos traslada al mítico mundo de Asgard, donde Thor vive con su padre Odín y con su pérfido hermano Loki, amén de amigos, familiares y demás lugareños.

Es allí, precisamente, donde discurren las escenas más logradas de la cinta, ligadas casi siempre a unos convincentes efectos especiales y, sobre todo, con un cierto tufillo shakesperiano que tiene su puntito en un contexto sideral y que viene a explicar el porqué de poner la cinta en manos de un tipo como Kenneth Branagh (Hamlet, Enrique V, Mucho ruido y pocas nueces…).

Sin embargo, la trama cojea cuando Thor, a la sazón el cachas Chris Hemsworth, deambula por la Tierra sin su inseparable martillo y de la mano de la sin par y pródiga Natalie Portman -2011 es, desde luego, su año-, que ejerce aquí de científica y a quien acompañan un nada desdeñable reparto, entre los que se hallan Anthony Hopkins, Stellan Skarsgard, Idris Elba y Rene Russo.

Poco equilibrada pero se deja ver…

Publicado el por Fran Domínguez en Cine, Críticas ¿Qué opinas?

Añadir comentario