Intriga, acción y taxis

Otra pica en Flandes del cine patrio en Estados Unidos. El catalán Jaume Collet-Sierra (La casa de cera, La huérfana), con dinerito de Hollywood (que para eso tienen parné de sobra), ha conseguido que la taquilla yankee se embelese, no sin razón, por Sin identidad, un filme que aunque no aporta nada que no hayamos visto en el género del thriller, sí que desempolva con clase, maneras y sapiencia el estimulante aroma del cine de intriga de toda la vida, el de las buenas películas de espías y el gestado en la lúcida mente del ínclito Alfred Hitchcock. Pero, sobre todo, Sin identidad recuerda al Frenético de Roman Polanski, si bien aquí Harrison Ford es sustituido por un no menos genial Liam Neeson, en el también papel de un desesperado doctor perdido en un país que a priori no conoce. Un ritmo ágil y trepidante acompaña a una cinta que, pese a su amplio metraje, se deja ver de un tirón de principio a fin, con un elenco de artistas de probada eficacia, como los ya curtidos en mil batallas Bruno Ganz y Frank Langella y las emergentes Diane Kruger y January Jones, (conocida por la serie Mad Men, en la que interpreta a la esposa de Don Draper). Un gélido Berlín, ciudad en la que se desarrolla la trama, aporta el suficiente ambiente gris para subrayar la trama, en la que el director español parece tomarla vivamente con los pobres taxis, vehículos que, junto algún que otro personaje, maltrata sin ton ni son…

Publicado el por Fran Domínguez en Cine, Críticas, Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario