Bárbaros de pacotilla

Si echamos de menos a Schwarzenegger, es que algo va mal… El remake de Conan, el bárbaro no solo nos deja estupefacto y con cara marmórea, como si nos dieran una patada en la entrepierna, sino que, además, y ahí está la cuestión, se carga en un plis plas cualquier intento de revitalizar un subgénero del cine fantástico, como el de hechiceras, guerreros y princesas en apuros, que en los años 80 dejó magníficos ejemplos con presupuestos modestos pero con la suficiente imaginación. No solo las dos entregas del Conan del exgobernator, sino películas como El señor de las bestias o Lady Halcón, por mentar unas cuantas, contribuyeron como pocas a realzar este tipo de cine, sin que ahora, en los albores del siglo XXI, tenga solución de continuidad, a juzgar por lo que estamos viendo por ahí. Citar, para ejemplificar lo dicho, dos fallidos productos recientes: En tiempo de brujas -con un peludo Nicolas Cage- y Solomon Kane -basado en otro de los personajes emanados de la mente de Robert E. Howard, el padre literario de Conan-. Pura exhibición de efectos especiales, 3D y demás parafernalia técnica que no consiguen conectar con el público, y que sacrifica o maltrata lo más importante: la historia que se quiere contar. Y es que el Conan de ese cachas hawaiano llamado Jason Momoa se hunde por todos lados, empezando y terminando por la madre del cordero: un guión de pena, deslavazado e insulso, que flaquea por acá y acullá, sin que la trama -entre simplona y perdida- enganche a un espectador ávido de sumergirse en la Era Hiboria. Aún recuerdo con nostalgia a ese conancito pequeño (con careto de Jorge Sanz), que se queda solo en la vida, esclavizado (recuerden, su “madre” pasaba por ser  Nadiuska), tirando de una rueda de molino, para luego, con el lógico salto temporal, tornarse en el amigo Arnold, que por entonces presumía de Míster Universo. Claro, el director del cotarro se llamaba John Milius, y no Marcus Nispel, quien tiene querencia, por cierto, en esto de las revisitaciones fílmicas -lo hizo ya con Pathfinder y con Viernes 13-. En definitiva, y para acortar la cosa, otro fallido intento de barbarización. Que el dios Crom nos coja confesados…

Publicado el por Fran Domínguez en Cine, Críticas, Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario