Apocalipsis patrio

La verdad es que al cine español poco le ha interesado el subgénero apocalíptico (más que nada por la falta de maldito parné para afrontarlo). Esta vis catastrofista resulta mucho más del gusto estadounidense, país que está empeñado cíclicamente en cargarse en la gran pantalla (y a veces casi también fuera) el mundo en que vivimos ya sea a través de marcianos, epidemias, meteoritos, insectos o alguna que otra plaga de dimensiones bíblicas; por eso, Fin -escuetísimo, pero muy apropiado y cinematográfico nombre- supone una cierta novedad en el panorama patrio, bastante escaso de producciones de tal tipo en su bagaje. Estamos pues, y aquí radica uno de sus aciertos, ante una película que abomina de las aclaraciones y de los subrayados para explicar la génesis del fin del mundo que se cuenta, lo que la engarza de paso en nuestra tradición más surrealista, con Buñuel a la cabeza. Desde ese punto de vista la cinta sube enteros, manteniendo más o menos el tipo hasta el final, si bien en el apartado técnico flaquea un tanto. La historia es sencilla: un grupo de amigos cuasi cuarentones se reúne después de 20 años en una casa en la montaña la noche del día de San Lorenzo, con las famosas Perseidas (la famosa lluvia anual de meteoros) en el ambiente. A partir de ahí, suceden extraños fenómenos con sorprendentes desapariciones. Fin, basada en una novela de David Monteagudo, logra algo que es primordial en este tipo de filmes: entretener, manteniendo el misterio, aunque en ocasiones este empeño en la película se ve sometido a ciertos altibajos. Del reparto de esta cinta dirigida por Jorge Torregrossa hay que quedarse con un convincente Daniel Grao y con la cada vez más inconmensurable Maribel Verdú (y eso que aquí no exhibe tanto sus cualidades interpretativas), aparte de la prometedora Clara Lago. Los demás actores, correctos, incluido el modelo Andrés Velencoso, y poco más. En definitiva, un producto español que no desentona mucho (y más en estos tiempos de profecías mayas) en su cometido de evasión.

Publicado el por Fran Domínguez en Cine, Críticas, Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario