Cocina fallida

Obvia decir a estas alturas que la gastronomía y el cine forman un maridaje perfecto. Sobran ejemplos de todos los colores y sabores, la mayoría geniales, de esta simbiosis entre dos de los grandes placeres de la vida (La gran comilona; El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante; Comer, beber, amar; por mentar algunos). La última aportación al subgénero fílmico culinario -en su vertiente humorística- que ha llegado a la gran pantalla toma el nombre de El chef, la receta de la felicidad, producto que naufraga de manera flagrante desde su propia manera de concebirse y que parte de la disyuntiva -no resuelta- de ejercer de parodia o de comedia ligera, tesitura dubitativa que, lógicamente, lleva al fracaso. La historia, que dirige Daniel Cohen, no entra en el limbo de la originalidad (un peculiar aspirante a chef que logra una oportunidad en un establecimiento dirigido por un prestigioso cocinero amenazado con el cierre de la franquicia por no adaptarse a los nuevos tiempos) y parece una discreta copia humana de Ratatouille, genial filme de animación que a grandes rasgos narra lo mismo que la mentada cinta pero con infinita más gracia. De este caldero al fuego se salva un Jean Reno al que le van los papeles cómicos (más que nada por su pinta de serio), y que condimenta (apenas una pizca) el otro protagonista de la película, el popular humorista francés Michaël Youn (para los versados en papel cuché, conocido en España por sus amoríos con la Pataky). Defrauda, además, la presencia -efímera- de Santiago Segura, en la piel de un experto español en cocina molecular, quien -como curiosidad- en la versión doblada al castellano habla incomprensiblemente con deje galo (qué cosas). El chef, la receta de la felicidad resulta un fallido intento de hacer reír en grandes cantidades a pesar de contar con los ingredientes necesarios para elaborar un buen plato: el mundo de la alta cocina, los egos en los fogones, las innovaciones gastronómicas… Me temo que habrá que esperar a un mejor bocado.

Publicado el por Fran Domínguez en Cine, Críticas, Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario