Disección a Hitchcock

Un fotograma del filme

Un sencillo ejercicio de cinefilia para disfrutar sin mayores pretensiones. Así es Hitchcock, el biopic parcial del genial maestro del suspense encarnado por un forzadamente orondísimo Anthony Hopkins y que nos muestra al célebre director británico en el cénit de su carrera, cuando rodó una de sus obras más sublimes y, desde luego, la más fetiche, Psicosis. El filme, dirigido por Sacha Gervais y basado en el libro Alfred Hitchcock and the making of Psycho, de Stephen Rebello, incide en la figura del insigne cineasta, en sus manías y en su particular carácter, más que en el propio rodaje de la mítica cinta, que sirve como evidente Macguffin -aplicando la propia terminología hitchkoniana– para explorar las pulsiones de este personaje egocéntrico e inseguro pero fundamental en el universo del séptimo arte y en la propia consolidación del lenguaje cinematográfico. Desde este punto de vista, la película se deja ver de un tirón, porque disecciona -aunque sea levemente- a un director intergeneracional, cuyo legado salpica de fotogramas nuestra memoria colectiva.

Una de las escenas más famosas del cine

Con unos diálogos ágiles, que enfatizan el ácido humor del realizador londinense, el filme no solo se sustenta en la más que correcta y mesurada interpretación de Hopkins -cuya caracterización, en cualquier caso, se excede un poco a lo ancho-, sino en la siempre talentosa Helen Mirren, en el papel de Alma Reville, la esposa de Hitchcock, y a la que acompaña de manera convincente Scarlett Johannson, en la piel de Janet Leight. Cine dentro del cine -de estas mismas características quién no recuerda Cazador blanco, corazón negro, de Clint Eastwood, sobre John Houston y el rodaje de La Reina de África-, aquí con guiños constantes a otras películas del director obsesionado con las rubias como La ventana indiscreta o Los pájaros. En definitiva, una cinta entretenida,  sin grandes alharacas, pero de esos filmes que nos hacen salir del cine con buen sabor de boca.

Publicado el por Fran Domínguez en Canarias, Cine, Críticas, Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario