Manteniendo viva la llama

Antes del amanecer se convirtió en los 90 en una película de culto para muchos, en la que los entonces pipiolos Julie Delpy y Ethan Hawke hacían bueno el mito del flechazo, con Viena como telón de fondo. Luego, tiempo después, ya avezados treintañeros, los personajes, de nombre Céline y Jesse, se volvían a encontrar en otra ciudad propicia para las triquiñuelas de Cupido, París, en un filme que se tituló Antes del atardecer (2004), donde la llama entre los dos seguía aún ardiendo. Ahora, Antes del anochecer convierte esta ¿inacabada? narración en una trilogía. El amor fugaz entre ambos se ha transformado en realidad otros nueve años después de su segundo encuentro y, por lo tanto, en otra cosa, alejado ya de idealismos y de expectativas. Céline y Jesse están juntos, forman una pareja y tienen hijos. Los efluvios juveniles han dado paso a una relación aparentemente sosegada, con las obligaciones propias de los que son padres, con reproches, miedos, inseguridades… Esta tercera entrega viaja a algún rincón de la península del Peloponeso, lugar en el que Céline y Jesse pasan unas vacaciones con unos amigos en la casa de un viejo escritor. Antes del anochecer incide en la evolución de unos personajes que estaban llamados a compartir sensaciones de manera prolongada y cómo la convivencia les ha cambiado, aunque conservan los pilares de la relación. Bromean entre ellos, ironizan, se lanzan puyas, discuten, ríen, hablan de sus hijos, se afean conductas, salen a relucir defectos… En definitiva, derivas propias de una pareja que se quiere pero que busca fórmulas para mantener vivo el amor en pleno discurrir del difícil y tortuoso camino de los 40. Richard Linklater, director y guionista del filme y de esta trilogía, en la que tanto Delpy como Hawke vuelven a hacer sus propias aportaciones en el libreto, nos traza una jornada en la vida de ambos, en la que imperan diálogos inteligentes, en un filme denso pero brillante, donde la consabida química entre los dos actores alcanza su máximo apogeo y expresión. ¿Indagará Linklater en el amor crepuscular? Bueno, eso ya sería otra historia…

Publicado el por Fran Domínguez en Cine, Críticas, Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario