Aullidos orientales

No cabe duda de que del puñado de mutantes de la factoría X-Men, el patillero Lobezno pasa por ser el más popular y carismático y, por supuesto, el que atesora más mimbres cinematográficos. Después del paso sin pena ni gloria por la pantalla de X-Men Orígenes -vamos, el prólogo de la patrulla de heterogéneos superhéroes-, esta segunda entrega específica sobre el personaje de Lobezno convence desde su inicio, con una mezcla contenida y bien ponderada de intriga y acción, válida además para los que incluso no conozcan los antecedentes de este mutante con garras letales de adamantium, que interpreta el siempre sobrio pero eficaz actor australiano Hugh Jackman. En esta ocasión, Lobezno viaja a las lejanas tierras niponas, requerido por un antiguo combatiente japonés de la Segunda Guerra Mundial, a quien salvó de perecer en nada menos que en la ciudad de Nagasaki y que ahora, en el inminente momento de su muerte, quiere darle las gracias por su valerosa y a la par generosa acción. El filme, dirigido por un convincente James Mangold, cuenta con ese toque especial que rezuman muchas de las películas en las que se produce el encuentro-choque entre un occidental y la cultura de ese país del Lejano Oriente, y que tantas cintas han retratado,  como Yakuza (Sidney Pollack, 1975),  Black Rain (Ridley Scott, 1989) o Sol naciente (Philip Kaufman, 1993), por citar algunos de los ejemplos más conocidos. Lobezno Inmortal bucea en el interior y en los miedos del torturado personaje -dentro de los límites del mundo del cómic, claro- y como no podía ser de otra manera, no faltan las escenas estudiadamente coreografiadas de artes marciales protagonizadas por pérfidos ninjas y demás secuaces de las artes marciales. A Hugh Jackman le van a la saga y con mucha solvencia dos desconocidas, Tao Okamoto y Rila Fukushima, en los principales papeles femeninos. Lobezno Inmortal resulta un producto entretenido y con una gran factura técnica, de lo mejorcito que nos podemos encontrar en esta renqueante cartelera veraniega y en lo que al ámbito de cine comercial, de evasión y palomitero se refiere.

Publicado el por Fran Domínguez en Cine, Críticas, Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario