Rodeados de zombis

Al final de tanto ver zombis algún día nos encontraremos a uno de verdad doblando una esquina, aunque seguro que si pensamos unos segundos nos viene a la mente alguien más o menos cercano que nos recuerda mucho a ellos. Y es que la moda zombi ha llegado a su momento culmen con el estreno de Guerra Mundial Z, la adaptación a la gran pantalla de la novela escrita por Max Brooks -como referencia familiar: hijo de los cinematográficos Mel Brooks y Anne Bancroft- que narra un conflicto a escala mundial con los no muertos. Atrás quedan en la memoria esas entrañables pelis de demacrados comehumanos como Yo anduve con un zombie (1943), de Jacques Tourneur; La noche de los muertos vivientes (1968), de George A. Romero, verdadero artífice del mundo zombi; la aportación patria -muchos años antes de la saga [Rec]– de No profanar el sueño de los muertos (1974), de Jorge Grau; la ochentera Re-animator (1985), de Stuart Gordon; la divertidísima Zombies party (2004), de Edgar Wright; o la reciente y “exótica” Juan de los muertos (2011), del cubano Alejandro Brugués, por citar unos cuantos y variados ejemplos de este subgénero. La salvedad es que los zombis de Guerra Mundial Z no son como los de la serie Walking Dead, lentos y hasta torpones, todo lo contrario, corren como diablos -lo que recuerda a los de 28 días después, de Danny Boyle- y, desde luego, no están con chiquitas. El filme, uno de los grandes éxitos de taquilla en Estados Unidos y a buen seguro lo será en España, resulta francamente entretenido desde el minuto uno, lo cual es de agradecer, sobre todo por la ardua labor de plasmar en película un libro estructurado en entrevistas a personas que no han sucumbido a la plaga zombi y que se agrupan en capítulos. La cinta narra la súbita expansión de una pandemia de no muertos, en la que el exagente de Naciones Unidas Gerry Lane, interpretado por un grunge Brad Pitt, tiene la misión de buscar el origen de la enfermedad por diversos lugares del mundo. A pesar de su previsibilidad, Guerra Mundial Z deviene en acción pura con la dosis justa de intriga y hasta de terror, y que, por supuesto, tendrá continuidad.

Publicado el por Fran Domínguez en Cine, Críticas, Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario