Ripley Bullock

Sandra Bullock es la protagonista de 'Gravity'.

Una de las espectaculares escenas de ‘Gravity’. / WARNERBROS.

Las películas del espacio suelen situarnos en planetas extraños, en naves siderales inmensas; cronológicamente en siglos venideros o a lo sumo dentro de unas decenas de años de nuestro tiempo; y trufadas casi siempre de abyectos alienígenas o engrendros babosos que hacen guapo a Picio. Gravity, el filme dirigido por Alfonso Cuarón, que podemos degustar en cualquier sala grande de esta isla (espero que sin estar rodeado de una miríada de escandalosos comedores de papas fritas), nos lleva cerquita, no con aparatos estelares de diseño, sino con artilugios más modestos como lanzaderas estadounidenses o la propia Estación Internacional Espacial. Es verdad que el cine ha coqueteado con nuestro “espacio contemporáneo”, bien con películas históricas como Elegidos para la gloria o Apolo 13, o crepusculares como Space Cowboys, o incluso con peregrinas expediciones a cometas invasores como Armageddon, pero Alfonso Cuarón nos pone en la tesitura de un “accidente laboral” en plena órbita terrestre y lo que eso conlleva, a pesar de algunas críticas surgidas por diversas inexactitudes científicas en la cinta. El realizador mexicano ofrece un producto con una excelsa carga visual, de tensión a raudales, y a la postre algo previsible en su desenlace, lo que no resta ni un ápice su puesta en escena: grandilocuente, hermosa y terrorífica (el miedo al vacío) a la vez, en la que la única protagonista -lo de George Clooney resulta casi un cameo- es la sorprendente astronauta Sandra Bullock, que ejerce de émula de la teniente de Alien a la hora de superarse ante la adversidad; eso sí, sin bichos alrededor, aunque con muchos tornillos.

Publicado el por Fran Domínguez en Canarias, Cine, Críticas, Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario