Los ‘Globos de Oro’ patrios

Premios Feroz 2015. / F.D.

Uno de los instantes de la gala de los Premios Feroz 2015. / F.D.

Que los informadores de cine organicemos unos premios y la consiguiente gala de entrega, un poco -o mucho, según se mire- a imagen y semejanza de los Globos de Oro, pues qué quieren que les diga: que muy bien, y ya era hora. Los Premios Feroz -así de contundente es el nombre del galardón para los que no lo sepan- celebraron el pasado domingo en Madrid su segunda edición y, mira por dónde, tan párvulos aún ellos y ya pueden presumir de consolidación y de erigirse en la verdadera antesala de los Goya -ahí es nada-. Esta vez el lugar elegido fue el Gran Teatro Ruedo de Las Ventas -sí, en la mismísima plaza de toros-, un escenario ideal, por su amplitud, para albergar a una miríada de miembros de la canallesca del celuloide y a una abundante representación del cine español, todo retransmitido por Canal+.

Con semejante predio , se imaginaran el trajín… La pertinente y preceptiva alfombra roja se deja para los verdaderos protagonistas: los artistas, como es menester en estas cosas. El cóctel y la cena previa a la gala se convirtió en un hervidero de gente, de felicitaciones, de intercambio de pareceres y de confesiones (de qué estarían hablando Carlos Saura y Julio Medem, chiquito binomio de talento juntos), de lucir palmitos (todo el mundo bastante fetén, oiga), y sobre todo con un halo de buen rollismo entre la profesión de uno y otro lado. Se nota que los actores se sienten más desinhibidos cerca de los periodistas y críticos que en otros encuentros similares, aunque pudiera parecer lo contrario. Tal vez igual porque no hay ningún ministro o algo que se le parezca a la vista… En los Globos de Oro -y acabo aquí más comparaciones con los premios que otorga la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood- pasa lo mismo.

Pero vayamos a la ceremonia de entrega, después de dejar a todos sentaditos en las casi 30 mesas grandes habilitadas en el amplio patio. Para adelantarme un poco, la gala resultó sobria y elegante, con una presentadora firme y contundente, mesurada y simpática a la vez. Tiene madera esta Bárbara Santa-Cruz, que cogió el testigo de la grácil Alexandra Jiménez, presente también en la velada. Santa-Cruz argumentó lo de la consolidación de los Feroz en su segunda convocatoria “porque ya Almodóvar no ha querido venir”. Antes, en la presentación tuvo “palabras” para todas las películas nominadas y sus protagonistas, desde Javier Gutiérrez hasta Javier Cámara -a quien “confundió” con Mortadelo-, pasando por Natalia Tena y David Verdaguer, protagonistas de la historia de amor de 10.000 kilómetros, de los que remachó que eran “dos catalanes que viven en países diferentes”… La mordacidad e ingenio de Santa-Cruz insuflaron bríos a una ceremonia con momentos memorables, como el instante en el que el maestro Carlos Saura recibió su feroz de honor de manos de José Coronado (otro de los protagonistas de la noche, con el gag de darle un beso en todos los morros a Miguel Ángel Muñoz delante de Manuela Vellés “por exigencias del guión”; el de la emoción sin contener de Itziar Aizpuru, la actriz vasca de Loreak, una de las más aplaudidas, y que casi no se marcha del escenario agradecida a todo el mundo; el del elocuente Carlos Vermut; o el del propio Javier Gutiérrez, quien dedicó su galardón como mejor actor al “añorado Álex Angulo”, fallecido en julio.

La gala discurrió rápida y ágil, lo que es siempre de agradecer, y dentro de un ambiente distendido y cordial, con presentadores eventuales por la labor, como Rossy de Palma y Carlos Areces -deberían hacer pareja cinematográfica-, o Leonor Watling y Javier Fesser (alguien lo propuso como conductor de la edición de 2016, lo cual no estaría mal). Como el humor reinaba, qué mejor manera que hacerle un homenaje con el premio a Carmina y Amén, que recogió un fervoroso Paco León en medio de una enorme ovación.

En definitiva, lo suscrito. ¡Que vivan los Feroz! Y hasta la próxima edición, “escribidores y peliculeros”, que diría José Sacristán.

 

PALMARÉS DE LOS FEROZ 2015

-MEJOR PELÍCULA DRAMÁTICA
La isla mínima
-MEJOR PELÍCULA DE  COMEDIA
Carmina y amén
-MEJOR DIRECCIÓN
Alberto Rodríguez (La isla mínima)
-MEJOR ACTOR
Javier Gutiérrez (La isla mínima)
-MEJOR ACTRIZ
Bárbara Lennie (Magical Girl)
-MEJOR ACTOR DE REPARTO
José Sacristán (Magical Girl)
-MEJOR ACTRIZ DE  REPARTO
Itziar Aizpuru por (Loreak)
-MEJOR GUIÓN
Magical Girl
-MEJOR MÚSICA
La isla mínima
-MEJOR CARTEL
Magical Girl
-MEJOR TRÁILER
La isla mínima
*PREMIO FEROZ DE HONOR
Carlos Saura
-PREMIO ESPECIAL
Costa da morte, de Lois Patiño

Publicado el por Fran Domínguez en Cine, Críticas, Premios ¿Qué opinas?

Añadir comentario