Caza fallida

'Caza al asesino', con Sean Penn y  Javier Bardem. / EUROPA PRESS

Fotograma del filme ‘Caza al asesino’. / EUROPA PRESS

Es una pena desaprovechar un notable elenco de actores para un producto tan poco consistente, por no mentar otro calificativo. Valga esta andanada para entrar en materia. Caza al asesino, la última aportación del thriller de acción que habita estos días en la cartelera, se diluye al poco tiempo, como una promesa en boca de un político; vamos, que el interés decae a los 15 minutos para dar paso a un bucle de lugares comunes y clichés mil vistos que en el mejor de los casos resulta viajero -Congo, Londres, Barcelona, Gibraltar-, pero que a la postre te lleva a los dominios en los que peligrosamente el tedio campa a sus anchas, a pesar de alguna que otra riña más o menos entretenida. El filme, basado en la novela negra La position du tireur couché, del fallecido escritor galo Jean-Patrick Manchette, cuenta la historia de Jim Terrier -a la sazón un recauchutado Sean Penn-, un mercenario enamorado de una médico cooperante que tiene que huir del Congo tras asesinar al ministro de Minas de ese país, y al que años después quieren eliminar. Penn no llega a convencer en la piel del letal Terrier y tanto Javier Bardem como Ray Winstone y, especialmente, Idris Elba, cuyo papel resulta un simple cameo, hacen acto de presencia, por decir algo, en esta cinta dirigida por el también francés Pierre Morel -ducho ya en la causa, en filmes como la taquillera Venganza (2008)-, con un sorprendente epílogo taurino que viene a resumir algunos de los desaguisados de esta cinta (sale la bandera de Madrid en la Monumental de Barcelona, ¡viva el puente aéreo! y vuelven los toros a la Ciudad Condal). En definitiva, y como se apuntaba, una película que no solo no saca lustre a un gran reparto, sino que pasa de puntillas por aspectos inherentes a la trama, como los intereses espurios de algunas multinacionales en países africanos. Desde luego, no piensen vamos a ver aquí ni por asomo nada que se le parezca a Diamante de sangre (Edward Zwick, 2006) o a El jardinero fiel (Fernando Meirelles, 2005).

Publicado el por Fran Domínguez en Canarias, Cine, Críticas, Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario