Los premios de la crítica más Feroz

Foto de familia de parte del elenco del filme 'La novia', la gran ganadora de los premios Feroz. / EUROPA PRESS

Foto de familia de parte del elenco del filme ‘La novia’, la gran ganadora de los premios Feroz. / EUROPA PRESS

Van solo tres ediciones, pero como si llevaran 20. Los premios de los críticos de cine españoles, o sea, los Feroz, ya se han consolidado en el panorama de galardones patrios y en la gran antesala de los Goya, algo así como los Globos de Oro de estos lares, lo cual no es moco de pavo. El madrileño Teatro Príncipe Pío concitó la noche del pasado martes a buena parte de lo más granado de la cinematografía actual del país; por allí pasaron actores y directores como Penélope Cruz, Inma Cuesta, Natalia de Molina, Blanca Suárez, Mario Casas, Hugo Silva, Quim Gutiérrez, Leticia Dolera, Daniel Guzmán, Luis Tosar, Javier Gutiérrez, Elvira Mínguez, Luisa Gavasa, Javier Cámara, Ramón Barea, Pedro Casablanc, Nora Navas, Bárbara Lennie, Ingrid García Jonsson, Bárbara Santa-Cruz, Álvaro Cervantes, Rosa María Sardà, Fernando Trueba, Dani de la Torre, Paula Ortiz, Fernando León de Aranoa, Álex de la Iglesia, Borja Cobeaga y Paco Plaza, entre muchos otros, además de productores, guionistas, publicistas, y cómo no, los críticos e informadores de cine de España que, reunidos bajo las siglas de AICE, promueven la concesión de estos premios.

Inma Cuesta, premio Feroz a mejor actriz. / EUROPA PRESS

Inma Cuesta, premio Feroz a mejor actriz. / EUROPA PRESS

Silvia Abril, la presentadora de la gala de los Feroz. / EUROPA PRESS

Silvia Abril, la presentadora de la gala de los Feroz. / EUROPA PRESS

A diferencia de los Goya, los Feroz tienen mucho menos boato en sus formas, aunque sin renunciar al glamour, faltaría más. Lejos de las tensiones y los nervios de la llamada gran fiesta del cine español, el acto de los Feroz resulta siempre un encuentro distendido y ameno, que se hace extensivo a la propia gala en las que el gremio del séptimo arte y la canallesca comparten mesa y mantel, y alguna que otra confidencia. Una noche por y para el cine, que en esta convocatoria tuvo una clara ganadora, La novia, que se alzó con seis galardones, seguida de Truman, con dos, encumbrando a mejor actriz a esa pedazo de intérprete llamada Inma Cuesta, que poco a poco va subiendo peldaños en esto de la claqueta y que le arrebató el título a una Penélope Cruz sublime por su papel en ma ma. El otro nombre propio de la noche, además de la mentada Inma Cuesta y de Paula Ortiz, la directora de La novia, y de la homenajeada por su trayectoria, Rosa María Sardà, no fue otro que el de Silvia Abril. La actriz y cómica se encumbró como una excelente presentadora de galas, tanto que los organizadores de los Goya ya deben haber tomado buena nota para futuras veladas. Humor ácido y fresco, vamos, lo que se le pide a una cita impulsada por la crítica. Silvia Abril tiró a diestro y siniestro (ni su propia pareja, Andreu Buenafuente -que no asistió- se salvó de sus dardos). “Esta edición de los Goya tendrá una Academia de Cine más española que nunca, porque qué más español que tener un presidente imputado”, remachó la catalana en alusión al extitular de la Academia Enrique González Macho.
El desparpajo de Silvia Abril no acabó aquí. Bromeó a pie de mesa con Mario Casas (a quien expulsó de la sala), Javier Cámara (al que le recordó que era su tercera nominación a los Feroz, “y que eso no significaba que se lo fuera a llevar”), Luis Tosar, Nora Navas y Penélope Cruz. “Gracias por asistir a esta humilde gala”, le dijo a la oscarizada actriz española. “Sabemos que estás acostumbrada al glamour de los Óscar, aunque a veces alguna actriz berrea el nombre de algún director (por lo del famoso “¡Pedroooo!” que Cruz gritó cuando se conoció el premio a Almodóvar). Pero las pullas no acabaron aquí, refiriéndose a B, la película, la cinta sobre Luis Bárcenas que interpretó Pedro Casablanc y que obtuvo el premio especial del jurado, la conductora de la gala espetó: “Ya era hora de hacer una película sobre corrupción, con la de chicha que dan los políticos, y debería existir como género propio, como los americanos, que tienen el western, los ingleses, que tienen el cine social, o los franceses, que tienen el cine pretencioso”. Y no le falta razón…

La actriz catalana Rosa María Sardá recibió el Feroz de Honor. / F.D.

La actriz catalana Rosa María Sardá recibió el Feroz de Honor. / F.D.

Otro de los momentos estelares llegó con el Feroz de Honor a Rosa María Sardá, entregado por su hermano Javier Sardà. “Somos afortunados pese a todo, porque no cruzamos el Egeo en patera, porque no estamos en campos de refugiados, porque no tenemos que pasar de un país a otro… Porque por mucho que nos estén jodiendo, seguimos haciendo cine, y el cine puede ayudar a un mundo mejor”, subrayó entre el aplauso del respetable. Rosa María Sardà, quien no se bajó del escenario sin dar antes un consejo mirando a las artistas más jóvenes: “No es cuestión de tiempo ni de talento, es cuestión de sobrevivir, nenas”.
Una gala rápida, sin demasiadas alharacas, en la que hasta los agradecimientos son escuetos (que aprendan en otros lados), con mucho sentido del humor (geniales tanto el vídeo introductorio en el que Silvia Abril estaba predestinada a presentar los Feroz, como el de los guionistas de algunas de las películas nominadas camuflados entre opinadores de sus propios filmes).
Una noche que se recordará también por el cumpleaños feliz cantado por los asistentes a Javier Cámara cuando subió al escenario a recoger el premio a mejor actor en nombre de Ricardo Darín. Ya se lo había “advertido” a Cámara la ínclita presentadora, era su tercera nominación en los Feroz, y que igual tampoco lo ganaba este año. Daba igual, la velada fue una fiesta donde nadie perdió, todos ganaron, es lo bueno que tienen estos premios…

 

 

PALMARÉS

Mejor drama: La novia
Mejor comedia: Negociador
Mejor director: Paula Ortiz, por La novia
Mejor actriz protagonista: Inma Cuesta, por La novia
Mejor actor protagonista: Ricardo Darín, por Truman
Mejor actriz de reparto: Luisa Gavasa, por La novia
Mejor actor de reparto: Mario Casas, por Mi gran noche
Mejor guion: Truman
Mejor música original: La novia
Mejor tráiler: La novia
Mejor cartel: Requisitos para ser una persona normal
Premio Feroz Especial Jurado: B, la película
Premio Feroz de Honor: Rosa María Sardá

Publicado el por Fran Domínguez en Cine, Críticas, Opinión, Premios ¿Qué opinas?

Añadir comentario