Demasiadas horas

Fotograma del filme '13 horas', dirigida por Michael Bay. / PARAMOUNT

Una de las escenas de la película ’13 horas’, dirigida por el californiano Michael Bay. / PARAMOUNT

El californiano Michael Bay, artífice de conocidas películas de acción para mayor gloria del espectáculo hollywoodense y de la pitanza palomitera, como Dos policías rebeldes, La roca, Armaggedon, Pearl Harbor y de las cuatro entregas hasta la fecha de la saga Transformers, entre otras, falla estrepitosamente en su filme bélico 13 horas, donde se narra, o se pretende narrar (que eso es otra cosa) el ataque perpetrado la noche del 11 de septiembre del año 2012 a la sede diplomática de Estados Unidos en la ciudad libia de Bengasi, que se saldó con la muerte del embajador norteamericano en el país. Bay, que según asegura, quería reivindicar el papel desempeñado en estos “hechos reales” (cómo nos gustan estas dos palabras) por un puñado de valientes contratistas (en realidad, un recurrente eufemismo para describir a los soldados a sueldo), se queda en el vano intento de trazar una cinta con una estructura firme y atractiva, que tiene entre sus numerosos déficits el no contextualizar adecuadamente los sucesos acaecidos. El realizador se preocupa más por los artificios técnicos y visuales, una de las críticas habituales que siempre ha recibido en su carrera, que por dotar de dramatismo a la trama y a sus personajes, que resultan vacuos y planos (los contratistas son aquí una mezcla de espartanos y hípsters cachas). Maniqueísmo a ultranza (repiten hasta la saciedad eso de buenos y malos, los buenos son ellos, claro) en un filme que queda lejos (bastante) de otros de parecida temática, como es el caso Black Hawk derribado, del inconstante Ridley Scott, película a la que, por cierto, se alude. El epílogo, como no podía ser de otra manera, con primer plano de la bandera estadounidense y música solemne… En fin, unas 13 horas demasiado largas.

Publicado el por Fran Domínguez en Canarias, Cine, Críticas, Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario