Resistir escribiendo

Bryan Cranston protagoniza Trumbo: la lista negra de Hollywood.

Bryan Cranston se pone en la piel del célebre escritor y guionista Dalton Trumbo.

El Hollywood clásico nos fascina a todos. Un sistema pergeñado para parir películas por doquier y que a pesar de su vocación taylorista no estaba reñido con el talento y la creatividad, cualidades, por otra parte, harto peligrosas para determinadas mentes cerriles. Hace un par de meses, los hermanos Coen dibujaban en ¡Ave, César! una lúcida sátira sobre el star system que metía el hocico en las principales piezas que componían el engranaje de la industria y cuya trama tenía su origen en el secuestro de un relevante actor a manos de un puñado de guionistas simpatizantes del comunismo, un guiño al oscuro periodo que estaba por llegar, representando por el macartismo y su implacable caza de brujas. Trumbo: la lista de negra de Hollywood, dirigida curiosamente por un especialista en comedias, como Jay Roach (la saga Austin Powers, Los padres de él, Los padres de ella, 50 primeras citas), de ahí sus sutiles notas de humor, bucea sin tapujos ni dobles sentidos por esa etapa poco edificante que vivió la meca del cine, en la que los llamados Diez de Hollywood sufrieron el escarnio público y la pérdida de empleo y estatus por negarse a declarar ante el Comité de Actividades Norteamericanas, que indagaba en un posible contubernio comunista en las mismísimas entrañas de la patria yankee, con la Guerra Fría por escenario. Como el nombre del filme indica, la historia se centra en la cara más visible de este grupo, junto al realizador  Edward Dmytryk, y uno de sus grandes damnificados, escritor y autor de libretos de cintas como Vacaciones en Roma (1953), Espartaco (1960), Éxodo (1960) y Johnny cogió su fusil (1971), basada en su propia novela, que además dirigió.  La película sigue los parámetros de los biopics más sobrios y presenta su principal baza en la genial interpretación de Dalton Trumbo que hace Bryan Cranston (conocido para el gran público por la serie Breaking Bad). El actor se erige en el pilar fundamental de esta obra que sublima el hecho de defender las ideas y resistir hasta las últimas consecuencias.

Publicado el por Fran Domínguez en Canarias, Cine, Críticas, Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario