Infierno con poco fuego

Como era de esperar, las nuevas andanzas de Robert Langdon, el solitario y sesudo profesor de simbología de la Universidad de Harvard creado por la mente del conspiranoico novelista Dan Brown, iban a ser carne de cañón cinematográfico, no en vano lo fueron en su momento y con la aquiescencia del respetable los bestsellers El código Da Vinci y Dante (primera novela de la saga y la segunda en plasmarse en celuloide). En esta entrega, titulada al igual que el libro, Inferno, se dejan de lado los intríngulis religiosos al socaire de grupos esotéricos o de la mismísima curia romana para dar lugar a una trama enmarcada en los tejemanejes de una posible pandemia promovida por un millonario iluminado -que no illuminati-,  con el hilo argumental del circular Infierno descrito por Dante Alighieri en su Divina Comedia y, lógicamente, con Florencia como escenario principal. Se nota en el filme el hastío -remunerado-del cada vez más artesano Ron Howard en ponerse por tercera vez detrás de la cámara con un producto made in Dan Brown, abulia que se nota en el resultado final. Inferno no tensiona y en su devenir resulta previsible, caótica y con cierta querencia al bostezo, sensaciones que no se resquebrajan ni en los momentos de mayor acción y ritmo. La falta de química entre la emergente Felicity Jones y el ya cada vez más crepuscular Tom Hanks es otro de los debe que hay que apuntar en esta irregular cinta, cuyo máximo atractivo, sin duda, son los lugares que visita el otoñal Langdon -aparte de la hermosa capital de la Toscana, las no menos atrayentes Venecia y Estambul- en la búsqueda de este particular Inferno, que por cierto quema poco.

Publicado el por Fran Domínguez en Canarias, Cine, Críticas, Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario