Antoine Fuqua

Una del Oeste

Protagonistas del 'remake' de 'Los siete magníficos', filme dirigido por Antoine Fuqua. / SONY

Elenco del ‘remake’ del filme ‘Los siete magníficos’. / SONY

Llega un otoño alentador en esto del séptimo arte tras un verano insulso cuyo epílogo ha estado marcado por las renovadas manías cíclicas de la industria hollywoodiense de apuntarse a realizar lustrosos remakes. Lo de Ben-Hur mejor lo obviamos, porque ese pastiche edulcorado y tamizado con artificios digitales queda a años luz de la amanuense película rubricada en 1959 por William Wyler, ganadora de 11 Óscar; incluso, si nos ponemos estupendos, de la versión muda de 1925 dirigida por Fred Niblo y protagonizada por el mexicano Ramón Novarro (por cierto, el  libro de Lew Wallace se llevó por primera vez a la gran pantalla en 1907). Sin embargo, Los siete magníficos (2016), remake del filme del año 1960 realizado por John Sturges, a su vez reinterpretación yankee de Los siete samuráis (1954), del maestro Akira Kurosawa, no llega a desentonar. Antoine Fuqua no es un reinventor del western contemporáneo tipo Clint Eastwood o el propio Quentin Tarantino, pero su buen hacer en el cine de acción (Training Day o Los amos de Brooklyn) le  otorgan los mimbres adecuados para esbozar una entretenida cinta. El realizador de Pittsburgh construye una peli del Oeste de toda la vida, con ingredientes estereotipados sin que el sabor resulte añejo, con buenos y malos, héroes y antihéroes, en la que no falta ningún elemento del universo del Far West -ni siquiera el enterrador- y que sazona hasta con primeros planos psicológicos al estilo Sergio Leone.

Publicado el por Fran Domínguez en Cine, Críticas, Opinión ¿Qué opinas?

Leónidas en la Casa Blanca

Menudo secarral de películas estamos viendo en esta calurosa primavera del año 13 del segundo milenio después de Cristo, donde los filmes interesantes no brotan ni por asomo en la cartelera. En este páramo cinematográfico nos encontramos con productos de vívida evasión como Objetivo: la Casa Blanca (en inglés, Olympus has fallen, un título mucho más poético, no me lo negarán), básicamente una tuneada versión de la primigenia Jungla de Cristal, que cambia el edificio Nakatomi por el hogar de los presidentes de Estados Unidos, y que sustituye al metomentodo policía neoyorquino John McClane-Bruce Willis por el agente del servicio secreto Mike Banning-Gerard Butler, con el añadido de que el actor británico nos recuerda también a su letal Leónidas de 300. Si en la célebre cinta de los 80, los terroristas eran malvados alemanes orientales (de los de la extinta RDA), en esta, por mor de los tiempos que corren, los malos malísimos -una vez finiquitado el ínclito Bin Laden- son, como no podía ser de otra manera, los norcoreanos, quienes atacan sorpresivamente la Casa Blanca y la hacen papilla para bebés, tomando de paso al presidente (Aaron Eckhart ) y parte de su gobierno como rehenes en el búnker (¡sí, existe!).

 

Butler interpreta a un agente del servicio secreto estadounidense

La película por supuesto que resulta entretenida, como todas las de esta clase, en las que el máximo responsable del Imperio está en apuros (ya saben, Air Force One…), y más una dirigida por un tipo como Antoine Fuqua, ya curtido en filmes de acción (Los amos de Brooklyn, Shooter: el tirador, El rey Arturo, y la excelente Training Day), lo que pasa es que deja un capitidisminuido espacio para la sorpresa, y tras un prometedor inicio, apenas transcurridos diez minutos, barruntas lo que va a suceder, incluida la imagen de la bandera de las barras y estrellas cayendo al suelo con música solemne. Nada que no hayamos visto antes. Como curiosidad, el bueno de Morgan Freeman (que interpreta al portavoz gubernamental) llega a la presidencia de Estados Unidos por segunda vez en su carrera (ya lo fue en la apocalíptica Deep Impact), aunque aquí sea solo en funciones. Por lo demás, poca cosa. ¡Ah! Butler no dice eso de yipikayei hijo de…, ni tampoco augh, afortunadamente

Publicado el por Fran Domínguez en Canarias, Cine, Críticas, Opinión ¿Qué opinas?

Policías al límite

Confieso que el género policíaco no es precisamente uno de mis preferidos. La inmensa mayoría de los productos del ramo del uniforme, las placas, las esposas y los coches con sirena que afloran en la pantalla grande o están demasiado trillados o se limitan a seguir unos determinados estereotipos que restan cualquier tipo de crédito a la originalidad. Sin embargo, películas como Los amos de Brooklyn o en su momento la recordada Colors (1988)-con otros condicionantes y en un distinto contexto- o la propia Infiltrados (2006),  sin obviar, por supuesto, a Training Day (2001), el anterior trabajo de Antoine Fuqua, el director del filme que ahora nos ocupa, te ayudan a  reconciliarte -es un decir- con los dramones policiales. Y eso a pesar de que en Los amos de Brooklyn pulula por el ambiente la sombra alargada y envolvente de The Wire, la premiada serie televisiva que toma como referente geográfico a una oscura y realista Baltimore. Si la influencia es benigna, que sea bienvenida… De la ciudad más habitada del estado de Maryland a Bronwsville, una de las zonas más peligrosas del neoyorquino barrio de Brooklyn, Fuqua dota de crudeza y realismo las historias convergentes de tres policías “quemados”, un genial triunvirato formado por un desrromantizado Richard Gere, un sobrio y siempre cumplidor Don Cheadle y un inconmensurable Ethan Hawke (repite aquí con el realizador norteamericano tras Training Day). Y como suplemento, un rescatado para la causa Wesley Snipes, que después de muchos papeles para olvidar se mete en la piel de un traficante de drogas recién salido de la trena. Fuqua hilvana de manera inteligente una trama en la que entran en juego la lucha interior de los personajes, los juicios morales y el desquiciamiento de una profesión en la que siempre se está al límite. Una historia de policías ácida y contundente que merece a todas luces su visionado, donde la acción no está reñida con los conflictos personales y laborales que destilan los protagonistas, y que el director culmina con un trepidante desenlace.

Publicado el por Fran Domínguez en Cine, Críticas, Opinión ¿Qué opinas?