comedia negra

Follón sobre el hielo

Fotograma de 'Yo, Tonya', 'biopic' sobre la patinadora artística Tonya Harding. / NEON

La actriz Margot Robbie protagoniza el original ‘biopic’ sobre la patinadora artística estadounidense Tonya Harding. / NEON

Muchas veces recurrir al humor es la forma más despiadada de contar un drama. Yo, Tonya es el  atrevido, mordaz y desenfadado biopic sobre Tonya Harding, aquella patinadora artística -los más talluditos la recordarán- que allá por los años 90 de la pasada centuria se vio envuelta en una polémica mediática en Estados Unidos tras la agresión sufrida por su compañera y rival, Nancy Kerrigan, quien fue golpeada en sus rodillas por un sujeto contratado por el marido de Harding con ánimo de lesionarla gravemente, semanas antes de los Juegos Olímpicos de Invierno de Lillehammer (Noruega). Narrada con ribetes de falso documental (lo que los americanos llaman mockumentary), esta comedia negra, que recuerda por momentos a las enrevesadas historias de los Coen, con la pequeña gran salvedad de que aquí se trata de un caso real, se pasea por la vida de la tosca Harding, desde su niñez hasta el conocido escándalo deportivo y sus posteriores consecuencias, en una original puesta en escena dirigida por el australiano Craig Gillespie, con guion de Steven Rogers. La ironía y la sátira capitanean un filme que resulta en su quintaesencia una pura tragedia, la de una joven deportista, alentada, primero, por una madre egoísta y sin escrúpulos, y luego, bajo la égida de un inseguro y zafio marido, en su afán por intentar ser la mejor en una disciplina en la que a pesar de sus logros nunca se consolidó en lo más alto. Gillespie nos ofrece un fresco aparentemente inocuo, en el que no juzga los comportamientos de los protagonistas, que dan su versión libremente ante la cámara, y que aunque parezca que los suaviza con recursos satíricos y canallas, son, en definitiva, un mero envoltorio que sirve para esconder una realidad de sinsabores y desencuentros. Otra vez en esta temporada cinematográfica volvemos a mirar a la América más profunda, donde campan la incultura y los bajos instintos, esa que posiblemente llenó de votos la buchaca de Trump y que nos demuestra que hacía tiempo que estaba larvada, a punto de que alguien rascara un poquito para aflorar con fuerza. Harding, interpretada por una soberbia Robbie Williams, deviene más en víctima que verdugo, con la que llegamos a empatizar. Lo de menos es desentrañar qué ocurrió: si ella estaba realmente enterada de toda la estrambótica trama articulada por su esposo y su incalificable amigo guardaespaldas para lesionar a Kerrigan; lo de más es poner sobre la mesa desigualdades sociales, malos tratos y unos medios amarillistas que actuaron sin medida para lograr las mayores cuotas de audiencia. Yo, Tonya es una más que recomendable cinta donde sobresale, aparte de Robbie, Allison Janney (la inolvidable jefa de prensa de El lado oeste de la Casa Blanca), con un impagable papel de mamá sarcástica, dura e insensible, todo un personaje.

Publicado el por Fran Domínguez en Canarias, Cine, Críticas, Opinión ¿Qué opinas?

La madre de las vallas

Frances MacDormand protagoniza 'Tres anuncios en la carretera', del director Martin McDonagh. / FOX

La actriz Frances McDormand es una madre coraje en el filme ‘Tres anuncios en la carretera’, del director Martin McDonagh. / FOX

El guionista y director Martin McDonagh nos sorprendió en Escondidos Brujas (2008) con un thriller trufado de comedia negra, y ahora, tras Siete psicópatas (2012), regresa a la gran pantalla con Tres anuncios en las afueras, una película de enjundia, densa y transversal en cuanto a género, que utiliza como eficaz vehículo para retratar el anverso y el reverso de la psique humana los firmes deseos de justicia de una madre cuya hija adolescente ha sido asesinada tras sufrir una violación, sin que, pasados varios meses del crimen, se haya encontrado al culpable o culpables, y que recurre a unas vallas publicitarias para denunciar la supuesta inoperancia policial a la hora de resolver el caso. Tres anuncios en las afueras, acreedora ya de varios premios y una de las serias aspirantes a los Óscar, deviene así en un carrusel de emociones encontradas, donde los personajes -empezando por la protagonista, la inconmensurable Frances McDormand, en el papel de Mildred Hayes, una auténtica madre coraje- no son todo lo que aparentan ser ni obrar, en un sustrato tamizado por un cúmulo de sombras y luces. McDonagh sitúa su trama en el ficticio pueblo de Ebbing, al que coloca en el estado de Misuri, en pleno Medio Oeste norteamericano, un escenario ideal para el pulso que mantienen Hayes y el sheriff Willoughby (Woody Harrelson), un duelo que parece entresacado de un western clásico, con la salvedad de que aquí el tipo duro es una antiheroína visceral y con mucha mala leche, tanto de verborrea como de acción, que destila ocasionalmente destellos de ternura y comprensión. McDonagh transita una vez más con estudiado equilibrio por el drama y el humor ácido, alumbrando la sempiterna moraleja de que siempre, por mucha oscuridad que veamos en el fondo del abismo, hay posibilidad de redención, como le ocurre a Dixon, el racista y con pocas luces ayudante del sheriff, encarnado por un estupendo Sam Rockwell. El imaginario de los hermanos Coen (y no porque esté en la cinta MacDormand, una de sus musas, esposa de Joel e inolvidable agente local de Fargo) pulula en este nuevo acercamiento cinematográfico a la América más profunda, violenta, paleta e ignorante, a la que miramos, y no de reojo, en la infausta era dominada por el signo de Trump.

Publicado el por Fran Domínguez en Canarias, Cine, Críticas, Opinión ¿Qué opinas?

El reverso oscuro de la Arcadia

Matt Damon y  Julianne More protagonizan 'Suburbicon', filme dirigido por George Clooney. /www.suburbiconmovie.com

Matt Damon y Julianne More protagonizan ‘Suburbicon’, filme dirigido por George Clooney. / www.suburbiconmovie.com

George Clooney se ha convertido en un más que notable director, como pudimos comprobar bien a las claras en la excelente Buenas noches,y buena suerte (2005). En su sexta película tras las cámaras, con libreto de sus queridísimos y admirados hermanos Coen -ahí es nada-, además de él mismo y de Grant Heslov, Clooney se atreve con eso de escrutar la psique colectiva de su país con Suburbicon . Como ocurriera en un filme de reciente factura, Detroit, de Kathryn Bigelow, aunque con otros registros, la mejor manera de explicar ciertas cosas que ocurren en la actualidad, ya saben la incipiente era Trump, la de la impostada posverdad y la del rebrote de determinadas actitudes racistas, es echando una mirada atrás, en este caso desde la óptica de la comedia negra, como no podía ser de otra manera estando los Coen de por medio. Suburbicon es el nombre de una especie de Arcadia americana, una coqueta localidad de finales de los años 50 con casas unifamiliares en las que ondean las banderas de las barras y estrellas y donde los niños de próspera clase media juegan al béisbol. Un trasunto de sociedad idílica en la que a poco que escarbes ves la mierda saltar por doquier, desde el racismo del que repite hasta la saciedad no ser racista hasta una muestra de ejemplares humanos que reverberan las pulsiones más bajas. Ambas cuestiones se manifiestan en dos casas contiguas, bajo las siempre incisiva mirada de dos niños que observan lo que ocurre a su alrededor. La cinta destila el humor ácido y corrosivo propio de los Coen y cuando juega al thriller tiene evidentes toques hitchcockianos, todo envuelto en una precisa factura visual, completada por la soberbia interpretación de Matt Damon y de Julianne Moore, en su doble papel de hermanas gemelas. Tal vez no sea la mejor película filmada por Clooney -esa ya la mentamos al principio del artículo, a la que habría que agregar Los idus de marzo (2011)-, pero pasa de nuevo la prueba con gran solvencia.

Publicado el por Fran Domínguez en Canarias, Cine, Críticas, Opinión ¿Qué opinas?

Viaje al centro del ego

Michael Keaton es el protagonista de 'Birdman'. / FOX

Michael Keaton es el protagonista de ‘Birdman’. / FOX

 

Alejandro González Iñárritu es de esos directores que se gusta y le gusta sin ningún tipo de complejos que su película tenga un enérgico sello personal, una particular marca del Zorro. Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia), la primera incursión del director mexicano en la comedia -en este caso negra, como no podría ser de otra manera con los antecedentes melodramáticos del realizador- no escapa tampoco a esa querencia de llevar una impronta bien definida. Si en la aclamada Babel (2006) Iñárritu nos contaba un puzle de historias aparentemente diferentes y desarrolladas en distintos lugares del mundo, pero interconectadas entre sí, esta vez sus alforjas de viaje no dan muchas vueltas: tienen como destino el minúsculo a la par que enriquecedor y estresante universo del teatro, sus mismas entrañas, para ver pulular las andanzas de un actor encasillado -conocido por ponerse en la piel de un superhéroe, a la sazón Birdman– que se quiere reivindicar ante sí mismo y ante el público dirigiendo y protagonizando una obra. Con el uso inmisericorde del plano secuencia en las largas escenas de la cinta (a modo de actos, que para eso la cosa va de teatro), Iñárritu -con la inestimable ayuda del oscarizado Emmanuel Lubezki como director de fotografía- se pone a prueba a sí mismo y al plantel de artistas del filme, experimentando con la complejidad técnica e interpretativa que ofrece ese recurso. Todo un riesgo del que sale airoso y muy bien parado, especialmente el elenco de actores, con Michael Keaton a la cabeza, flanqueado por unos sublimes Edward Norton y Naomi Watts, sin desmerecer ni un ápice a Emma Stone y Zach Galifianakis. Keaton es -o fue- Birdman en el filme, como fue Batman durante dos entregas (las de la etapa de Tim Burton), por lo que el papel le va como anillo al dedo; de hecho, el Keaton de la película quiere demostrar que puede dejar atrás al superhéroe que ha marcado su carrera, y el Keaton real ha resucitado en cierta manera como actor -y lo ha conseguido- con este impagable papel, que bucea en los egos y en las inseguridades de la profesión. No sé si la ignorancia es una virtud inesperada, como reza el subtítulo del filme, desde luego Birdman es una de las sensaciones de este 2015 cinematográfico, pese a que se podría haber rematado de manera mucho más brillante.

Publicado el por Fran Domínguez en Canarias, Cine, Críticas, Noticias, Opinión ¿Qué opinas?