comedia

Escaso dilema

El regreso a la comedia del recurrente y recurrido Ron Howard no ha sido muy afortunado que digamos. Tras un buen puñado de años sin tocar el género, su retorno, con el filme ¡Qué dilema!, deja un desconsolado sabor agridulce, en el que el aliño del reparto, liderado por ese gigantón llamado Vicent Vaughn y secundado por gente como Kevin James, Jennifer Connelly y Winona Ryder, no alcanza el punto de sal recomendado, más que nada por la evidente falta de química entre ellos y por el deslavazado producto que esboza. Y eso que el tema tiene su cosa (valga la rima)… La película narra, básicamente, las diarreas mentales y el acoso permanente de su propia conciencia que sufre Ronny (Vaughn), tras descubrir el affaire que mantiene la pareja de su socio y mejor amigo con un jovenzuelo. Un histriónico Vaungh se debate los sesos por contarle a Nick (Kevin James) los devaneos de su mujer, una Winona Ryder que poco a poco va saliendo de su ostracismo (aquí con el nombre de Geneva -Ginebra-: ¿acaso haciendo referencia a la “apropiada” historia de Arturo, Lanzarote del Lago y demás gente de Camelot?). Un discreto y comedido Howard (1,2,3…Splash, Wilow, Una mente maravillosa, Cinderella Man, El código Da Vinci y Ángeles y Demonios) pasa de puntillas, y no con la gracia suficiente, por las procelosas aguas que separan los límites de la amistad y la intromisión personal. Para resumir, algún momento divertido -siendo condescendiente- y poco más. Así que, dilema resuelto…

Publicado el por Fran Domínguez en Cine, Críticas ¿Qué opinas?

Reunión de amiguetes

La amistad o lo que supuestamente consideramos amistad. He aquí la cuestión, arduo dilema… Pequeñas mentiras sin importancia, una comedia con tintes melodramáticos, ha barrido en Francia, su país de origen, al menos en términos de espectadores, que no es poco. Lo resumo: un grupo de amigos, pequeñoburgueses cuarentones o enfilando esa etapa (algunos ya casi la oteamos, dicho sea de paso), se va de vacaciones a la costa dejando a uno de sus iguales agonizando en el hospital tras sufrir un accidente en moto. Lejos de París, y en una coqueta casa de verano, entre el marisco y el morapio, los paseos en lancha, el mar y el sol de julio, afloran dudas, malentendidos,  imbecilidades varias, medias verdades y unas considerables dosis de inmadurez. Tras un comienzo alentador -el propio hecho en sí de dejar “colgado” a un amigo del alma en el lecho sanitario-, la película, obra y gracia de Guillaume Canet, deviene en una especie de montaña rusa, con momentos álgidos y otros de cierto sopor, que se ven subrayados por el excesivo metraje de un filme (154 minutos) que, para colmo, se finiquita con un peculiar coro de plañideras al son de My way. La cinta, que aquí sólo se puede visionar en pantalla grande en los Renoir Price, salva medianamente el tipo gracias a un reparto en el que sobresalen François Cluzet y Marion Cotillard. Tener amigos para esto…

Publicado el por Fran Domínguez en Cine, Críticas ¿Qué opinas?
« Anterior  1 2 3 4