Año nuevo / ¿vida nueva?

pensando

Llegó el primer día del año y todos intentamos cumplir las nuevas propuestas;  ir al gimnasio, cuidarnos la dieta,  hacer ese curso de idiomas que estábamos arrastrando.

Sin título

Pero llegados a este punto, me pregunto si ponemos en valor aquellas cosas que nos permiten destacar y que no debemos  cambiar, sino seguir potenciando.

Les cuento esto porque justo tras el día de año nuevo, fui a pintar por la noche.

pintando

Al terminar asistí a una cita con amigos, en una cafetería  cercana, en las que hablamos de arte, cultura, películas y por supuesto nuevas tendencias, dietas, gimnasio, etc.

amigos

En esa esfera de diálogo y aires renovados, un amigo había descubierto un artista que hacía unas piezas pintadas increíbles, tanto es así, que  si tuviera la certeza de  que existiera la perfección diría que le faltaba tan solo el soplo final del creador.

Las conversaciones de  todos mis amigos quedaron como a lo lejos y me quedé pensando.

–          “Vaya M*****  de trabajo que hago. Después de ver esto, lo mío ni  se aproxima”.

Un día alguien muy cercano me dijo antes de dedicarme  a pintar en  cuerpo y alma, que era un campo difícil porque abundan los artistas de gran calidad, que me dedicara a otra cosa.

escritor graffiti

Ahora casi que estaba de su parte.

En esa ola de frustración que me invadía mientras a lo lejos oía como la conversación seguía,  apareció otra voz interna:

voz interna

“A ver, ¿no estás vendiendo? ¿No tienes cada noche clientes? Si vendes es porque no eres tan mala. Si se paran a mirar mientras trabajas es porque tienes una manera de pintar, un método, que otros artistas no tienen y te ponen en valor.

Pintando

Fue entonces cuando entendí que tengo una forma y estilo propio, y aquel artista al que acababa de admirar, tenía  otro totalmente diferente, pero a cada uno de los dos nos dotaba de un valor, y para que éste fuese mayor solo habría que potenciarlo, nunca cambiarlo.

Lo que funciona no se toca, solo se mejora.

Y así fue como junto a la lista de propósitos para el nuevo año que se encuentra imantada a mi nevera, coloqué otra lista con todas aquellas virtudes que me dan valor y hacen que siga sobreviviendo para poder contarlo. Y créanme que si hacen lo mismo, tendrán una lista muy reconfortante.

Feliz año nuevo y potencien las virtudes que le dan valor.

El turismo visto a pie de calle

TuristasUn día pensé vivir de las palabras, de las noticias, de contar la realidad e informar mientras dedicaba mi tiempo libre a la pintura, y a día de hoy es a la inversa. Vivo de los óleos que compran mayormente turistas y en mi tiempo libre escribo, aunque ambas cosas las hago con la misma pasión.

A diario surge información, estadísticas y comentarios en todos los medios acerca de la situación turística pero permítanme  dar una visión subjetiva a través de mi experiencia pintando en la calle.

Verán, en general  ha sido un buen año. Mi calle tiene marcadas miles de nuevas pisadas foráneas.

Hay días en la semana  en los que la afluencia  disminuye pero no hay que alarmarse, simplemente, como se dice en el argot de los comerciantes cercanos a mí, “estamos en el cambio de turistas, pronto llegará nueva remesa”. Y así sucede.

Turistas

El turista alemán sigue estando presente en la zona en la que trabajo y observo que se ha incorporado con mayor  insistencia  el italiano y el francés.

También el inglés parece que no pierde la costumbre de visitarnos y cómo no,  la evidente irrupción del turismo ruso muy en boca de todos.

La presencia del turismo peninsular es menor y a diferencia del año pasado veo más parejas jóvenes.

¿Qué les gusta de nuestra isla?

El turista alemán  adora el senderismo y la vegetación. Incalculable  es el número de lienzos que he pintado para ellos reflejando el Teide y las flores autóctonas y se desviven por las que encuentran en nuestras calles. Es de costumbres clásicas que se sorprende y analiza todo lo que ve a su paso.

Al  italiano le apasiona el mar, las puestas de sol y al igual que al francés les embriaga un halo bohemio que percibo cuando me dan  la libertad para  pintarles lo que en ese momento se me ocurre.

Aún desconozco las debilidades y placeres del  ruso , creo que  poco a poco debemos ir conociendo.

bn

A grandes rasgos puedo decir que se trata de un turismo educado y cuidadoso con el entorno y con un nivel adquisitivo medio- alto.

Me gusta la época en la que ¨mi calle¨ se llena de gente de tantos lugares diferentes y se paran para verme pintar porque sé que se llevarán un bonito recuerdo de un momento único y diferente.

Una anécdota.

La pasada noche una pareja volvía por segundo año consecutivo  y me regalaba una postal de su país con una entrañable dedicatoria y hoy un cliente noruego me dedicaba un poema escrito.

Poema

Hay turistas que aparte de ver un paisaje hermoso, disfrutar de sus playas y gastronomía lo que les hace volver es el alma que un día respiraron en ese lugar.

turism