crisis

Matar a Dios por vanidad.

“Me acepto y me quiero con humildad”. Con esta frase de mi querido hermano Luis deseo comenzar esta reflexión. Porque quizás sea éste uno de los  principios básicos que nos salve de la barbarie.

Me explico.

Cuando Dios descansó en camposanto, asumimos nuestra responsabilidad en la historia. Pero la luz de la razón terminó deslumbrando. De tan responsables, medimos los cráneos, los orgasmos, y las ideas, pensando que el misterio del yo con los otros, cuando surge el amor o el odio, también podría calcularse. Y claro, si sólo los números, las fórmulas y los conceptos nos hablan de la verdad, de nada sirven el arte y la ética. Así pasaron guerras, hasta hoy, donde una disciplina tan poderosa como la economía -neoliberal-, destinada a facilitarnos la gestión de los recursos, reprocha que sobra una variable: nosotros, sus creadores, sus dioses.

Como a los mercados financieros, la soberbia bajo control nos refina, pero sin restricciones, nos devora. Por un lado, uno puede creerse el centro del universo e intentar aplastar con su molde al resto de iguales. Por otro, ser esclavo de la ambición con la exigencia constante de parecer más y mejor, una proyección insatisfecha, por irreal e inalcanzable.

Dijo uno de los anteriores pontífices (siento la herejía, me obliga la congruencia textual) que la vanidad es el comienzo de todos los pecados. Desconozco sus argumentos, aunque como conclusión encaja al completo con los míos. A la humanidad y a los particulares que la componen nos bastaría con querernos tal y como somos, ahora bien, con humildad. Prosperar en aquellas parcelas de nuestra existencia acordes a las necesidades que nuestra condición animal y social exige. ¿Parece fácil? Entonces, ¿cuándo empezamos?

Publicado el por Jonay Sánchez en Opinión, Social ¿Qué opinas?

Días de noviembre. Uno que no termina de volver.

Mi experiencia en Salzburgo necesita un fin, por eso desatiendo el blog.

Y la escritura. No quiere decir que desee abandonarlo, pero sí enriquecerme de nuevas experiencias que me estimulen.  Es el mal del nómada. Quien sale un día sin intención clara de volver, emprende un viaje abierto.  El ansia de aprender y aprehender -no es momento de explicar la diferencia- se convierten en adicción. Cuando esto falla, comienza el merodeo del toxicómano.  En busca desesperada de países, ciudades, empleos, grupos de personas que propongan un nuevo relato.

Menudo lujo.  Se mueven de aquí para allá, lejos de casa, hombres y mujeres orquesta -ilustrados queda feo- que lo mismo te pintan tu casa, que hablan tres idiomas, que tocan la guitarra o destripan el Teorema de Incompletitud de Gödel. Por supuesto, hay algo trágico. Les echa ese país gobernado por ineptos que reflejan la misma estupidez de la sociedad que los aupa.

Mi primer trabajo tras terminar la licenciatura fue coger aguacates; fui becario para la administración pública supliendo a un funcionario; trabajé por tres euros la hora en una biblioteca pública (TEA); soporté descalificaciones de jefes de empresas de servicios que explotan con descaro y apoyo gubernamental a sus trabajadores -lo hacen todas, sin excepción; intenté emprender un proyecto empresarial que la burrocracia despedazó exigiendo permisos y reformas ilógicas; dialogué con cargos políticos, gestores y asesores ignorantes puestos a dedo por nuestra historia caciquil; y vi como la connivencia con esos poderes, y saber sonreír a las fuerzas oportunas -no he hablado de felaciones-  son los mejores métodos de posicionamiento laboral.  Pero a pesar de esos pesares, ni soy una víctima, ni les guardo rencor. Todo lo contrario.

En primer lugar, porque debí denunciar, patalear, apedrear y maltratar de la peor manera imaginable a tanto cabrón y cabrona que se han servido de las políticas públicas o de sus puestos en empresas privadas para, en ambos sectores, acabar con las ilusiones, las ganas y la energía de jóvenes de diferente formación y contexto social. Ese es mi error, haber aceptado la correa del amo cuando la necesidad no apretaba, cuando podía pagarme el alquiler con poco sin perder la oportunidad de aplastar con sadismo esa degeneración. Como yo, muchos no lo hicieron. Corrijo. Empezó un día y fueron pocos. 15M. (Será grande, espero)

En segundo lugar,  porque me siento afortunado. Gracias a esa indignidad de la que hablo he aprendido inglés, algo de alemán, tengo amigos repartidos por medio planeta, y sé que aquí, fuera, también se cuecen habas -y de qué manera. Y sobre todo, he aprendido que en este planeta hay infinitos y hermosos rincones en los que sentarse a leer.

Pues eso, que vuelvo a escribir en breve. Cuando tenga un plan. Denme tiempo para organizarlo. Unos meses o así.  Me asomaré a veces, discreto.

Publicado el por Jonay Sánchez en General, Opinión, Personal, Social ¿Qué opinas?

Dulce navidad

Uno intenta desvincularse de la majadería navideña. Pero no es fácil. El gordo, el turrón, el anuncio del Almendro y los tres de Oriente nos lobotomizan durante semanas. Se nos cae la baba bailando en los centros comerciales al son de “viva el mal, viva el capital” mientras esto –España- se hunde con nosotros dentro. Qué quieren que les diga, no me gusta salir a comprar, podría dinamitar buena parte de las zonas comerciales con tal de no sentirme obligado a acompañarles. Sin embargo, disfruto del fin de año y la nochebuena comiendo sin discreción y derritiendo mi hígado con amigos y familiares. Lo que tampoco aguanto es esa dosis de melodrama del “vuelve, a casa vuelve”. Es intolerable en cualquier época del año por lo meditada que está: moquear a destajo, y luego, hasta más ver. El muchacho regresa a su hogar por Navidad para visitar a la familia, termina el anuncio y nadie sabe por qué se fue. Como las noticias del último año plagadas de testimonios de jóvenes españoles acongojados en sus exilios económicos. Que sí, que es una putada, pero dramatizando no solucionamos nada.  Hace unos años un buen amigo me dijo: -si quieres vete a tu habitación y llora todo lo que necesites, pero mañana sal de ahí y haz lo que debes. Así fue. Podemos sollozar porque mamá y papá están al otro lado de la esfera planetaria, pero acto seguido toca luchar por nuestro futuro y enseñarle los dientes a tanto hijo de mala madre que descansa sobre nuestro lomo. Ya que la verdadera noticia está en las razones de fondo que nos impulsan a marcharnos y que nadie explica. ¿Tan difícil sería dedicar diez minutos de máxima audiencia a contar de qué va la especulación financiera?

A veces me pregunto por qué recaigo constantemente en cuestiones políticas y emocionales, y acto seguido me respondo: porque no me queda otra. “Soltar  todo y largarse” implica un posicionamiento, lo llamo “sálvese quien pueda”. Y aunque no es fácil irse, mucho menos es quedarse en el país con actitud combativa, soportando discursos vacíos y mala sangre en la calle. Por si fuera poco, en estas semanas de fiestas atacan a las emociones con el dedo del marketing clavado entre las costillas. Por ello les propongo cambiar la frase del brindis navideño, del “Feliz Navidad y próspero año nuevo” al famoso grito de Camilo Cienfuegos: “¡Aquí no se rinde nadie carajo!”.

Publicado el por Jonay Sánchez en General, Social 3 comentarios

Fábula otoñal

Escondemos nuestros cuerpos acorralados por la nieve que avanza en ataque desde la cima de las montañas. Le precede el frío y la caída fugaz de las hojas. Como hormigas agobiadas por la lluvia, pares de ojos corretean apresurados cargando con una masa deforme de chaquetas, gorros y bufandas. Saltamos de refugio en refugio asediados por ese tembleque insano. La calle es un lugar de paso. Por eso recubren los monumentos con madera, nadie puede detenerse a contemplarlos. Guardamos también las hamacas, la cama elástica, vestigios de un verano lejano e irrepetible. Aunque en toda guerra hay sujetos optimistas que mantienen la sombrilla plantada en el balcón, o temerarios, nudistas, que pasean al descubierto la nariz y la boca.

El otoño de Salzburgo –invierno canario- despeja los lugares públicos a las cinco de una nocturna tarde. ¿Dónde están los austriacos? Los que conozco están trabajando, haciendo deporte y en casa con sus hijos. En otras palabras, viviendo de puertas adentro, disfrutando de la comodidad planificada durante meses y generaciones. Una postal idónea de previsión y mesura. Ahora bien, incolora. No lo digo yo, lo dicen ellos; deseosos de aprender español y pasar largas temporadas en América Latina o España. Algo bueno tendrá ser la cigarra, “sin futuro, sin curro, sin casa”, que ahogada en la adversidad, sonríe y canta.

Publicado el por Jonay Sánchez en General, Opinión 1 comentario

Los amigos.

Sobremesas. Almuerzos que empatan con la cena hasta la madrugada. Sonaba Piazzolla, a veces Frank Zappa, algo de los Beatles. Nos encanta hablar, pero aún más reír. Reírnos de nosotros mismos, de los otros, de lo que uno no debe. Sumábamos en espiral barbaridades para reír de nuevo. ¡Joder, qué animales! –solías decir, Lucía.  Pero también te reías. Porque hay algo divertido en eso de exagerar las miserias y sacarle punta a los cuchillos que ya nos apuñalan. A media tarde conversación profunda, quizás algo pedante. Culpa mía. Tengo una habilidad especial para atenuar la luz y densificar el aire con un “¿por qué?”. Por suerte aparecía la guitarra. Jose con sus canciones de siempre; yo con mis canciones de siempre; Pablo pidiendo siempre las mismas canciones. Empezar por “Dos gardenias” y terminar desgañitados en “La caldera” –de Taburiente.

Al “nieto de la vid, licor bendito”, rendíamos tributo en cada encuentro. Al asado argentino, otro tanto. La liturgia de los fines de semana con un culto soez: la crisis. Analizábamos los sucesos del periódico tan sorprendidos como indignados. Reafirmábamos un sentimiento común buscando sentido a lo incomprensible.

Así fue durante años.

Hoy leemos la prensa y discutimos a solas, por separado. Por eso de la crisis, ya se sabe. Aunque lejos, nos sabemos presentes. Allí, en la calle, maldiciendo a un gobierno obtuso que esquilma el sistema educativo en su provecho.

Publicado el por Jonay Sánchez en Opinión, Personal, Social 3 comentarios

LA SORPRESA: Dedicado a todos los que están lejos.

Probablemente ya han visto este video LA SORPRESA: Dedicado a todos los que están lejos. En tan sólo unos días  ha recibido más de un millón de visitas. Y aunque hoy no tengo demasiado tiempo para escribir, quiero aprovechar las emociones que me ha generado. Por favor, antes de seguir leyendo, véanlo y así no les arruino esto, LA SORPRESA.

Todavía no he experimentado lo que supone la vuelta a casa. Hace cinco meses que estoy fuera y tampoco me ha invadido la nostalgia. Sin embargo, sé lo que supone, por boca de otros, estar mucho tiempo sin ver a tu familia. Tengo varios amigos que llegaron a Tenerife cuando éramos el -falso- milagro económico de Europa, pero además  comparto mi vida con alguien que emigró por razones similares siendo aún muy joven. Ella, como otros tantos compatriotas suyos,  fue la víctima de otra crisis económica; en este caso, la argentina. Crisis que, también allí, afectó a las clases populares y a los más jóvenes. Su SORPRESA llega cada navidad cuando vuelve a casa con su familia tras un año esforzándose por reunir el dinero suficiente. En dos ocasiones tuve la suerte de acompañarla. Y les puedo asegurar que el video que les propongo es un claro ejemplo de esta realidad. Concretamente la amarga despedida.

Deseo apuntar que estos casos particulares están inmersos en la historia, y como tal, debemos tenerla presente. No puedo, ni quiero, borrar de mi memoria lo ingrato que fue nuestro país, parte de sus ciudadanos, con los inmigrantes. Recuerdo con especial desagrado la manifestación en Santa Cruz de Tenerife bajo el lema: “No cabemos más”. Y también a algunos funcionarios de inmigración tratando irrespetuosamente a los que hacían colas durante horas en la Calle de la Marina para regularizarse. Por eso agradezco que en Austria la administración sea tan ágil -al menos con los ciudadanos comunitarios- y su población tan acogedora. Porque sé lo que se sufre. Ser ilegal en un país donde se habla tu misma lengua, donde tienes antepasados cercanos, y que además le debe tanto a América Latina por quinientos años de expolio sistemático, es un martirio y una desvergüenza.

Y ahora nos toca a nosotros, los del citado milagro económico, marchar de casa. Detrás, los padres, amigos y una vida plagada de recuerdos. Ellos, los que se quedan, también sufren las consecuencias, acaba resquebrajada la red de relaciones construida durante años. LA SORPRESA me ha emocionado especialmente al dedicar ese sufrimiento a los responsables y malos gestores de la estafa. Es un ejercicio de rendición de cuentas. Lo tengo muy claro y no me tiembla al pulso al escribirlo: Algo habrá que hacer para que no duerman tranquilos.

 

Publicado el por Jonay Sánchez en General, Opinión, Personal, Social 1 comentario

Todo lo recuerdo

Cuando le dices a un amigo que te marchas del país para hacer un voluntariado, el primer destino que viene a su cabeza es África o Sudamérica. Por eso, ante la palabra “Austria”, el gesto de sorpresa y la pregunta “¿Qué vas a hacer ahí, si esa gente es rica?” fue la tónica general previa a mi despedida. Mi respuesta se acercó más a un ejercicio de empatía que a una exposición teórica.

Los niños con los que trabajo han sido apartados de sus familias por riesgo de exclusión (adicciones unidas a desempleo prolongado y ausencia de recursos, maltrato, etc.). En Pro Juventute (así se llama la organización) recreamos el ambiente familiar y educamos en civilidad; desde como sentarse a la mesa, hasta cómo tener una buena salud dental o seguir un calendario de vacunación. Intentamos mejorar las condiciones de la población infantil que padece una vida indigna dentro de un país opulento. Una realidad compartida por los países occidentales con economías desarrolladas. Con la diferencia de que algunos, como Austria, tienen un buen soporte para sobrellevarlo, fundado en políticas sociales y el profundo sentimiento nacional de sus empresas. Mi proyecto, como otros tantos, se financia exclusivamente por capital privado.

Quizás no es buen momento para solicitar lo mismo a las empresas canarias y españolas. Aunque me pregunto dónde estaban algunas de éstas durante los años de la burbuja inmobiliaria.  Leyendo los últimos titulares de la prensa, imagino que se encontraban desviando capitales al extranjero, buscando resquicios legales para evadir impuestos o financiando campañas electorales. Pero no se alarmen, estoy sólo fantaseando. No obstante, esas mismas empresas que pudieron participar activamente en un desarrollo sostenible que repercutiría a su vez en sí mismas, nos han pedido, arrinconadas por la avaricia, comprensión y esfuerzo. Yo les respondo con otro ejercicio de empatía.

En fin, que todo lo recuerdo.
Y como todo lo recuerdo,
¿qué carajo me pide usted que haga?
Pero además, pregúnteles.
Estoy seguro
de que también recuerdan ellos.

 Nicolás Guillén.

Publicado el por Jonay Sánchez en General, Opinión, Social ¿Qué opinas?

Yo confieso

Algunos pertenecemos a la generación del “puedo y no quiero”. Decíamos: “Puedo estudiar, pero no quiero. Prefiero trabajar y ganar dinero”; “Puedo luchar un poco más por mis derechos, pero no quiero. Estoy más tranquilo sentado en el sillón”; y así otros tantos “puedos” propios de quien tiene opciones y le falta motivación y amplitud de miras.

Con el tiempo hemos derivado en la generación del “quiero y no puedo”: “Quiero trabajar, pero no puedo. No encuentro nada (o bien no tengo formación, o bien me pasé de largo estudiando -según los empleadores de este país ingrato)”; “Quiero emanciparme, pero no puedo. No tengo casa”; “Quiero tener una casa, pero no puedo. Los precios son desorbitados”; “Quiero formar una familia, pero no puedo: no tengo trabajo, ni casa, ni dinero.”; y, desde hace un tiempo, escuchamos un mal mayor (gracias Wert): “Quiero estudiar, pero no puedo. Cuesta mucho dinero”.

La primera generación en España que pudo “llegar a ser algo en la vida”, se queda a medio camino. Y lejos de lamentarnos, nos confesamos. Sí, lo sabemos. Disfrutamos de la buena vida, pero no de una vida buena. Estuvimos anestesiados por el consumo. Pensábamos que éramos ricos. Que podríamos codearnos eternamente con los grandes propietarios vistiendo sus ropas, conduciendo sus coches, comiendo en sus restaurantes y viviendo en sus mismas calles. Ahora despertamos de sopetón con la oportunidad de “querer y poder”; pero esta vez en otra dirección. Seremos “algo en la vida” cuando, alejados del comprar-tirar-comprar como dogma, nos convirtamos en ciudadanos responsables con el medio ambiente y trabajemos por el bien común de esta sociedad global.

Antes de marcharme del país, pude disfrutar parte de este proceso. Confío en que sabremos hacerlo. En Austria, a pesar de la opulencia, buena parte de la población lo tiene claro. Necesitaron dos guerras mundiales, invasiones, crisis y un clima horrendo para enterarse. Con Canarias deseo ser más optimista. Qué quieren que les diga, como dice un amigo, para mí  “lo bueno de esto (la crisis), es lo malo que se está poniendo (el anterior modelo de vida)”.

Publicado el por Jonay Sánchez en General, Opinión ¿Qué opinas?