Dios existe

Dios existe.

 

Dios existe. No es uno, ni trino. Es antropomorfo y tiene muchos nombres. No responde a un obrar, ni tiene un plan. No necesita fieles, ni templos, ni representaciones, ni oraciones, ni normas. Actúa guiado por su naturaleza. Sea como sea, haga lo que haga, diga lo que diga, invade tus entrañas de por vida. Ese dios, esos dioses, esos nombres, están a nuestro alrededor. Los que me conocen saben que tengo un panteón repleto de ellos y que a menudo los alabo diciendo: “Esta tía – o tío- es Dios”.

Mis primeros dioses, como suele suceder, fueron –son- mis padres. Ellos  me iniciaron en esta religión politeísta y sigo su credo desde que soy un niño. Me instruyeron en el único dogma no dogmático sin apenas esfuerzo ni conocimiento. Años más tarde  encontré el concepto que lo nombra, hablo del Humanismo.

En Austria he ampliado esta larga lista de deidades. Hoy, por ejemplo. Uno de los niños con los que trabajo ha tenido un encuentro con su padre . Lo que debería ser un jornada familiar normal, para él –ellos- es una excepción. Las visitas a sus familias las realizan cada quince días y duran sólo el fin de semana. En este caso es aún más complejo. Puede verlo durante cuatro horas y en presencia de una trabajadora social. Después lo he recogido con el coche. Sollozaba, me miraba de reojo. Tras cuatro chistes estúpidos en un alemán macarrónico retomó la compostura y me regaló una sonrisa. Él también es Dios.

Publicado el por Jonay Sánchez en General ¿Qué opinas?