Skip to main content

Descubre Gambia, el país de la sonrisa

The smiling coast of Africa (la costa sonriente de África), así reza el slogan de la oficina de Turismo del país. Deduzco que esta frase promocional, tiene asociada, dos acepciones posibles. La primera destacar, el carácter amable y hospitalario de sus gentes y la segunda, algo más gráfica, se corresponde con la forma que tiene el país, cuando lo visualizamos en un mapa.
Gambia, a pesar de ser el país más pequeño del África continental, es también uno de los más diversos, en cuanto a geografía y paisaje. Con una extensión de 10.300 kilómetros cuadrados y con algo menos de 2 millones de habitantes, el país que ocupa la mitad del curso inferior y las dos riberas del río, que toma su nombre, se presenta como un lugar idóneo, donde los viajeros puedan iniciarse en la aventura africana. Desde el primer momento que pises el país, oirás con frecuencia, la frase de “Gambia, no pasa nada”, una clara versión del “Gambia, no problem”, que algunos gambianos repiten como si de un mantra se tratase, cuando desean acercarse a los visitantes de habla hispana, especialmente en las zonas turísticas.

Playa de Sunset Beach, en la zona turística

En Gambia se ofrecen buenas instalaciones hoteleras rodeadas de largas playas y frondosos palmerales donde, efectivamente, el visitante puede descansar y tomar el sol sin que nadie le moleste, y sin que realmente “pase nada”. Pero para descubrir la verdadera esencia de África, conviene salir de la zona de confort, entremezclarse con la gente en calles y mercados, dejando que una explosión de ruidos y colores, se apodere de tus sentidos.

Tras ese primer baño de africanidad, ya sabrás que aquí, a los turistas se les llama Touba ó Tuba (como suena en español), una palabra que los lugareños utilizan para referirse al hombre blanco y que tiene su origen en las monedas (un par de chelines) que los primeros viajeros ingleses solían darle a los niños de los poblados visitados. Estos chelines o shilling (en inglés) eran popularmente conocidos en la época colonial con el nombre de Bob. Así que cuando algún blanco se acercaba a algún barrio o poblado, los chiquillos corrían a su lado con las manos extendidas, para pedir sus deseados two bob (dos chelines), que en su mal pronunciado inglés, sonaba Toubab.

Si finalmente decides ser un Tuba explorador, deseoso de conocer algo más que las playas y las zonas destinadas al turismo del país, lo recomendable es que contrates el servicio de guías profesionales, de esta manera te evitaras los indeseables contratiempos que pudieran surgirte en el camino. La compañía Gambia Tours, es una de las más preparadas y experimentadas. En su página web encontrarás variadas opciones para recorrer el país.

Rutas en camiones 4×4 por el interior del país

Una vez elegidos itinerarios, guía y vehículo, solo resta iniciar la aventura para descubrir este interesante territorio africano, aunque antes tal vez deberías tener en consideración algunos importantes conceptos relacionados con el idioma, la cultura y las relaciones sociales.

Gambia, fue colonia del Imperio Británico hasta 1965 y el inglés sigue siendo la lengua oficial del país, junto al árabe y las lenguas tribales, tales como mandinka, wolof, fula y serer, entre otras. Sabiendo esto, tal vez además del inglés, puedas aprender algunas palabras en los dos principales idiomas nativos, aunque solo sean sencillos saludos. Con esta actitud conseguirás que te acepten con una amplia sonrisa de hospitalidad y hasta desearan contribuir con tu aprendizaje de las lenguas maternas, enseñándote nuevas palabras. Una vez que hayas aprendido a ganarte la simpatía de tus anfitriones, toca aprender a mostrar respeto por sus costumbres, cultura y religión.

Cuando quieras tomar fotografías (algo tan extendido entre los viajeros de hoy día) debes pedir permiso antes y te conviene saber que en el islam, es una falta de respeto a la familia tomar fotos a las mujeres sin permiso. La falta de respeto continuado que muchos turistas muestran a la hora de tomar fotografías está ocasionando que la gente del lugar te increpe cuando te ven apuntando con tu cámara sobre los escenarios en que desarrollan su vida cotidiana. Recuerda que las actividades de su vida personal no forman parte de ningún show turístico.

Teniendo en buena consideración estas básicas premisas, ya podremos disfrutar con el descubrimiento de los sugerentes pueblos y paisajes que este pequeño país ofrece.

Vista de la ciudad de Banjul, desde el mirador del Arco 22

Banjul, la actual capital del país, fue fundada en 1816 por los británicos sobre la isla de St. Mary, ubicada en la desembocadura del río Gambia. En la ciudad abundan los viejos edificios coloniales que comparten el espacio urbano entre improvisadas chabolas y alguna que otra moderna construcción, como el famoso Arco 22 que, junto a la plaza 22 julio, fueron construidos para conmemorar el golpe de estado llevado a cabo por el anterior presidente, Yahya Jammeh, en 1994. También merece la pena visitar el Museo Nacional y como no, el colorido y tumultuoso Albert Market.

Fachada exterior del Albert Market, en Banjul

La isla, – que toma su nombre de la palabra Bang julo, usada por el pueblo mandinka, para referirse a las cuerdas de fibra que fabricaban con las hojas y cañas de los abundante cañaverales existentes en la isla antes de la llegada de los británicos – está conectada con las regiones del norte del continente por medio de viejos transbordadores y por un par de puentes con las del sur.

Transbordador a Barra, llegando al puerto de Banjul

Serekunda, es la zona más próxima a Banjul y también la que más crece, al contrario de lo que sucede en la capital, que permanece acotada por las propias dimensiones físicas de la isla en la se construyó. La industria hotelera ha elegido las zonas de costa de Serekunda, para ubicar sus instalaciones, en el marco de los paisajes de playas y palmeras de la zona, que sirven de reclamo turístico.

El crecimiento económico de la nueva ciudad también atrae a miles de nacionales que, llegados desde las regiones más remotas del país, buscan en Serekunda la oportunidad de conseguir una mejor y más cómoda vida. Sin embargo, la gran mayoría acaba malviviendo en el interior de hacinados barrios, bajo los techos de chapa metálica de improvisadas casas construidas entre calles de tierra y polvo que siguen extendiéndose como telas de araña sobre los áridos descampados que rodean la ciudad.

Vista aérea de una zona de mercado, en Serekunda

Aún así, a pesar del evidente caos, Serekunda merece ser explorada con calma para impregnarse con el colorido y apabullante ambiente de sus calles y mercados. Cuando el ajetreo de esta movida zona empiece a embotar nuestros sentidos, tal vez sea el momento de cambiar de aires y realizar una visita a la cercana zona de Bakau, donde se encuentra el curioso estanque de Katchikally, plagado de impresionantes cocodrilos del Nilo, que la gente del lugar vinculaba con ciertos ritos de fertilidad y que ahora se ha convertido prácticamente en una atracción turística más.

Cocodrilos en la charca de Katchikally

En las Playas de Tanji y Sanyang, a este lado de la costa atlántica, los esforzados pueblos de pescadores ocupan cada día las playas con sus coloridas canoas, y a diferencia de la tranquilidad que reina en las playas turísticas, en estas otras el movimiento  de gente y barcas es constante durante la mayor parte del día. Desde muy temprano los pescadores salen a la mar con sus pesadas barcas en busca de la captura diaria, y cuando regresan al atardecer la playa se convierte en toda una exhibición de movimiento y color. Con un ritmo frenético y entre el graznido de las cientos de gaviotas que sobrevuelan la escena, los hombres con pesados cubos sobre sus espaldas descargan el pescado hasta los secaderos.

Movimiento de barcas y gente, en las playas de Tanji

Otros se agrupan en torno a las pesadas embarcaciones para, con gran esfuerzo, sacarlas del agua rodando sobre troncos hasta la arena de la playa, mientras las mujeres, con sus trajes de llamativos colores, se dedican a limpiarlos y cubrirlos con sal para su posterior secado o ahumado. Sin duda, un espectáculo que no debes perderte.

Mujeres salando pescados, en la zona de los secaderos, en las playas de Sanyang

Albreda, Juffureh e isla James, tres lugares que te transportaran en el tiempo hasta una de las épocas más oscuras de la humanidad, la de la esclavitud. Y aunque esta se practicaba entre las tribus nativas que tomaban como esclavos a los enemigos derrotados, no fue hasta el siglo XVI, con la colonización de América, en que esta cruel costumbre se vio incrementada por árabes y europeos. Para llegar hasta estos enclaves es mejor hacerlo en barco, navegando río adentro, hasta llegar al viejo embarcadero de Albreda. Una vez en tierra el visitante podrá observar, junto a un frondoso árbol y un viejo cañón, una enorme escultura con forma humana que muestra sus brazos en alto y en sus muñecas unos grilletes rotos. La cabeza es la propia bola del mundo y en su base puede leerse “Never Again” (nunca más). La casa de los descendientes de Kunta Kinteh y el museo de Juffureh completan la visita.

Monumento que rememora el final de la esclavitud, en el poblado de Albreda

Frente al embarcadero de Albreda se puede divisar la isla James donde se almacenaban los esclavos que iban a ser enviados al nuevo mundo. Navegamos hacia esta pequeña isla, que nos parece envuelta en el misterio. La neblina y las extrañas siluetas de los baobabs contribuyen con esta visión. Unas canoas se acercan al barco para trasladarnos hasta la isla en la que ahora solo quedan algunos cañones oxidados y los derruidos muros de lo que un día fue un flamante fuerte británico.

Una de las canoas que hacen el transporte hasta James island

Parques y reservas naturales repartidos por toda la geografía del país harán las delicias para los amantes de la naturaleza, que podrán disfrutar de una amplia variedad de especies de aves así como de cocodrilos, hienas y monos. La Reserva Nacional de Abuko, muy cerca de Serekunda, cuenta con varios puestos para la observación de aves. Entre la zona de manglares del Mandina Bolon, afluente del río Gambia, se extiende la reserva natural de Makasutu, una zona de frondosa vegetación repleta de aves en la aún habitan grupos de monos babuinos.

Circulando en un vehículo 4×4, por las pistas de acceso a Makasutu

Espero con estas líneas haber contribuido a despertar el deseo de explorar este pequeño país africano, imbricado en el río que le da nombre y que ha sido testigo de tantas historias a lo largo del tiempo. Por mi parte, ya estoy deseando poder establecer nuevas rutas que me lleven hasta las zonas más profundas del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *