Skip to main content

Zocos de Marrakech

La palabra Zoco o Souk proviene del árabe süq, y se refiere a los mercados propios de los países del norte de África. Estos zocos eran originalmente mercados al aire libre donde los comerciantes del lugar mercadeaban con las caravanas que realizaban las largas rutas comerciales. Con el paso del tiempo, y debido al crecimiento que experimentaban las ciudades, estos mercados se fueron integrando en el interior de los centros urbanos, y con la colonización europea, la utilización del término zoco también se exportó a occidente. Los zocos de Marrakech quizás sean los más populares del vecino Marruecos.

El ambiente de los zocos, siempre me ha causado una gran fascinación. Desde muy pequeño ya acompañaba a mi madre o a mis tías a la compra tanto en el zoco de Tánger como en el de Tetuán (ciudad donde nací). En mi memoria aún permanece viva la sensación que me causaban los vivos colores de las mercancías y productos de la tierra. Los penetrantes aromas de las especias y de las frutas, mezclados de manera ineludible con los olores de los excrementos de las ovejas, cabras y burros que circulaban por entre sus callejuelas. El vociferío de los vendedores promocionando sus mercaderías y el trasiego constante de gente que iba de un lado para otro por los angostos callejones. Más tarde, en posteriores etapas de mi vida, he podido visitar y fotografiar muchos de estos tradicionales y animados zocos en los diferentes países, pueblos y ciudades por los que he viajado.  Pasear por entre sus laberínticas calles aún sigue fascinando y alimentando mis sentidos.

Aromáticas y coloridas especias se muestran en cada rincón del Zoco.

Los zocos de la ciudad de Marrakech constituyen un escenario ideal para que el visitante pueda experimentar esas sensaciones a las que me refiero.  Surgida al amparo del auge militar y comercial, la ciudad floreció en una época en la que las grandes caravanas que realizaban las rutas comerciales, atravesaban el desierto del Sáhara, uniendo así el África negra con las grandes ciudades árabes del norte del continente. Marrakech y sus zocos adquirieron una notable importancia comercial, al convertirse en uno de los enclaves de abastecimiento más importante de la zona. En la actualidad, alrededor de estos mercados o zocos, que ocupan casi toda la mitad norte de la Medina, se sigue apreciando un intenso movimiento productivo y comercial, siendo además uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad. En realidad, si vas a Marrakech y no te pierdes paseando por entre sus zocos no has disfrutado de la esencia de esta ciudad.

Teteras platedas de latón, expuestas en un comercio en el Zoco de Marrakech.

En estos abigarrados zocos, en los que podrás encontrar todo tipo de objetos y productos, conviene recordar que el regateo es parte del juego comercial. Una ley no escrita que propicia el trato comercial y personal entre vendedor y cliente. También conviene recordar que hay que actuar con cautela y respeto para con las costumbres culturales de los autóctonos, sobre todo a la hora de realizar fotografías a las personas. Para ejercer esta actividad (cada vez más extendida) es conveniente que antes de disparar pidas permiso a los improvisados modelos, así todo fluirá de una manera más satisfactoria y correcta para todos.

Comerciante en el interior de una tienda en el Zoco de Marrakech.

Y es que hoy día, con el masivo uso de cámaras digitales, teléfonos móviles o tablets que incorporan cámara de foto y vídeo por una gran parte de los turistas que recorren la ciudad con la actitud y el deseo irrefrenable de captar sus propios recuerdos para luego luego publicarlos en las redes sociales, es fácil entender que las gentes del país se sientan acosadas y hastiadas, y que, cada vez más, se nieguen, en ocasiones hasta de manera algo violenta, a ser tratadas como si fuesen personajes de un parque temático o animales de zoológico. 

Laberínticos paseos cubiertos con comercios atestados de mercancías variopintas.

Deambular pausadamente por entre las laberínticas callejuelas que conforman la medina es toda una experiencia, y a través del paseo curioso podremos acceder hasta los comercios y talleres de los diferentes gremios de artesanos que, agrupados por zonas o barrios, han dado origen a los diferentes zocos de Marrakech.

Aunque no es tarea fácil para el visitante distinguir los límites de estos zocos, repartidos por la medina de Marrakech, finalmente he podido destacar los que a continuación expongo:

1.- Zoco el Bab Salaam. Uno de los zocos más frecuentados por los turistas, al que acuden los nativos para proveerse de todo tipo de mercancías, que van desde productos varios de alimentación, especias, cosmética hasta comida para aves.

Pequeños puestos del Zoco, en los que se puede conseguir “casi de todo”.

2.- Zoco Zrabia o de las alfombras. Este zoco, en el que ahora se pueden apreciar coloridas alfombras y tapices de alegres dibujos geométricos, fue en otros tiempos un lugar en el que se celebraban las subastas de los esclavos que traían los negreros.

Bicicleta aparcada junto a unas alfombras colgadas en un muro del Zoco

3.- Zoco de los Tintoreros. Para los amantes de la fotografía, este zoco ofrece un colorido espectáculo con sus madejas de lana recién teñidas colgando para su secado en cuerdas o rústicos soportes de palo y caña, a lo largo de las calles en las que se ubican los talleres y comercios de este tradicional gremio de artesanos.

4.- Zoco Smata o de las babuchas. Las pequeñas tiendas y talleres de este zoco abren sus puertas cada día para ofrecer a los clientes sus originales y coloridas babuchas, realizadas en cuero con diferentes acabados y diseños, entre las que destacan los modelos más tradicionales acabados en punta.

Tienda repleta de coloridas babuchas en el interior del Zoco

5.- Zoco de los curtidores. Este mercado o barrio de curtidores está bastante alejado de la zona central, más frecuentada por los turistas, y la razón es bastante obvia, el nauseabundo olor que despiden las pieles de los animales que son empapadas en las grandes cubas de cemento. El olor es tan desagradable que los guías reparten hojas de hierbabuena a sus turistas para que colocándolas bajo las fosas nasales, puedan soportar el pestilente ambiente.

Zoco de curtidores un lugar poco frecuentado por los turistas convencionales.

Además de los expuestos en estas breves  referencias, la cantidad de zocos ubicados en la medina de Marrakech puede pasar de la veintena, y a esta lista habría que añadir unos cuantos más. Tales como el Zoco el Kebir, ubicado en una de las principales arterias de la medina y donde se exhiben atractivos artículos de cuero y marroquinería, el Zoco de Siyyaghin o mercado de las joyas, Zoco el Maazi, donde se comercia con pieles de cabra, Zoco Chourai, en el que trabajan los artesanos de la cestería y la madera, Zoco de Addadine, especializado en trabajos de latón y cobre… Así uno tras otro, el paseo te va introduciendo en este exótico mundo de los zocos, que te retrotraen en la historia o te trasladan hasta los escenarios imaginados en las mil y una noches.

Finalmente, entre tanto paseo por las intrincadas callejuelas y plazas de la medina en busca de los exóticos zocos llega el momento de realizar un alto en el camino y, si andas atento, entre tantos bazares y puestos siempre encontrarás algún rincón donde acomodarte para degustar cualquiera de los exquisitos platos de la cocina marroquí y tomarte un tiempo para  el merecido descanso.

En el Zoco de Marrakech podrás disfrutar de la excelente cocina marroquí y de su tradicional té de menta.

Distribuidos por la medina podrás encontrar gran variedad de establecimientos que ofrecen sus servicios de restauración, con diferentes estilos y tendencias, entre los que podrás elegir según tus gustos y posibilidades.

Restaurante adaptado para turistas, en la azotea de una casa en el centro de La Medina de Marrakech

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *