Skip to main content

San Antonio de Texas, ciudad fundada por canarios.

Seguro que en más de una ocasión, has oído, leído o visto: leyendas, libros, películas o documentales, sobre las heroicas historias que sucedieron en una antigua misión española, más conocida como El Álamo, y ubicada en la localidad de San Antonio de Béxar. En ese lugar, tuvo lugar una cruenta batalla entre un pequeño grupo de colonos y el ejercito del general Santa Anna, formado por miles de soldados, que el 6 de marzo de 1836, tras 13 largos días de asedio, acabo con la resistencia de sus defensores. 

Este hecho histórico, sucedido en el actual San Antonio de Texas, ha sido magnificado una y otra vez, con la frase de “Remember The Álamo” proferido como grito de guerra, por Sam Houston, para arengar a sus tropas, en las sucesivas batallas con las que finalmente lograron derrotar al ejercito mejicano. Consiguiendo finalmente, que San Antonio y Texas (el estado de la estrella solitaria) pasase a formar parte de los Estados Unidos de América.

Banderas de Texas y Estados Unidos en el edificio del ayuntamiento de San Antonio

Pero lo que muy pocos conocen, es que la ciudad de San Antonio, originariamente conocida como San Fernando de Béxar, fue fundada por colonos originarios de las islas Canarias en el año 1731, y que algunos descendientes de estos lucharon codo a codo con los legendarios Travis, Crockett y Bowie en la defensa de El Álamo. Entre estos descendientes de familias canarias, cabe destacar al capitán de los voluntarios tejanos, Juan Nepomuceno Seguín, que más tarde fuese senador y alcalde la ciudad junto con Antonio Cruz Arocha, que actuó como mensajero entre la asediada Misión y el ejercito de Sam Houston. 

Monumento que recuerda a los héroes de El Álamo

La misión de San Antonio, fundada por el franciscano Fray Antonio de Olivares de Moguer, a la que más tarde se le unieron una veintena de familias oriundas de las islas Canarias, enviadas por la Corona española, para el afianzamiento de los nuevos territorios americanos agregados, fue el primer embrión que dio origen al actual núcleo ciudadano de San Antonio. Estas primeras familias que provenían mayormente de Fuerteventura y Lanzarote, las islas más cercanas a la costa occidental africana, acostumbradas a sobrevivir en los áridos terrenos y bajo condiciones climatológicas muy similares a los climas secos y calurosos del territorio tejano, pudieron adaptarse de manera más rápida y eficaz al nuevo entorno.

En la actualidad, la influencia cultural de estos primeros canarios sigue latente en muchos escenarios de la ciudad,  así como a través de la memoria de sus descendientes, que siguen formando parte activa de la vida social y cultural de la comunidad.

Fotos con un ranger de Texas en El Álamo y Catedral de San Fernando

San Antonio, posee un rico patrimonio cultural vinculado a la época de las colonias, siendo el conjunto monumental de El Álamo uno de los lugares más visitados por los más de 26 millones de turistas que visitan la ciudad anualmente. En el centro de la ciudad, se erige la Catedral de San Fernando, templo de estilo neo-gótico, considerada la catedral católica más antigua del país. Es también conocida como la iglesia de la virgen de Candelaria y de Guadalupe, en consideración a la importante presencia de las comunidades de origen canario y mejicano que conviven en la ciudad, siendo esta combinación de culturas hispanas y anglosajonas las que le imprimen ese colorido y alegre carácter que la diferencia de otras grandes urbes americanas. Una identidad única, que se refleja tanto en la arquitectura, la gastronomía o la cultura, como en las costumbres y fisonomía de sus ciudadanos.

Río San Antonio a su paso por la ciudad

El río San Antonio, recorre la zona central de la ciudad, aportando frescura a las amplias zonas ajardinadas de sus riberas, conocido como River Walk, y un atractivo laberinto de canales, donde los visitantes pueden navegar en barcazas que serpentean por el centro de la ciudad, entre restaurantes y zonas comerciales.

San Antonio de Texas es uno de esos lugares que recomendaría y volvería a visitar cuantas veces hiciera falta. Una ciudad con un especial encanto, habitada por gente hospitalaria y emprendedora que te hacen sentir como en casa o incluso mejor. Si tienes la oportunidad te recomiendo que en tu próximo viaje a EEUU, te plantees la posibilidad de conocer esta agradable ciudad que tanto tiene que ver con nuestra islas Canarias.

Pero antes de iniciar tu viaje, debes tener en cuenta estos tres preceptos básicos y fundamentales: 

1. Autorización de viaje: Antes de comprar el billete de avión y reservar los hoteles debes comprobar que tienes en regla toda tu documentación para entrar en el país. El pasaporte debe ser el que lleva incorporada la banda magnética y estar vigente al menos por seis meses. Comprobado que el pasaporte es válido, debemos solicitar la ESTA (Electronic System for Travel Authorization), un permiso previo de evaluación que debe extenderte el gobierno del país.

2. Seguros y permisos de conducción: Un seguro con cobertura internacional que cubra enfermedad y accidentes es imprescindible. Si vas a conducir un coche, además de tu permiso español, necesitarás portar un permiso de conducción internacional, que podrás gestionar antes de viajar en la DGT (Dirección General de Tráfico).

3. Equipaje y accesorios útiles: Debes saber que hay ciertos artículos que están restringidos en las fronteras de EEUU. Mejor consulta la página de la Embajada de los Estados Unidos para salir de dudas. No olvides tampoco que el voltaje de corriente en ese país es de 110V, así que lo que sí debes llevar en tu maleta es un pequeño transformador de corriente y un adaptador universal para recargar tus aparatos electrónicos.

Fotos de viaje, información y sentido del lugar

Antes de iniciar un viaje es conveniente recabar toda la información posible sobre el lugar que se va a visitar. Esta información, que previamente hemos recopilado antes de salir de viaje, se debe seguir incrementando una vez que estemos en el destino con la información publicada que vayamos encontrando en el aeropuerto, e incluso en el hotel. Un buen recurso es observar las postales que se exhiben en las tiendas de recuerdos.

Postales en una tienda de souvenirs de Londres

De esta manera nos podremos hacer una idea de cómo se han interpretado los lugares más emblemáticos del destino y los ángulos de las tomas, para así poder considerar la posibilidad de buscar tomas alternativas según nuestros propios criterios fotográficos. Además, conviene personarse en las oficinas de información y turismo para obtener mapas, folletos e información detallada sobre los temas que más te interesen de la zona o ciudad visitada. También conviene recordar que una de las mejores fuentes de información es la proporcionada por las propias personas que nos rodean, el empleado del hotel o pensión, el camarero, el taxista y, en general, por todas aquellas personas que tengan que ver y conozcan el nuevo entorno en el que nos movemos. Una buena política para comprobar que las informaciones obtenidas por estos medios de trato personal sean las correctas, es la de realizar la misma pregunta a diferentes personas.

Taxista en Dakar, una buena fuente de información

Una vez hemos realizados las averiguaciones pertinentes conviene realizar un guión o plan de trabajo, procurando tener claro cuales son los objetivos que se quieren fotografiar, y seguidamente comenzaremos con las visitas de reconocimiento a los lugares elegidos, donde ya podremos iniciar una primera sesión de fotos a la vez que tomamos nota de los posibles efectos que puede tener la luz sobre el motivo en los diferentes momentos del día. Para esto habrá que averiguar la hora y el punto por donde sale y se pone el sol. 

Los mejores momentos de luz para fotografía de viajes

La luz es la base de la fotografía. De hecho la denominación de fotografía, viene de la raíz etimológica griega phos, que significa luz y grafe que se refiere a escribir o grabar. De esta manera, fotografía viene a ser la acción de escribir o grabar con luz. Dicho de otra manera, la fotografía es una actividad que se desarrolla en base a la captura de la incidencia de la luz, ya sea de origen natural o artificial, en seres y objetos, durante un tiempo determinado. En este sencillo artículo vamos a recordarte cuales son los diferentes y mejores momentos de luz para fotografía de viajes.

Mejores momentos de luz para fotografía de viajes
Jardines de Taj Mahal en la ciudad de Agra, India

Cuando estás de viaje, debes tener en cuenta que la luz varía de manera considerable según en qué parte del mundo te encuentres y también en la época del año en que viajes pero, en líneas generales, para fotografiar en los distintos momentos del día, deberías tener en cuenta las siguientes anotaciones:

Mejores momentos de luz para fotografía de viajes: Hasta el mediodía

Amanecer. Si deseas obtener buenas tomas del lugar merecerá la pena que te levantes muy temprano. Mejor si es cuando la mayoría de las personas aún duerman. Las primeras luces del día son limpias y claras, aunque algo frías. Esto influye en la captura de buenas instantáneas, dotándolas con un enérgico efecto modelador. Es debido a que las incipientes luces de la mañana producen escasa sombra y poca diferencia entre las zonas iluminadas y las que permanecen en la umbría.

A la salida del sol. Cuando el sol comienza a repartir sus primeros rayos, la luz se deriva hacia tonos más cálidos, en los que predomina el rojo sobre el azul del amanecer. Los objetos directamente iluminados adquieren una alta definición y hasta un halo más romántico, si así me permites definirlo.

Mejores momentos de luz para fotografía de viajes
Trabajadores entrando a la ciudad de Bikaner a primeras horas del día, Rajasthan, India

La luz de la mañana. Comprende la franja horaria que va desde la salida del sol hasta un par de horas antes del mediodía. Los cielos permanecen más azules, con una luz clara, buena visibilidad y sombras definidas, aunque no demasiado oscuras. Es el periodo de luz más usado por la mayoría de los fotógrafos profesionales, de viajes como otras disciplinas.

Mediodía. Por regla general, esta es la peor franja del día para realizar fotografías. La luz del sol cae demasiado perpendicular, creando sombras duras y molestas visualmente. Aprovecha el momento para buscar algún rincón con encanto donde probar alguna de las especialidades gastronómicas del lugar. De paso, podrás realizar algunas fotografías del interior con los platos y el ambiente.

Mejores momentos de luz para fotografía de viajes
Imagen del Big Ben y palacio de Westminster al tardecer en la ciudad de Londres

Mejores momentos de luz para fotografía de viajes: de la tarde a la noche

La luz de la tarde. Cuando el sol comienza a declinar sobre el horizonte, la luz vuelve a ser suave y modeladora con los paisajes. Es una luz muy adecuada para realizar contraluces. También es ideal para retratos porque le confiere un agradable y cálido tono de piel a los sujetos retratados.

Puestas de sol. Si vas a realizar fotografías al atardecer no tengas prisa. Sitúate con tu cámara en el trípode en el lugar que te parezca adecuado. Disfruta del espectáculo y espera mientras todo sucede de manera natural. Ve realizando diferentes tomas (horquillado) a medida que la luz va cambiando. Abandona el lugar con el último rayo de luz. Así disfrutarás al máximo de la experiencia y tú alma viajera se beneficiará de su magia. Es, sin duda, uno de los mejores momentos de luz para fotografía de viajes.

Torres de un palacio en Jodhpur al atardecer

10 recomendaciones para tus fotos de viajes

Antes de adentrarnos en sofisticados temas técnicos, sobre la fotografía de viajes y sus herramientas. Te propongo un sencillo y básico decálogo de actuaciones, que deberías tener en cuenta antes de empezar a “disparar” fotos, a diestra y siniestra.

1. El equipo, antes de emprender un viaje, asegúrate de que todo el equipo funciona perfectamente, compruebe que lleva suficientes baterías, cargadores y tarjetas.

2. Durante el viaje lleva siempre la cámara contigo, bien protegida en su bolsa ó estuche, para evitar así largas exposiciones al sol ó golpes y especialmente si vas a lugares arenosos ó en los que haya agua.

3. Utiliza la luz ambiente siempre que te sea posible, las luces de las primeras horas del día y las del atardecer resultan mucho más atractivas y en condiciones difíciles de luz utiliza sin miedo las sensibilidades más altas que te permita tu cámara.

4. No desestimes los días nublados ó de mal tiempo, a veces estas condiciones meteorológicas, le añaden un encanto especial a las fotografías.

5. Cuenta historias con tus imágenes, cada lugar que visites tiene su propio encanto, no te olvides del factor humano, las gentes del lugar, sus costumbres y su forma de vivir…estate atento y procura captar las historias y anécdotas de interés que se producen a tu alrededor.

Cuando fotografíes monumentos, procurar incluir a tus compañeros de viaje en la toma, esto añade interés y calor humano a la fotografía.

Añade personajes en las tomas fotográficas

6. Fíjate en las postales turísticas que se exponen en las tiendas de souvenirs, no hace falta que las copies, pero te servirán como referencia para tus propias interpretaciones del lugar.

7. Si vas a visitar museos, no dejes tu cámara en el Hotel creyendo que no está permitido hacer fotos en este tipo de instalaciones, generalmente en la mayoría de ellos sí se permite y lo que suele prohibirse es la utilización del flash y del trípode.

8. Haz fotografías de los carteles de indicación de los lugares visitados, (rótulos, señales, indicadores, etc.) te servirán posteriormente a la hora de clasificar las fotografías obtenidas durante el viaje y para ubicarlas en el lugar correcto.

9. Acostúmbrate a llevar un pequeño trípode de viaje, los hay de muchos tipos y tamaños, su uso te permitirá obtener mejores fotos de paisajes ó de detalles y sobre todo de esas bonitas fotos nocturnas que tanto nos gustan a todos.

Utiliza un trípode para las fotos nocturnas

10. Se respetuoso,  por último y muy importante, respeta las normas, tanto de seguridad como de civismo… es importante saber que no esta permitido tomar fotografías de instalaciones militares, aeropuertos, estaciones de autobuses o ferrocarril y que a la hora de fotografiar personas, debes respetar el derecho a la imagen y a la intimidad.

Fotografía de viajes, consejos básicos

Aunque hoy día, la fotografía esta presente en casi todos los actos de nuestra vida diaria, debido al auge de las redes sociales, es en las vacaciones y en los viajes, cuando los usuarios y aficionados de esta técnica, deciden realizar un mayor número de fotografías que más tarde, les ayuden a evocar aquellos felices e interesantes momentos y lugares de los que disfrutaron en sus vacaciones.
“Estar, siempre preparado, llevar la cámara a todas partes y aprovechar cualquier tema de interés que pueda surgir”… este podría ser el consejo más importante para todo aquel que quiera tomar fotos de los mejores momentos de su viaje.
La fotografía de viajes, es una experiencia creativa, que nos permite movernos en entornos y paisajes diferentes, a la vez que nos posibilita la relación con otras sociedades y costumbres distintas a las de nuestro habitat cotidiano. En mi opinión, para lanzarse a la aventura de un viaje fotográfico y documental, debes seguir tres importantes y básicos consejos:

Preparar el viaje: Una vez elegido el destino, que te gustaría fotografiar, planea cuidadosamente todos los pormenores del viaje, esto puedes hacerlo a través de una agencia ó usando las magníficas herramientas que hoy día nos ofrece Internet para buscar medios de transporte y alojamientos.

Documentación: Infórmate previamente sobre la zona geográfica y las costumbres sociales de los lugares que vas a visitar y si es posible lleva esa información en tu bolsa de fotografía.

El equipo fotográfico: El conocimiento de las técnicas fotográficas básicas y del funcionamiento de tu propio equipo de fotografía, te serán imprescindibles a la hora de hacer tus fotos de viaje. Prepara tu equipo fotográfico, sin dejar nada al azar, objetivos, baterías, cargadores, trípode, flash y todo lo que creas necesario, pero sin excesos que posteriormente, dificulten tu capacidad de movimiento.


Las fotografías obtenidas en estas experiencias, son a menudo insustituibles, por esto es importante estar bien preparado y tener algunos conocimientos prácticos respecto a los equipos y las técnicas de fotografía.

Pero ocurre que a veces, los resultados no son todo lo bueno que se hubiera deseado y no corresponden con las expectativas ni con el entusiasmo con que fueron tomadas. Un mal planteamiento de la toma, un error técnico o el desconocimiento de las herramientas, son la causa habitual de obtener unas defectuosas imágenes que en definitiva, no nos servirán para poder revivir con satisfacción, las impresiones experimentadas durante el viaje.

Por estas razones, en próximos artículos en este blog, iré comentando algunos consejos básicos. Con más detalles y temas específicos que se deben tener en cuenta a la hora de realizar fotografías en nuestros viajes, basados en mis propias experiencias.