“El pilates es ideal para las posturas”

Natalia Acosta Ágreda, fisioterapeuta


Natalia Acosta Ágreda, fisioterapeutaLa curiosidad despierta el interés de las neuronas, que sueñan con descubrir el significado de lo que imagina el pensamiento. Ese impulso me sitúa en el centro de fisioterapia 5, en la trasera de la catedral lagunera, donde Natalia me guía a una sesión de pilates. Para mi sorpresa, no es una técnica cosmética de eliminación del vello. Inhalo, exhalo… Suspiro. Casi se me cae la videocámara.

-¿A qué viene la gente aquí?

“La mayoría viene porque tiene dolores de espaldas, de cuello, en las lumbares, por esguinces… También trato a deportistas con lesiones. Pero las rehabilitaciones más complejas quedan en los hospitales y en las clínicas”.

-Esto es complementario, entonces…

“Sí, es como una ayuda. Un acondicionamiento para estar mejor y vivir con menos dolores”.

-¿Cuánto dura una sesión de estas?

“Dedico una hora por paciente”.

-Me pregunto si el pilates es una técnica de relajación sincronizada de la mente y el cuerpo.

“No es una técnica de relajación, aunque también sirva para eso. Es un acondicionamiento físico que trabaja la movilidad, la flexibilidad y la fuerza, entre otros aspectos. Lo que pasa es que, como tiene que ser coordinado, mezclamos la respiración y debemos mantener una postura y al mismo tiempo realizar movimientos fluidos, necesitamos utilizar muchas partes del cerebro. Es algo más completo, no se queda en lo físico. Nosotros lo recomendamos para mejorar la postura, que es algo por lo que muchas personas acuden a fisioterapia”.

-Doce personas… ¿El número habitual?

“Hoy hay dos que están probando, pero normalmente son diez por sesión”.

-Un solo un hombre, sin contarme a mí.  No me extraña. ¡Hay cada posturita!

[Risas] “Vamos a ver, es para los dos sexos. No me atrevo a decir por qué hay más mujeres que hombres. Creo que es una cuestión de valentía [ríe]. O igual será por la testosterona. Tal vez ellos esperen un ejercicio más enérgico y más potente.  Bueno, aunque de fuera parece muy suave, existen diferentes niveles. De dificultad variable”.

-Me he estado documentando para la entrevista y la verdad es que me he empapado, del sudor… Sé que es un sistema de entrenamiento físico y mental concebido a principios del siglo XX por Joseph Hubertus Pilates [lo dice la Wikipedia].

“La historia rápida es que fue un niño enfermizo, asmático y eso lo motivó para investigar y al final creó unos ejercicios que mejoran las posturas y la fuerza. Combinó diversas especialidades, como la gimnasia y el yoga. Pilates se enfocó en el desarrollo de los músculos internos para conservar el equilibrio corporal y estabilizar, así como fortalecer, la columna vertebral”.

-¿En qué se diferencia del yoga?

“Pues, en mucho. El yoga es un método ancestral y es más lento que el pilates. Es algo más elevado, en el sentido espiritual, si bien se aprovecha como acondicionamiento físico. Trabaja fundamentalmente los estiramientos, con posturas más quietas. En el pilates son ejercicios marcados y centrados. En cambio, el yoga es más pausado”.

-Más espiritual, ¿no?

“Sí, es más espiritual, pero hay gente que lo trabaja solo por las formas físicas que te crea [su significado se asocia  a prácticas de meditación]”.

-Es más de estar sentado…

“Hay muchas posturas de pie, ¡eh!”.

-¿A qué se debe el interés por el pilates, tan de moda últimamente?

“Pienso que los americanos lo pusieron de moda a través de las celebridades. Realmente, vale la pena. Eso es lo que lo ha mantenido en el tiempo, a diferencia de otras técnicas de gimnasia. En parte es porque los fisioterapeutas lo hemos arropado. Nos ha parecido una buena herramienta, porque se puede usar incluso en la clínica”.

-¿Qué periodicidad tienen las clases?

“Normalmente, se dan dos veces a la semana. Durante una hora”.

-¿Y un curso?

“El ejercicio es algo que los seres humanos deberían hacer toda la vida. Las articulaciones y los músculos no están de adorno. Hay que moverse; si no, el cuerpo de atrofia. Y de ahí se derivan las complicaciones. El pilates se recomienda practicarlo siempre, una vez que se aprende en aproximadamente un año. Luego ya te las arreglas tú solo en casa. Si has padecido problemas de espaldas,  hernias discales o escoliosis, lo ideal es que lo sigas haciendo indefinidamente. Y si te va bien, ¿por qué dejarlo?”.

-¿Es conveniente hacerlo con el acompañamiento de algún tipo de música?

[Sonríe] “Eso ya es una cuestión de preferencias personales”.

-Para marcar el ritmo…

[Estira los músculos de la cara, especialmente en el área de los labios] “El ritmo lo marca la profesora; que es la que te guía, sobre todo en el control de la respiración. Hombre, si se pone una música relajante no está mal”.

-En fin, creo que con esto…

“¿Ya está? [ríe aliviada]”.

 

Publicado el por DNM en Entrevistas, Vídeos ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario