“La alegría nos protege ante ciertos conflictos”

María Dolores Velasco García, titulada en Bioneuroemoción


María Dolores Velasco García, titulada en Bioneuroemoción

Para intentar inventar el bienestar lo primero es gestionar, porque un conflicto emocional descontrolado engendra enfermedades en el cuerpo humano. Con el pensamiento como terapeuta del alma, la mente procesa corazonadas.

-¿Qué conexión existe entre la psiques, el cerebro y los órganos?

“Bueno, la base científica de la bioneuroemoción la explica un médico que se llama Hamer. Un conflicto emocional tiene su reflejo inmediato en una parte del cerebro y según el lugar donde impacte afecta a unos órganos u otros”.

-¿El pesimismo es una enfermedad?

“Yo creo que no. Ser pesimista es un comportamiento, una forma que puede venir como consecuencia de una carga emocional transgeneracional”.

-¿Las palabras curan?

“Hombre, esto se sale un poco de lo que es la bioneuroemoción. Me coges despistada [ríe]. Las palabras ayudan, pero quien se cura es la persona. Los psicólogos hablan…”.

-Es que me suena tan raro…

“El nombre es complejo, sobre todo para la gente que no somos del ámbito sanitario. Relaciona mucho la biología con la neurología y con las emociones”.

-¿Las personas que acuden a las conferencias, como la del Colegio Oficial de Farmacéuticos, se enteran de algo?

[Sonríe] “Creo que la gente salió bien, porque son cosas universales que nos tocan a todos”.

-El control de las emociones es clave para avanzar en la vida, ¿no?

“Claro, evidentemente. Es muy importante gestionar las emociones”.

-¿Qué es lo peor que me puede pasar por no saber gestionar las emociones?

“Enfermarte”.

-[Leo una nota] Método sanador. ¿Esto es como la autoayuda?

“No, la bioneuroemoción es una manera de ver la enfermedad como un programa biológico de supervivencia”.

-Licenciada en Derecho…

“Yo hice Derecho y me formé en el Instituto Español de Bioneuroemoción, que está en Barcelona”.

-¿Con la medicina qué relación tiene?

“Complementaria. Cuando uno está enfermo tiene que ir a un médico, porque los médicos son los que curan las enfermedades. Lo que ocurre es que, si esa enfermedad persiste y se repite, lo que debería plantearme, desde el punto de vista de la bioneuroemoción, es si hay alguna emoción detrás. No sustituye a nada [enfatiza]”.

-No es lo mismo emoción que sensación, sentir que padecer…

“No lo entiendo muy bien…”.

-Ni yo…

“Conflictos emocionales potenciales son, por ejemplo, un despido laboral, una separación de pareja, la pérdida de un ser querido… Sin embargo, para que produzca una enfermedad ha de ser de unas características concretas, como que sea inesperado. Porque si ya lo ves venir puedes prepararte. La tristeza no siempre genera un trastorno”.

-No sé qué me conviene más, si la psicología o la bioneuroemoción…

“Lo primero es ir al médico, que es el que deriva al psicólogo. O no. La decisión es del paciente… Muchos psicólogos se formaron conmigo y utilizan la bioneuroemoción en sus consultas. No son disciplinas incompatibles”.

-¿Qué códigos descifra la bioneuroemoción en la dimensión de la salud?

“En realidad, la bioneuroemoción se fundamenta en no pocas aportaciones de psicólogos y psicoterapeutas. Tiene en cuenta las vivencias de un niño en el útero materno. Precisamente, la influencia de esos conflictos emocionales de la madre mientras está embarazada ha sido estudiada por psicólogos y psicoterapeutas. Ahí está la raíz”.

-¿Los psicólogos acuden a consultas de bioneuroemoción?

“Eso no te lo sé contestar. Lo que te quiero decir es que esto es un camino más, no un atajo”.

-¿Adónde podría ir para una sesión de esas?

“La bioneuroemoción es algo relativamente nuevo. Lo que yo intento, después de haberme formado, es compartir esa información para que se conozca que hay otras vías”.

-[He descubierto una página en Facebook sobre la materia que nos ocupa: Bioneuroemoción Tenerife Beatriz E. Díaz] ¿Hemos hablado ya de los cuatro tipos de conflictos emocionales?

“¿Aquí? No”.

-¿Cuáles son?

“Se clasifican en cuatro grupos: conflictos de subsistencia (aparato digestivo, pulmón, aparato reproductor, hígado y páncreas), de protección (piel, las membranas que rodean el pulmón, el estómago o el corazón y las mamas), de desvalorización (huesos, a nivel personal, y sangre, ante la familia) y, por último, los conflictos referidos a las relaciones humanas (venas y arterias coronarias, laringe, bronquios, vesícula, tiroides y ganglios)”.

-Lo mío es un conflicto de comprensión…

“Jajaja…”.

-¿La alegría es un escudo?

“Es una emoción que no provoca enfermedades. Al contrario. Si una persona consigue estar alegre se protege ante ciertos conflictos”.

Publicado el por DNM en Entrevistas, Vídeos ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario